Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Lo que dejó la vuelta a casa de Libertad

Había una mezcla de orgullo y tranquilidad en los dirigentes de Libertad, el domingo, por el regreso a casa. Lo primero es porque presentaron un estadio, como siempre, acorde a las circunstancias. La cancha estaba muy buena, con las evidencias del pasto quemado, es cierto, pero se pudo jugar muy bien al fútbol (al menos lo que intentaron hacer los dos equipos en un partido malo).

Y tranquilidad de hacer las cosas bien, de ir paso a paso, de no desesperarse. Ah, por las dudas, las butacas “inundadas” de la platea fueron pintadas otra vez. Un aplauso. Realmente esperábamos encontrarnos con un panorama nada alentador (por lo que siempre deja toda inundación), pero subestimamos a una dirigencia que una vez más trabajó acorde a lo que se juega y con toda la seriedad del mundo.

En las otras imágenes. Jorge Zapata, quien arrancó como para llenarse de problemas, con dos amarillas a los 4 minutos de juego y que quizá hubiera arreglado con un apercibimiento, pero que luego encauzó bien el partido y lo terminó con tranquilidad. No hubo mucha pierna fuerte tampoco, mucho menos jugadas polémicas.

A su lado, Jennifer Dorsch, quien fue primera asistente y sigue sumando minutos en la élite del fútbol del interior. A pesar de una pelota de si fue corner o no, que protestó Santa María, el resto del partido sin problemas.

Y por último, un infaltable, el amigo “Montelongo”. Todo un personaje, hincha de Libertad y que siempre se aparece a ver fútbol, y a “chicanear”, amigablemente, a todos quienes lo conocen y son todos, realmente. Un tipo bonachón, del que a decir verdad nosotros, y muchos otros, no sabemos su real nombre y apellido. Pero al decir “Montelongo” ya todos saben de quien se trata. Un lindo personaje del fútbol.

Deja un Comentario