Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Peligra el inicio de clases de 2019 en Capital Federal

El próximo jueves, los docentes de la Ciudad marcharán en repudio al cierre de catorce escuelas nocturnas. Eduardo López, titular de UTE, adelantó que si el gobierno de Rodríguez Larreta no retrocede con la medida, en marzo próximo no comenzará el ciclo lectivo.

Los docentes porteños acompañarán con una movilización a la Legislatura y al ministerio de Educación el próximo jueves en la sesión especial que convocó la oposición para tratar de dar marcha con el cierre de catorce escuelas nocturnas. Eduardo López, titular de UTE, adelantó que si el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta no retrocede con la medida, peligra el inicio de clases en marzo próximo.

Se multiplicaron los repudios a la decisión de la ministra Soledad Acuña de cerrar nocturnas. “Deja sin escuela a los más vulnerables”.

“Es los secundarios nocturnos hay chicos que por distintos motivos no pueden concurrir a clase por la mañana o por la tarde”, señaló López respecto de las escuelas que se quieren cerrar. “No son escuelas de adultos, adonde concurren mayores de 18 años; son escuelas para chicos menores de 18 que completaron el primario y no pueden ir en otro horario al colegio”, explicó. “Si esto no se deroga, vamos a plantear el no inicio del ciclo lectivo 2019”.

López señaló que el Gobierno de la Ciudad “no nos adelantó nada, no nos sorprendió, porque no suele avisar, pero tampoco llama la atención por las políticas de desescolarización que lleva adelante”. Recordó que se avanzó contra el jardín de infantes del hospital Ramos Mejía y luego contra los profesorados porteños a través del proyecto de la UniCABA. “Apenas asumieron cerraron 200 grados de escuela primaria y han recortado el presupuesto”, dijo, y remarcó: “Hay el doble de dinero para baldosas que para arreglar escuelas”.

En ese sentido, el sindicalista manifestó que “priorizan el arreglo del espacio público por el negocio y porque a las baldosas se las puede pisotear, pero al sistema educativo no”. También afirmó que la crítica no debiera ser porque los cursos tengan pocos alumnos, sino, justamente, porque faltan estudiantes en las aulas. “Hay entre ocho y quince chicos por curso, pero tenemos 10 mil pibes fuera de las escuelas, la solución no es cerrarlas, sino llenarlas de alumnos”, apuntó y recordó que “los censos indican que hay chicos entre 14 y 17 años que no estudian”.

López alabó la iniciativa del legislador Mariano Recalde para convocar a la sesión especial del próximo jueves, en la que se buscará drogar la resolución 4055, que habilita el cierre. “Es difícil por la mayoría del macrismo en la Legislatura”, opinó, y recordó que se sesionó entre vallas para sancionar la ley de la UniCABA. “Las políticas educativas que se hacen a espalda de la comunidad educativa no resultaron, ya tuvimos la Ley Federal de Educación en los 90”, recordó. “Nadie se hizo caso de esa ley, lo mismo pasa ahora”, acotó.

También criticó que la cartera educativa hable de programas desactualizados cuando “son del año 73 y quien los tiene que actualizar es el Gobierno, que está desde 2007”. Aseguró que “una actualización se hace sin cerrar escuelas, es como cambiar el software de la PC y tirar la CPU al mismo tiempo”. Destacó que “antes se daba Historia hasta 1930 y ahora hasta la actualidad y para eso no se cerró ningún establecimiento”.

En otro orden, saludó el cambio en la postura sobre la avanzada contra la Villa 31, que implicaba desguazar las escuelas allí ubicadas. “La ley no salió tan mal como estaba el proyecto original”, dijo por FM La Patriada, “que implicaba ir al remate; ahora esa puerta es más pequeña y a eso nos opondremos”. La ley apunta a vender terrenos para financiar las obras del Paseo del Bajo. “Se debería pagar con fondos públicos; para ellos donde hay una escuela hay un negocio inmobiliario, para nosotros está la Patria”, cerró López.

Dejar un comentario