Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Fuchi y el polo para chicos

Lean ésta entrevista, que puede servir como modelo para inculcar y promocionar el polo.

Luego de 4 años de achicamiento, por no decir destrucción de nuestro polo, hay que buscar modelos a copiar, para ‘meter el bichito’ nuevamente y encontrar los nichos y las formas, porque siempre…escondidos, hay muchos posibles candidatos, entre chicos y chicas.

Hoy Fuchi, siendo mujer, es lo que fue hace unos años, Mariano Monteverde, (Polo de Mariano) que sin ser un buen jugador de polo como fueron sus hermanos, Lucas, Marcelo y Fernando, cumplió una función menos deportiva, pero mucho más educadora y por su Escuela pasaron varios 10 goles de hoy, aunque ésta no sea la función específica, sino la base es ‘fomentar’ y hacer jugar polo.

Delfina *Fuchi* Donovan, es madre y emprendedora.

A sus 40 años, casada y con 3 hijas mujeres de 17, 14 y 7 de edad, logra combinar exitosamente su rol de madre y su trabajo.

Ella asegura que el secreto de su éxito, es la pasión con la que hace su trabajo: Los caballos me hacen feliz, me transportan a otro lugar.

No recuerda bien a qué edad, pero desde muy chica, incentivada por su padre, aprendió a montar a caballo en el campo. Siempre le gusto y se las fue rebuscando para poder jugar al polo, su deporte preferido, y estar siempre en contacto con los caballos.

A los 21 años se casó y enseguida fue madre, y aunque siempre trabajó en diferentes proyectos, recién hace 7 años, casi por accidente nació EL POLO DE FUCHI.

Sus veranos en familia en el campo, eran el lugar ideal para enseñarle a sus hijas y a sus sobrinos a andar a caballo, y gracias al entusiasmo que le ponía, les fue trasmitiendo su pasión.

Una vez, le dijeron: vos tenés que tener una escuelita de polo. Aunque le gustó la idea, no le prestó mucha atención.  A los pocos días, sus suegra, le regalo de sorpresa 5 petisos y así, sin darse cuenta, empezó lo que hoy es el mayor semillero de polo del polo. Ya que Argentina, más precisamente Pilar, es sin lugar a dudas, la capital de este deporte.

Fuchi vive desde que se casó en el mismo lugar, un club donde hay mucho espacio para andar a caballo, y ahí cuidaba sus 5 petisos.

Al principio organizaba cabalgatas para sus hijas y sus amigas sin buscar hacer ningún negocio.

Con la ayuda de Bauti Bello, fue amansando y haciendo de polo esos petisos y de golpe estaba organizando prácticas para chicos. Varios chicos de la zona, encantados con la idea, se querían sumar y ahí arrancó oficialmente EL POLO DE FUCHI.

Hace 2 años se mudó a Lagunas del Polo, un club donde tiene 2 canchas para su escuela y las facilidades que necesita para el cuidado de los caballos. Abierto de lunes a lunes, de febrero a junio y de agosto a fin de diciembre, hoy la escuela cuenta con más de 100 alumnos (chicas y chicos), que van desde los 4 hasta los 14 años. Según la edad se dividen x categorías de acuerdo a sus capacidades. Tengo 2 nietos en la Escuela (Jaso -foto izquierda- e Inda –foto derecha-).

Los profesores, la gran mayoría profesionales de polo, de entre 2 y 4 goles, Ellos son los encargados de darle perfeccionamiento en el juego a los alumnos.

Este año buscando innovar y perfeccionarse incorporó los servicios Quick Polo, porque considera que aparte de que aprendan a jugar, quiere que incorporen los valores del deporte, la responsabilidad y que estén en un ambiente familiar, lleno de amigos.

Que vengan a aprender, a ser mejores personas y a pasarla bien.

A cada chico se le exige lo que puede dar para su edad, y se los acompaña en el crecimiento y su evolución en el deporte.

En la etapa inicial, los caballos son de la escuela, pero a medida que van mejorando, es normal que se vayan armando de su propia caballada para poder empezar a competir.

El polo de chicos, hoy en día está en constante crecimiento y expansión, si bien parece un deporte solo de elite, se está haciendo más inclusivo, y esta escuela, permite que más gente pueda llegar a conocer este deporte.

Destacados jugadores de polo, llevan a sus hijos al POLO DE FUCHI, y no es raro verlos ayudando y dando consejos, a sus hijos y al resto.

Fuchi, que no puede quedarse nunca quieta, arranca su día muy temprano, a las 8 am deja a sus hijas en el colegio, y sigue directo para las caballerizas donde tiene toda su organización.

Ella misma si es necesario monta los caballos y está pendiente de todos los detalles. Cuenta con la ayuda de Maca, que se encarga de los mini polistas y de Vicky que está a cargo de los números y organización.

Para la temporada de septiembre, quiere abrir una nueva categoría de Polo para chicas desde los 14 años para arriba.

Este trabajo es apasionante, dice Fuchi, quien recientemente tuvo la alegría de ganar una copa femenina en Palermo jugando con su hija y sus amigas. Primera vez que madre e hija compiten y ganan en esa cancha que es el Estadio Mundial del Polo.

Fuchi, una mujer todo terreno que nos comparte su historia.

Para contactar la escuela: El POLO DE FUCHI

                                                                                                                                                              Por: Gustavo Rapetti/gustavorapetticoncordia@hotmail.com

Dejar un comentario