Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Protestas en Uruguay contra el tren de la pastera UPM

Vecinos de Montevideo, Canelones, Florida, Durazno y Tacuarembó, así como integrantes de las organizaciones sociales, transmitieron a las autoridades del Poder Ejecutivo su rechazo al proyecto porque entienden que el tren que atenderá a la empresa finlandesa, que instalará su segunda planta en Durazno, provocará un impacto ambiental, social, económico y urbanístico negativo. El tren trasladará celulosa a Montevideo y varias sustancias químicas hacia Paso de Los Toros.

«Gobierno ecocida, fuera UPM! (…) ¡No queremos un tren que contamine!», se podía leer en algunos de los varios carteles que este viernes por la tarde adornaban el gimnasio del Espacio Polideportivo en pleno Lezica, sitio en el que se realizó la primera audiencia pública por el proyecto ferroviario que conectará Paso de los Toros, en Tacuarembó, con el Puerto de Montevideo, indica diario El País.

La audiencia pública tuvo dos partes: en la primera, ingenieros de la empresa LKSur —una de las adjudicatarias de la obra— presentaron los informes sobre el proyecto y los aspectos negativos del mismo. En la segunda parte, las autoridades se limitaron a leer una serie de preguntas —presentadas en un manifiesto esta semana— y respuestas. Los ingenieros de la firma que representaban al Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) señalaron que las obras producirán la afectación de más de 180 servicios, entre los que se encuentran el gas, combustible, energía, telecomunicaciones, saneamiento y agua potable. Por otro lado, se informó que se expropiarán 557 padrones parciales y 52 totales en los cinco departamentos involucrados en las obras.

A su vez, la empresa indicó que se realizarán realojos de familias que viven en situaciones irregulares. Se transferirán las viviendas del MTOP y de Vivienda, Ordenamiento, Territorial y Medio Ambiente (Mvotma) para adjudicarlas y se alquilarán otras transitorias.

En concreto, los vecinos reclaman al gobierno la realización de estudios ambientales independientes que evalúen los eventuales «impactos negativos» de la construcción y operación de los trenes que trasladarán celulosa y químicos.

IMPACTO COMERCIAL

El gobierno elaboró un informe que calcula que la inversión de UPM incrementará en un escenario promedio las exportaciones anuales del país en US$ 1.155 millones —que se pueden traducir en una recaudación adicional para el Estado de US$ 120 millones— y generará cuando esté en construcción unos 8.000 puestos de trabajo estables.

En cuanto a las exportaciones, se elaboraron tres escenarios asumiendo un precio para la tonelada de celulosa de entre US$ 500 y US$ 600 y una capacidad de producción de la planta de entre 2 millones anuales y 2,3 millones anuales. En principio se espera que la planta tenga una capacidad anual de producción de 2,1 millones de toneladas ampliable hasta en un 11%.

Las exportaciones anuales oscilarían entre US$ 1.000 millones y US$ 1.380 millones y el promedio sería de US$ 1.155 millones. En los últimos seis años las exportaciones de UPM se realizaron a un promedio de entre US$ 500 y US$ 600 por tonelada. El trabajo enfatiza en que el proyecto, que comenzaría a construirse el año próximo, dinamizará una zona deprimida del país. El trabajo indica también que los empleos directos e indirectos que generará el proyecto serán de calidad.

Deja un Comentario