Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Le pidió ayuda a una joven con el cajero y le robó la jubilación

Una mujer adulta que fue a cobrar la jubilación por el cajero automático fue víctima de una mal intencionada mujer que aprovechó un descuido para vaciarle la cuenta bancaria. El robo sucedió en el interior de la sucursal Urquiza del Banco BERSA. 

Alrededor de las 11:30 hs de este viernes, una septuagenaria fue a cobrar su jubilación al cajero automático del Banco Bersa ubicado en calle Urquiza y Buenos Aires, había mucha gente en el interior esperando y cuando le tocó el turno a la jubilada, aparentemente por no saber manipular bien el pagador electrónico, le pidió ayuda a una mujer de unos 30 años que estaba detrás de ella, la joven le pidió la tarjeta, le cobró el dinero, le tiro la tarjeta al piso a la jubilada y se mandó a mudar rápidamente.

Según los datos aportados por testigos que hablaron con EL SOL, aseguran que la mujer que le cobró la jubilación a la septuagenaria no estaba sola, aseguran que estaba acompañada por otra señora mayor que también intentó huir de lugar pero que había sido interceptada por el policía de facción que al escuchar los gritos intervino y detuvo a la mujer mayor pero que esta le habría dicho que ella no tenía nada que ver y la había dejado ir del confuso episodio.

La mujer estafada fue contenida por las autoridades bancarias y luego fue trasladada a la jefatura departamental de policía por un efectivo de civil que lejos de explicar lo que pasó, lamentablemente se interpuso en el trabajo de nuestros cronistas que estaban realizando su labor en el lugar del hecho, el funcionario de civil ocultó el rostro de la víctima y le pedía a los otros uniformados que no dejara que nuestro fotógrafo registrara imágenes.

Este medio pudo saber que ya habrían revisado las cámaras de seguridad para ver qué es lo que realmente ocurrió, la revisión de las imágenes de video habría arrojado que la mujer que le cobró a la jubilada y se le quedó con el dinero, sería una mechera muy conocida en la zona céntrica y que también se la vería frecuentar el cajero. Aseguran que sería la misma mujer que siempre se pone detrás de gente mayor en la cola y les ofrece su ayuda para cobrarles.

Varios clientes del banco rezongaron ante nuestros cronistas que en el interior del cajero no hay ningún tipo de seguridad, aseguraron que a veces hay un policía parado en la vereda de enfrente, o sea por calle Urquiza, pero que éste estaría permanentemente con el celular en la mano sin mirar lo que está pasando a su alrededor. Aseguran que de noche el cajero es tierra de nadie.

Deja un Comentario