Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Partido de Alan García culpa a la Fiscalía por la tragedia del expresidente

Al llegar al hospital Casimiro Ulloa, donde García permanecía internado en estado grave y más tarde falleció, el congresista Mauricio Mulder declaró a periodistas que esta tragedia es «la concreción de todo un mecanismo de persecución».

Congresistas del Partido Aprista Peruano (PAP), del expresidente Alan García, quien este miércoles se disparó con un arma de fuego en la cabeza cuando iba a ser detenido por orden judicial y luego falleció, culparon a la Fiscalía por la trágica decisión de su líder.

Al llegar al hospital Casimiro Ulloa, donde García permanecía internado en estado grave, el congresista Mauricio Mulder declaró a periodistas que esta tragedia es «la concreción de todo un mecanismo de persecución y búsqueda de popularidad enfermiza por parte de algunas personas imbuidas de poder que quieren pasar a la historia como carceleros».

«La historia de sus biografías quedará escrita en páginas muy escondidas y letras muy pequeñas», agregó Mulder.

Por su parte, el excanciller Luis Gonzales Posada, también militante del PAP, acusó a la Fiscalía de querer apresar arbitrariamente a políticos sin un debido proceso.

«Es el resultado de un pérfido, malévolo y abusivo atropello de una Fiscalía que puede meter preso a quien le da la gana», manifestó el también excongresista.

La excongresista y exministra del Interior Mercedes Cabanillas coincidió en acusar al Ministerio Público de abusar de su autonomía para perseguir a personajes como García y «encubrir» a otros como la exalcaldesa de Lima Susana Villarán, quien también está siendo investigada por el caso Odebrecht en Perú.

«Lamento la actuación de la Fiscalía, Alan García siempre mostró disposición a que se le investigue, tengo esperanzas que esto sea rápido y se respeten sus derechos humanos», declaró.

Cabanillas consideró «injusta» la orden de detención dictada por García pues consideró que «no hay pruebas» y dijo que «se puede investigar pero respetando sus derechos».

«¿Por qué hacer esto? Me despierta un poco de suspicacia» concluyó.

En medio de una gran confusión, el dos veces presidente peruano (1985-1990 y 2006-2011) fue ingresado en el hospital, a donde fue trasladado por la Policía que fue a detenerlo a su casa.

Según testigos consultados por la televisión peruana, García estaba cubierto por una manta roja y poco después llegó al lugar uno de sus hijos y representantes del Partido Aprista.

El suceso se produjo cuando agentes de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad acudieron a la casa del político, sobre el que pesaba desde finales del año pasado una orden de impedimento de salida del país, para someterlo a una detención provisional por diez días ordenada por el Poder Judicial.

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el Gobierno del líder del partido aprista, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del expresidente y señalados como sus testaferros.

Además, del exministro de Transportes y Comunicaciones y de Vivienda y Construcción, Enrique Cornejo, quien horas después se entregó a la Justicia, así como de otros cinco exfuncionarios de su segundo gobierno.

La situación legal de García se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que la empresa Odebrecht, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, reveló que Nava, y su hijo José Antonio Nava, recibieron 4 millones de dólares de la empresa para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Deja un Comentario