Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Crimen de Chajarí: Hablaron los kiosqueros que encontraron a la niña abandonada

Vecinos de la zona de calle Urquiza y Cepeda, en la ciudad de Chajarí, hallaron el sábado pasadas las 21 horas, a una niña de tres años que deambulaba sola en la calle. Posteriormente, llamaron a la policía y también intervino el Área de Familia de la Municipalidad.

Marina Soledad Monges de 34 años apareció muerta en la banquina de una zona conocida como Colonia Brambilla, al norte de la ciudad de Chajarí, departamento Federación, en un lugar cercano al río Mocoretá. El crimen todavía es un misterio para los investigadores, al igual que la actitud que tuvo la víctima previamente, de dejar abandonada a su pequeña hija en un kiosco, señala el sitio Ahora.com.

El sábado por la noche se comenzó a averiguar la identidad de la pequeña para poder dar con el paradero de sus progenitores, puesto que la menor manifestaba que su mamá la había bajado de un vehículo y la mandó a comprar chupetín al kiosco, pero al salir ya no se encontraba en el lugar. Momentos después, se pudo localizar a su progenitor, a quien se entregó la niña, con su correcta identificación, indicaron fuentes policiales de Federación.

En este sentido, el propietario del comercio también detalló cómo llegó. “Tipo 8.30 o 9 de la noche, ingresa una nenita llorando. No sabíamos qué pasaba. Llamo a mi señora, la contuvimos un ratito hasta que dejó de llorar. Le dimos una golosina para calmarla un poco. Estaba muy asustada. Hasta que la pudimos contener”, relató.

En esta línea, señaló cómo fueron las horas en las que desconocían quién era y de dónde había venido. “Después mi señora salió a preguntar en el barrio y nadie la conocía. Después llegaron otros chicos de más lejos y nadie la conocía”, indicó, a lo cual su esposa acotó: “No la conocíamos realmente. Los clientes que venían tampoco”.

“Se entendía que la mamá se subió a un auto. Nosotros sólo escuchamos el portazo de una puerta. Pero no sabemos si llegó caminando o cómo”, señaló.

Finalmente, revelaron que la niña había sido enseñada a que debía esperar a que estuvieran los uniformados. “La madre le dijo que la iba a cuidar la Policía. Justo entró un chico que andaba de civil y llamamos a la Policía. La nenita se fue de la mano, muy contenta con la Policía”, manifestó la mujer.

Dejar un comentario