Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

River reaccionó a tiempo y rescató un empate en Brasil

Perdía 2-0 ante Inter. En el entretiempo, Gallardo movió el banco, cambió el esquema y lo igualó con un golazo de De la Cruz.

Era esos partidos en los que nada salía y todo se pagaba caro. Era una noche negra de la defensa y para colmo no estaba el arquero que tantas veces se había convertido en héroe. Era de esos encuentros en los que un equipo argentino sufre un duro cachetazo en tierras brasileñas. Ya le había pasado a Boca en Curitiba y le estaba ocurriendo a River en Porto Alegre.

Pero otra vez se levantó a tiempo el equipo de Marcelo Gallardo. Y nuevamente la mano del técnico apareció para dar un golpe de timón, modificar nombres, esquema y desde ahí el rendimiento. Así pasó del 0-2 al 2-2. Y se aferró a un punto que puede ser clave para la clasificación a octavos de final.

La previa ponía a River en un escenario de los bravos, pero al mismo tiempo de esos en los que se acostumbró a dar la talla. Enfrentar en Brasil al líder del grupo, con la necesidad de sumar para acomodarse pensando a futuro. Y sin Franco Armani, lesionado. 

En Porto Alegre, allí donde Marcelo Gallardo el año pasado incumplió la sanción de la Conmebol y bajó al vestuario en la recordada semifinal ante Gremio. Ahora con el Inter de Andrés D’Alessandro enfrente y un dato duro de bienvenida: los brasileños no pierden como local en Libertadores desde mayo de 2011 (1-2 ante Peñarol).

De arranque nomás le quedó claro a River que no sería una noche fácil. Porque el equipo del Muñeco no se achicó, salió a jugar de igual, con Nacho Fernández activo en el medio, pero fue D’Alessandro el que cambió el ritmo con un par de sus arranques típicos.

Dos veces le amagó a Angileri por la banda derecha. Y ese desequilibrio desorientó a una defensa estática de River que lo pagó caro.

A los 18 minutos y en el primer ataque a fondo, al Inter le alcanzó con dos pelotas cruzadas al área para festejar el 1-0. Pinola dudó y Nicolás López, a puro olfato goleador, corrigió un centro mordido para abrir la cuenta.

La practicidad de los brasileros dejaba al desnudo un partido para el olvido de los defensores de River. Fue Martínez Quarta el que quedó expuesto en el ataque directo y letal del 2-0. Edenilson se filtró por el medio del área como una flecha y definió seco para dejar estático también a Germán Lux.

Dos tiros al arco y dos goles. Desacoples defensivos difíciles de encontrar en un River de Marcelo Gallardo. Y la sensación de partido liquidado cuando todavía no había finalizado la primera parte.

Pero si hay algo a lo que se acostumbró River en los últimos tiempos, y más aún en partidos de Copa, es a no bajar los brazos.

El descuento de Lucas Pratto renovó la fe en el momento justo y antes de ir al descanso. Para ese entonces, el árbitro uruguayo Esteban Ostojich no había sancionado un penal clarito de Rodrigo Dourado a Bruno Zuculini y enseguida tuvo revancha en un tiro libre del pibe Ferreira que pegó en la mano de Edenilson, que estaba en la barrera, dentro del área.

El diagnóstico del mal primer tiempo de River fue la reacción de Gallardo en el entretiempo: el Muñeco realizó dos variantes juntas para jugar el complemento. Mayada entró por Martínez Quarta y De la Cruz por Ferreira. Pero la modificación no fue sólo de nombres sino también de esquema ya que pasó a jugar con tres defensores (Montiel, Zuculini y Pinola) y mandó a los laterales (Mayada y Angileri) al medio.

Estaba claro que River necesitaba un sacudón y su técnico lo hizo. Con la obligación que marcaba la desventaja y ahora con más presencia en el mediocampo, el juego del equipo argentino empezó a fluir mejor. Aunque el riesgo a asumir también era más alto ya que cada contra de Inter disponía de espacios enormes para explotar y sentenciar la historia.

Otra vez la audacia del entrenador se tradujo en el resultado. Y fue De la Cruz, de los hombres más cuestionados bajo su gestión, quien clavó un tiro libre en el ángulo y puso el 2-2.

Desde ese gol, el cierre del encuentro fue de ida y vuelta. Aunque el desgaste físico de ambos generó imprecisiones en los metros finales.

Con la igualdad, el Inter sigue líder del Grupo A con 7 unidades; Palestino es escolta (4), lo sigue River (3) y cierra Alianza Lima (1). El conjunto argentino la semana próxima recibe a los peruanos y deberá ganar su primer partido en el grupo para acomodarse en la tabla. 

Deja un Comentario