Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

La Casa del Fútbol cumple 40 años

La casa actual de la Liga Concordiense de Fútbol está cumpliendo este año 40 años. En 1979 se compró ese lugar y allí se instaló la casa madre de nuestro fútbol y sigue funcionando allí mismo. La foto que ilustra este artículo nos la envió uno de los prestigiosos Presidentes que tuvo la Liga, que fue el Dr. José “Tito” Spinelli, quien actualmente reside en Paraná.

El citado tuvo un accidente realmente fuerte hace pocos días en el Uruguay, donde Dios y la divina providencia permitieron que saliera airoso y sin un rasguño, al igual que su señora, lo que luego del impacto de la noticia alegró a todos en esta ciudad donde “Tito” es muy querido. En la imagen, el citado dirigente está junto a la Comisión Directiva, gente honorable, respetada y calificada que en ese momento estaba al frente de nuestro fútbol.

Una época inigualable, porque había otro poder adquisitivo, porque el fútbol se vivía de otra manera, sin el dramatismo con el que lamentablemente se lo puede vivir hoy, sin violencia, con dirigentes que llevaban con un orgullo muy particular los colores de su club. Había partidos con gran cantidad de gente, figuras inolvidables y equipos que hicieron historia, por supuesto.

El Dr. Spinelli nos envió un mensaje, y más que ello es una añoranza de aquellos tiempos “La Liga fue mi vida durante 27 años. Iba todos los días, de mañana y de noche. Yo aprendí muchas cosas en la Liga. Yo cuando entré me había recibido justamente de abogado. Entré a principios del 72, en realidad a fines del 71. Me llevó Manuel Gallegos, un tremendo dirigente, una gran persona que se nos fue hace poco. Lo conocí ya en los últimos años que estuvo, pero compartí varios años con Don Francisco Pichioni, una excelentísima persona que era el Tesorero de la Liga.

Era la imagen de la Liga en la cancha. Vos lo veías caminar por calle Carriego con la cajita de la recaudación de cancha de Libertad. Fijate lo que eran las épocas. Hoy por una cuestión de inseguridad es imposible que alguien pueda hacer solo ese camino con una recaudación. Un señor con letras más grandes que las mayúsculas”, dice “Tito” con un dejo de esa añoranza que hablamos.

Y siguió recordando “también Juan Peruchena, que vivía para la Liga, y de hecho vivió en la Liga también. Don Héctor De la Calle, el “Tatú” Dri, que después de Don Francisco Pichioni fue el Tesorero de la Liga, y es el abuelo del actual jugador David Dri. La Liga fue mi vida. Y la Liga anduvo con todos los clubes, pues agarraba la representación de todos los clubes y con cada uno de ellos que jugaba en los Regionales viajábamos para todos lados.

Por eso tengo recuerdos de todos los clubes, como Nebel, Unión de Villa Jardín, Wanderer´s, Libertad, Comunicaciones, Ferro, el gran equipo de aquella época. Pero todos nos representaban a nivel nacional. Y vi a grandísimos jugadores y si hago nombres me van a decir de todo porque me voy a olvidar de varios. Gracias a Dios tengo buena memoria y me acuerdo de pequeños detalles. Y lo lindo de la vida es poder recordar”, apunta “Tito”.

Y para tener más exactitud acude a su memoria para decir que “yo entré siendo Presidente del Colegio de Arbitros, que fue el lugar que me confirió Manuel Gallegos. Y allí estaba Ancarola, quien había sido árbitro; estaba Romano y ellos dos eran las cabezas visibles. Y ellos me enseñaron todo del tema de los árbitros, aprendiendo las reglas de juego como ninguno. Porque cuando llegué dije que si quería ser Presidente del Colegio de Arbitros tenía que saber mejor que ninguno las reglas de juego. ¿Si no cómo le llamaba la atención a un árbitro, si no sabía?. He aprendido tanto y tanto me gustó que hasta hoy sigo leyendo y actualizándome con todo.

Volviendo a la gente, eran intachables. Yo no recuerdo que alguien, pero jamás, supiera lo que es un viático. Viajábamos en nuestros autos, pero le echábamos nafta y nos íbamos. Y a nadie le sobraba la plata. Sergio Dimitri tenía un 1600 e íbamos a las reuniones de la Federación. Y Sergio era empleado de un Molino Arrocero, por lo que no era ningún potentado. Pero todo se hacía así, todo a pulmón. Y así se fueron haciendo los clubes, llegando a aquel famoso Libertad contra Nebel donde se agotaron las entradas. Y todos los clubes siempre algo “rasqueteaban”.

Por eso yo tuve la gran dicha de que en el año 93, cuando aquella campaña extraordinaria de Wanderer´s, los jugadores fueron a hablarme. Yo tenía el estudio en La Rioja y Carriego, y fueron a pedirme que yo les maneje la plata porque cobraban de la recaudación, luego de descontados los gastos. Vos sabés que con el tiempo valoro aún más la satisfacción que fue ese gesto de los jugadores, un acto de confianza hacia uno. Y varios de esos jugadores me siguieron visitando cuando venían a Paraná, cuando estuve al frente del IAFAS.

¿Cómo uno no va a estar agradecido por la manera que actuó en la vida? Y no hay nada que cambie esa satisfacción de ver a Juancito Jones, a Pichanga Acosta, al Pato Zubillaga, Pilango Morilla, a los Buruchaga, quienes vienen y te abrazan como si uno fuera de la familia. Y no nos interesaba quedarnos con una moneda. Al contrario, cuando quedaba una moneda para la Liga éramos los tipos más felices del mundo”, rememora el ex dirigente.

Otra gente, quizá cortada con “otra tijera”, que vivieron otros tiempos, a los que seguro querrían volver. Como dato, y corolario de esta nota, podemos decir que a la casa de la Liga la compraron 3 dirigentes, quienes pidieron un préstamo en un banco y como garantía pusieron SUS PROPIAS CASAS. Fue el intachable e inolvidable legado que dejaron por los siglos de los siglos. Tanta buena gente, tan honesta que vivieron por y para la Liga. Y, también como lo expresa “Tito” Spinelli, para todos la Liga fue su casa y el fútbol su pasión, al que amaron y amarán eternamente, así en la tierra como en el cielo.

Imagen: “Tito” Spinelli el último sentado a la derecha, teniendo a su lado a Manuel Gallegos y este a Herbeé Lugrín, quien todavía está en la Liga.

1 Comentario

    • RICARDO FASANELLA
      14 junio, 2019

      Tito Spinelli, un grande. Lo conocí cuando transmitimos por la vieja Emisora Mesopotámica aquella aventura de Ferro en el Argentino «A»… Ibamos por toda la Argentina, subidos al ómnibus de los jugadores, con quienes compartíamos viaje, alojamiento, comida y alguna que otra práctica también…. Que lindo tiempo!! Con Edgardo Perafán, Isaquito Brodsky (que ahora es Adrián para el gran estrellato…), Pablito Kurchan, Sergio Ríos…seguramente me olvido de los nombres de alguno (perdón!!). Y Tito, siempre apoyándonos, dándonos información de primera mano, para poder pasarla por la Radio y por la Tele… No ganábamos un mango, pero teníamos la satisfacción de llevarles a todos los concordienses la info de SU equipo desde cualquier lugar de la Argentina… hasta cuando fuimos a Carmen de Patagones y tuvimos que buscar al canchero a la casa…porque la cancha estaba cerrada cuando llegamos…. Gracias, Tito por todo el apoyo!! Ojalá nos podamos encontrar para acordarnos de todos esos viejos y hermosos tiempos!! Abrazooo. Ricardo Fasanella

      Reply

Deja un Comentario