Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Causa ATER: Los principales argumentos de las defensas para apelar procesamientos

En los tribunales de la provincia se desarrolla, desde este jueves, una audiencia in voce en el marco de la denominada causa ATER. La instancia frente a los jueces del Tribunal de Juicios y Apelaciones, Carolina Castagno, Rafael Cotorruelo y José María Chemez, es para que defensores mejoren a través de argumentaciones orales las apelaciones a los procesamientos. Cabe señalar que en diciembre de 2017 se procesó a 128 personas físicas o jurídicas en la causa más grande de la historia penal entrerriana, por la cantidad de imputados.

Entre los principales argumentos que ayer pronunciaron abogados de empresarios y ex empleados imputados, se oyó sobre la supuesta buena fe de los contribuyentes que hicieron “compensaciones truchas”, y se deslizó que las responsabilidades del ilícito pasaron, incluso, por el entonces titular de la Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER), Marcelo Casaretto. Asimismo, se reclamó sobre una pericia informática que no se hizo, aunque se remarcó la buena disposición y actuación de las personas que estuvieron al frente de la pesquisa.

La audiencia in voce en la causa ATER se realiza frente al tribunal de Juicios y Apelaciones para que los defensores puedan mejorar en forma oral los cuestionamientos en cuanto a los procesamientos dictados por la jueza de primera instancia, Marina Barbagelata. La magistrada dictó 128 procesamientos en diciembre de 2017 e imputó a personas físicas entre las que se contaron cuatro ex empleados “infieles” de la entonces Dirección General de Rentas (DGR), posteriormente denominada ATER.

La instancia de apelación de procesamientos estira un proceso que comenzó en 2014, con la denuncia del titular del ente recaudador y ex ministro de Economía de la provincia, Marcelo Casaretto -hoy a cargo del Instituto Autárquico Provincial de la Vivienda-. Entonces, Casaretto denunció que cientos de contribuyentes en la provincia realizaron compensaciones “truchas”, en connivencia con algunos empleados de ATER que manipularon el sistema informático para hacer “desaparecer” deudas impositivas. El cálculo sobre la defraudación fue variando con el tiempo, porque a medida que se avanzó en la investigación se fue ampliando el período investigado y aumentando el monto defraudado. El último cálculo rondó los 46 millones de pesos.

Los abogados que ayer se presentaron en el Tribunal de Juicios y Apelaciones fueron Raúl Barrandeguy, Candelario Pérez, Santiago Halle y Alfredo Roude. Entre los argumentos que dieron para apelar los procesamientos, se refirieron a la buena fe de sus representados, cuestionaron que en la causa no se haya hecho una pericia informática, atacaron algunos testimonios que refrendan la acusación y apuntaron a quien ocupaba la cabeza del organismo estatal.

Cuestionamientos

El primero en alegar fue Raúl Barrandeguy. El abogado representa al contador concordiense Luis Alfredo Speroni. Al imputado se le atribuyó acordar con la entonces jefa de Despacho, María Estrella Martínez de Yankelevich y Daniel Gaggión, ex jefe de Mesa de Entradas, manipular el sistema informático de ATER en algunos casos para él como contribuyente y en otros casos para otros contribuyentes, a cambio de beneficios económicos. Barrandeguy señaló “dificultades o defectos” en la valoración probatoria que llevó a esa acusación formal.

Para el abogado, no existe prueba de un supuesto acuerdo entre su defendido y los ex empleados del organismo recaudador.

–¿Cómo se puede probar un acuerdo? Con escuchas telefónicas, correos, whatsapp o con testigos – preguntó y respondió el abogado, aunque sabía que whatsapp no existía al momento de la denuncia, y que las escuchas telefónicas se realizan cuando un juez las permite para una investigación en curso (algo que no ocurrió en este caso).

Luego deslizó que “un acuerdo para poner en marcha esta modalidad y semejante injusto” no se puede hacer de modo tácito. “Speroni no vino ni a tomar un café con Estrella Martínez de Yankelevich; con Gaggión o Barreto (Darío, ex director de Interior del organismo). Tampoco se probó que las computadoras o el sistema informático de ATER fueran manipulados. Si bien se hizo un esfuerzo por demostrar que las computadoras fueron manipuladas, un experto en informática puede decirnos cuándo y cómo ocurrió y en qué consistió la manipulación”, desafió.

Imagen: La audiencia in voce se desarrolla ante el Tribunal de Juicios y Apelaciones.

Deja un Comentario