Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Su pareja la tuvo un día secuestrada en San Carlos bajo un tormento de golpes

Una joven dijo a este medio que su pareja la secuestró, que la tuvo todo un día adentro de un auto bajo un tormento de golpes en las inmediaciones del lugar conocido como el Monumento al Éxodo en San Carlos y que finalmente alguien avisó a la policía y los uniformados la liberaron. “Me maltrató permanentemente, me decía que lo mirara y me escupía en la cara y me agarró a patadas en el piso del auto mientras el consumía alcohol y estaba en estado de ebriedad».

Sobre lo que le tocó vivir hace algunos días, Alejandra Belén dijo a cronistas de EL SOL que “lo mío fue un caso más de abuso machista, con él, con mi pareja estuvimos juntos casi un año, yo no era ninguna desconocida para él, todo pasó primero de una cachetada o insulto y así se fueron sumando las cosas, y bueno es como que uno va aguantando y cada vez que te pide perdón se lo aceptas hasta que llega un momento que pensás que no vas a sobrevivir, que fue lo que me pasó ese día. Yo cierro los ojos y lo veo gritándome y golpeándome, pensé lo peor porque me quedaron marcas y moretones por todo el cuerpo”, admitió.

Alejandra reiteró que “nosotros convivíamos juntos, no tenemos hijos, menos mal -dijo y sostuvo nuevamente- el día que pasó eso yo pensé que no lo iba a contar pero afortunadamente alguien pasó por ahí por donde estábamos nosotros en el Monumento al Éxodo, pasaron varias personas pero se ve que una sola escuchó y dio aviso a la policía y al rato vino la Tercera y nos llevaron a los dos y él quedó detenido”.

La joven que sufrió el mal momento dijo: “me golpeaba permanentemente, me tuvo secuestrada todo el día adentro del auto que era un Volkswagen Gol, él estaba en estado de ebriedad, me golpeaba permanentemente y me decía que lo mirara, me tiró al piso me pateaba, me decía miráme y me escupía en la cara, a eso lo hizo muchas veces. Yo rogaba que llegara alguien porque pensé que de ahí no salía viva, ahora tengo miedo que él tome alguna represalia, la verdad es que tengo mucho miedo que me haga algo, tengo miedo de que me mate”.

“Yo ya hice la denuncia y la gente de la Comisaría Tercera me trató muy bien, también el médico policial me trató muy bien, me contuvieron y se ocuparon de mí, me dieron un calmante y para que me higienice porque yo estaba toda moreteada y sangrando -dijo y rezongó- pero de fiscalía quedaron que después me iban a volver a llamar, yo esperé el llamado para ver qué pasa porque es la primera vez que me toca vivir algo así pero hasta ahora no me llamaron”, aseguró la joven.

Deja un Comentario