Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

La propuesta de mano dura del hijo de Bussi en Tucumán

Ricardo Bussi busca llegar a la gobernación de Tucumán y en su carrera apela a recursos de mano dura y lucha contra la inseguridad, al mejor estilo de Jair Bolsonaro. “Preso que no trabaja, preso que no come”, promete. 

La última muestra del hijo del genocida Antonio Domingo Bussi fue un video en el que propone una nueva cárcel para “10 mil delincuentes que hoy azotan Tucumán” y como mano de obra sugiere a los propios detenidos. “Preso que no trabaja, preso que no come”, dice el candidato de Fuerza Republicana en el spot.

Bussi, que en 1999 estuvo a punto de ganar la elección a gobernador para suceder a su padre y perdió por escaso margen frente al peronista Julio Miranda, critica en el video que a los presos se les pague, en alusión al ingreso que perciben por labores que no son obligatorias y hace hincapié en que faltan cárceles, de allí su propuesta. Que remeda a la del dictador español Francisco Franco, que erigió el mausoleo del Valle de los Caídos con los prisioneros republicanos de la Guerra Civil Española como mano de obra.

La propuesta punitva del hijo del represor llega en el marco las serias advertencias por parte de la Procuración Penitenciaria acerca de la crisis carcelaria, es decir, el dato de que las prisiones federales alcanzaron un nuevo récord histórico con 13.940 personas detenidas. Del total de detenidos, el 60 por ciento están privados de su libertad sin condena, entre los hombres, y la cifra sube al 70 por ciento entre las mujeres.

La idea de Bussi también recuerda una de las medidas más funestas de la primera etapa de su padre como gobernador, en plena dictadura y apogeo del terrorismo de Estado, cuando “limpió” Tucumán de mendigos al subirlos a camiones y echarlos al límite con Catamarca.

Deja un Comentario