Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Asesinaron a un joven de 18 años a balazos

Le habrían disparado desde un Peugeot de color bordó, que tendría estampada la imagen de San La Muerte en la luneta trasera. Fue trasladado en ambulancia hasta hospital Masvernat, pero lamentablemente, el joven ingresó ya sin vida.

La víctima fue identificada como Alexis Gallegos, de 18 años, quien fue atacado a balazos cuando estaba sentado en el muro de su casa con un amigo. El herido fue trasladado en ambulancia del 107 al hospital Masvernat donde ingresó sin vida, con una herida en el hombro, y dos heridas en el abdomen, de acuerdo al informe médico.

El hecho se registró alrededor de las 17.00 horas, en calles Teniente Ibáñez y Rívoli. En el lugar se hizo presente personal de comisaría Octava, constatando un herido de arma de fuego por un masculino que vendría circulando en un vehículo, que sin mediar palabra le efectuó tres disparos, dándose luego a la fuga.  

El padrastro del menor, quien no quiso dar su nombre ni que se fotografíe su rostro, contó a EL SOL a la víctima le dispararon desde un automóvil.

“Era un Peugeot 307, de color bordó, con vidrios negros. Le tiraron tres tiros y lo mataron a mi hijastro, salí y él estaba tirado en el piso, la ambulancia se demoró y también la policía. Yo lo ví al loco que le tiró; encima estaba cagándose de risa, si lo veo de vuelta lo reconocería”, declaró.

También se hicieron presente en el lugar los fiscales en turno Núñez y De Giambattista, donde se realizaron las diligencias de rigor, con intervención del gabinete de Criminalística, procediendo al formal secuestro de dos plomos posiblemente calibre 38 mm. 

SE CONOCÍAN Y HUBO PROBLEMAS ANTERIORES

También aportó que el automóvil tenía estampada una imagen de San La Muerte en la parte de atrás, “el tipo vive en el barrio Pompeya, anteriormente había querido prenderle fuego a la casa de un compañero y nosotros salimos a defenderlo. Ese día andaba con un fierro y nosotros lo íbamos a matar a palos. Él nunca se bajó del auto”, precisó.

Al parecer, en el automóvil desde donde partieron los disparos mortales iban dos sujetos.

Entre los habitantes del barrio existe un pacto de silencio y de respeto, fue muy dificultoso obtener testimonios en el lugar y nadie quiso dar más detalles.

Deja un Comentario