Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Argentina fue solo una sombra ante Venezuela

La Selección Argentina no jugó bien, en el regreso de Messi, y perdió ante la “Vino Tinto” por 3 a 1. Ahora se mide con Marruecos el martes, pero el «10» ya se vuelve hoy a Barcelona.

En la vuelta de Lionel Messi a la Selección, volvió la Messidependencia. Ese es el dato saliente de una actuación deficitaria de la Selección, que fue superada sin atenuantes aunque la chapa final suene demasiado holgada, y en la que un par de actuaciones al menos auspiciosas, como las de Lautaro Martínez, Lo Celso y Suárez, no alcanzan para disimular la medianía del planteo y de la producción general.

Hay, hubo al menos este viernes, una evidente diferencia entre ambos seleccionados, al menos desde lo conceptual. De un lado, un equipo que funciona como tal, bien trabajado, que conoce sus virtudes y sus limitaciones, con un par de futbolistas de indudable categoría. La Venezuela de Dudamel tiene una identidad definida, sustentada en el orden, el sacrificio y, como quedó claro, en el sentido de la oportunidad.

Enfrente… un cúmulo de buenos futbolistas, uno de ellos el mejor de todos, decididamente lejos de constituir una estructura sólida. Es que Argentina arrancó con un 3-4-3 en el que sus dos volantes centrales buscaron localizar a Messi para que hiciera la diferencia. Dos laterales bien abiertos pero escasamente abastecidos, tres centrales que se adelantaron sin convicción y retrocedieron sin orden, Pity Martínez como el más activo y Lautaro tan insinuante como poco abastecido.

La apertura del marcador, pelotazo de Rosales a Rondón, que le gana a Mercado y derrota a Armani, no hizo sino confirmar todas las insinuaciones iniciales. Por más que Scaloni llevara a su equipo al 4-3-3 que anunció en la conferencia previa, el equipo no supo cómo atacar. Con la excepción de un par de pases en cortada de Lo Celso y de un par de desbordes de Pity -que terminaron siempre en centros pasados a nadie-, todo pasó a depender de Messi, siempre de Messi, el mismo a quien Menotti pidió no cargarle toda la responsabilidad como si fuera tan sencillo.

Las dificultades del equipo para recuperar la pelota, algo que podía intuirse con la formación propuesta, se hizo evidente. Demasiados defensores y pocos futbolistas capaces de aportar, a la vez, quite y claridad.

Así las cosas, y ya en ventaja, Venezuela le cedió la pelota a la Argentina y se dedicó a fabricar un embudo en torno a Messi y a lanzar pelotazos a las espaldas de zagueros confundidos. Tuvo que aparecer Messi dos veces, una para asistir a Lautaro -cuyo cabezazo desvió Faríñez de modo magistral- y otra para buscar el ángulo derecho. De nuevo ganó Faríñez. Sin embargo, una distracción defensiva a la salida de un tiro libre derivó en un hermoso derechazo de Murillo. Exagerado dos a cero y telón.

Y si en el primer tiempo Venezuela eligió replegarse -de la mano de un muy buen Rincón- y contraatacar, en el segundo fue la Selección de Scaloni la que al menos empujó y obligó al rival a defenderse muy cerca de su arquero. El ingreso de Matías Suárez obligó al retroceso de Herrera. Se partió el medio venezolano y Argentina fue por el empate.

Con Messi como conductor excluyente, lúcido y punzante, ya plantado como «nueve y medio», la Selección empujó y merodeó el descuento. Las contras ya no eran punzantes y permitían soltarse a Paredes y a Montiel.

Llegó el descuento tras una buena combinación Messi-Lo Celso que resolvió Lautaro, uno de los que aprobó con creces. Y cuando bien pudo arribar un empate que habría sido premio exagerado, el árbitro vio un penal que no fue (había ignorado uno que sí, en el mismo arco) y Josef Martínez puso el 3-1.

¿Histórico? Sí. Por primera vez Venezuela le hace tres goles a Argentina. ¿Exagerado? También. Venezuela fue mejor, pero no tanto. ¿Preocupante? Desde ya. Se trata de un paso atrás en este ciclo. Fue un planteo confuso, rectificado sobre la marcha sin suerte y con intérpretes poco convencidos. Y con un dato extra de veras inquietante: en la vuelta de Messi, volvió la Messidependencia.

Deja un Comentario