Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Paro y movilización a Plaza de Mayo contra la política económica

Abril baja su persiana con una contundente medida de fuerza que llegará a las puertas de la Casa Rosada.

Sin el respaldo de la CGT, el Frente Sindical -liderado por Pablo Moyano, Sergio Palazzo y Ricardo Pignanelli- saldrá este martes a la calle en reclamo contra las políticas económicas de Cambiemos. Por la medida varios servicios estarán afectados, por ejemplo, no habrá subtes, recolección de residuos, vuelos y las escuelas permanecerán cerradas, al igual que los hospitales.

Las organizaciones sociales acompañarán la movilización de los trabajadores que culminará en Plaza de Mayo.

El último jueves 4 de abril, bajo una lluvia que adelantó el horario de la movilización, pymes y gremios industriales, con el aval de la Confederación General del Trabajo ( CGT), marcharon desde Plaza Miserere hasta desdibujarse en la histórica avenida 9 de Julio.

“En defensa de la producción industrial”, fue el lema que unió las tribus dispersas del movimiento obrero. Aquella jornada -la primera medida de fuerza orgánica de 2019- el Frente Sindical le reclamó a la central obrera que convoque un paro nacional ante las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri. El pedido cayó en saco roto y ahora el moyanismo recogió el reclamo y lo hizo bandera, según informó Crónica.

El 11 de abril, en el gremio de Smata, el anfitrión Ricardo Pignanelli, el bancario Sergio Palazzo, Hugo Moyano (Camioneros), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes) y Héctor Amichetti (Gráficos) encabezaron una conferencia de prensa en donde le pusieron fecha a la huelga el martes.

“No nos queda otro camino. Plan de lucha. Paro general”, rezó el comunicado que distribuyeron en el interior de la sala. “La política económica debe cambiar. El actual gobierno no escucha a los trabajadores. Hace del diálogo un monólogo y avanza con esta política que ha llevado a la Argentina al borde de la quiebra”, señaló el escrito.

Aquella jornada, en el plenario regional de la CGT, más de 60 representantes del país le dijeron que sí al quinto paro que enfrentará la gestión de Macri. El ingrediente: los cuatro anteriores fueron convocados desde Azopardo 802. Con el correr de los días, sindicatos críticos a la conducción cegetista se sumaron al paro; que será “contundente”, según los organizadores.

Por fuera del frente liderado por Moyano, las tres CTA y los movimientos sociales adhirieron a la jornada que contará con una movilización a Plaza de Mayo, lugar histórico de reclamos sindicales.

“Este frente sindical es el fruto de la coherencia de los últimos años, seguimos el espíritu de lucha contra las políticas económicas de este modelo. Ratificamos el paro y profundizaremos nuestra pelea contra el gobierno”, advirtió el último viernes Pablo Moyano, para quien “este gobierno tiene fecha de vencimiento, y es en octubre próximo con las elecciones”.

LA CGT RESPONDE

Quienes decidieron alejarse de la medida de fuerza son los líderes sindicales que se sientan en el consejo directivo de la CGT. Y lejos de buscar el silencio para justificar su postura, más de uno salió al cruce. El más crítico fue Carlos Acuña, quien recordó que Moyano “suspendió un paro por lluvia”.

“Yo participé de la lucha contra los militares. No me quedé en Mar del Plata tomando mate”, disparó con munición gruesa. Para Andrés Rodríguez (UPCN) “es un año político. La apuesta fundamental si queremos cambiar el rumbo es generar una oposición fuerte que pueda derrotar en las urnas a este gobierno”.

El 4A, mientras marchaban hacia Congreso, fue Héctor Daer (uno de los titulares de la CGT) quien descartó, entre líneas, un nuevo paro general a Cambiemos al decir que “esta movilización es más fuerte que diez paros”.

El nuevo capítulo de la grieta sindical tendrá su lectura en la medianoche del martes, cuando finalice la huelga de 24 horas convocada por el moyanismo, sector que, nuevamente, les marca la cancha a Cambiemos y a la CGT.

MIÉRCOLES 1º DE MAYO

“No es un paro. Decidimos no prestar servicio”, reiteran desde la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte. Es que la CATT, mayoritariamente alineada con la CGT, no saldrá a la calle el 1° de mayo en reclamo por el impuesto a las ganancias y un aumento de emergencia para los jubilados. La medida afecta principalmente a los usuarios de colectivos y trenes.

El miércoles, “las tareas de los diversos modos del transporte se verán afectadas. Esta protesta se enmarca en un cuadro de generalizado malestar, en razón del aumento desbocado de la canasta alimentaria, los tarifazos denunciados en reiteradas oportunidades y el crecimiento de la pobreza”, sentenció un comunicado firmado por Juan Carlos Schmid, líder del sector.

Para el portuario, “el Presidente no cumplió con lo que anunció durante su campaña, respecto a ganancias”. La consecuencia es que no habrá colectivos, trenes, taxis, y los vuelos se verán afectados. El martes 30 este sector no adhiere a la convocatoria del Frente Sindical. Sin embargo, el último viernes la Agrupación Juan Manuel Palacios anunció que las líneas de colectivo que la conforman sí se sumarán al paro. Son entre 50 y 100 líneas de la zona metropolitana.

Respecto del 1° de Mayo, Omar Maturano, quien encabeza La Fraternidad, explicó que “no es un día de paro, nos vamos a tomar un feriado nacional como corresponde, como se lo toma cualquier trabajador, porque es nuestro derecho. Lo haremos así con el 25 de Mayo, el 20 de Junio, 9 de Julio y sucesivos”, adelantó. Similares palabras fueron las de Roberto Fernández, el dirigente que conduce la UTA.

“Mientras el gobierno no nos llame y encontremos una solución a Ganancias, nosotros todos los feriados vamos a parar”, dijo Fernández.

HUGO MOYANO VOLVIÓ A CUESTIONAR A LA CGT

En la previa de la huelga del martes, el secretario general del Sindicato de Choferes de Camiones, Hugo Moyano, aseguró que “la que va a parar va a ser la gente, porque esto va más allá de los dirigentes”, y remarcó que algunos representantes gremiales “no ven la realidad que están viviendo los argentinos”.

“El paro es una demostración que va a haber de gran parte de la sociedad en repudio a una política económica del gobierno que ha traído hambre, miseria, desocupación, endeudamiento. Es una forma de decirle a Mauricio Macri ´cambien la política o esto va a ir cada vez peor´”, sostuvo en diálogo con Radio Mitre.

Como uno de los líderes del Frente Sindical para el Modelo Nacional insistió: “¿Creen que es cómodo ponerse a hacer un paro, recibir críticas, presiones? Mucho más incómodo es aceptar el silencio, como hacen estos señores (de la CGT) mientras la gente esté pasando necesidades extremas”.

Cruces con la Rosada Por otro lado, respondió a las advertencias que ayer hizo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al aclarar que “no se van a permitir cortes de autopistas y los que pidan protección en nuestro ámbito la van a tener” en relación a aquellos sectores que decidan no adherir y trabajar. A su vez, remarcó que el gobierno está “en desacuerdo con los que paran el país”.

El camionero contestó: “La ministra cuando era montonera pensaba diferente, ahora se puso del otro lado y piensa mal de un reclamo legítimo, que está previsto en la Constitución. Espero que no produzca una provocación para poder tener argumentos para reprimir a los trabajadores. Los que paran son trabajadores, los sectores sociales, despedidos. Ella está preparada para buscar argumentos para decir que fracasó o para poder reprimir a la gente que protesta con la legitimidad que dan las necesidades que está pasando”.

Deja un Comentario