Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Un hecho insólito: Alumnas comieron sin permiso milanesas originando una fuerte reconvención y los dimes y diretes que se sucedieron entre directora y vice de la escuela de Villa Adela

Juan Diego Rovira, abogado de la directora de la Escuela Secundaria de Villa Adela, aclaró a un cronista de EL SOL que “no existe ninguna denuncia penal en contra de la directora”, explicando que los hechos denunciados en la prensa por la vicedirectora “son falsos, no existieron” dando la versión de su defendida con documentación en mano que demostraría como un hecho casi intrascendente en la vida de una institución educativa de alta consideración de la comunidad de Villa Adela y la zona haya alcanzado trascendencia pública. El hecho tuvo su inicio en una simple travesura, la posterior reconvención de la docente y el sucesivo enojo de los padres por haber sido sus hijas consideradas como “ladronas”, una reunión, el labrado de un acta y la insistencia de la docente para solicitarla a fin de incluir bajo su propia firma la palabra: “disconforme” y las denuncias en la prensa, lograron que la Dirección Departamental de Escuelas interviniera para darse cuenta que un nimio problema había alcanzado una indebida trascendencia ante problemas reales y concretos que requieren su atención habrían decidido después de escuchar a las partes dar por finalizado el entredicho considerando una pérdida inútil del tiempo su consideración.

El abogado Juan Diego Rovira, abogado de la directora de la Escuela Secundaria de Villa Adela, aclaró a un cronista de EL SOL que “no existe ninguna denuncia penal en contra de la directora”, explicando que los hechos denunciados en la prensa por la vicedirectora “son falsos, no existieron” dando la versión de su defendida con documentación en mano.

Según el letrado, alumnas del establecimiento comieron milanesas que estaban preparadas y estando a cargo de la dirección, la vicedirectora, investigó el hecho y descubrió quienes eran las alumnas que habían cometido la travesura las que habrían sido reconvenidas y acusadas de “ladronas”.

El día siguiente, los padres de las alumnas, solicitaron una reunión urgente con la directora y realizada ésta, llevaron milanesas para reponer las que se habrían comido sus hijas y se mostraron totalmente disconformes con la vicedirectora por el trato y la reconvención que habían recibido y en especial el mote de “ladronas”. Se labró un acta en la que consta que “la señora vicedirectora reconoce que se equivocó y pide disculpas que los padres no lo aceptan”, luego el acta reza: “Los padres no acuerdan con lo manifestado por la Sra.Vicedirectora” y finaliza: “los padres se levantan y se van enojados”, firmando el acta labrada.

Por su parte, la responsable del establecimiento, trató de explicar a la señora vicedirectora que ante la situación vivida no correspondía actuar de la manera que lo había hecho pues era una simple travesura que no debería tener mayores consecuencias.

Al otro día, la vicedirectora habría solicitado en forma reiterada e insistente y siguiendo a la directora por todo el establecimiento que le entregara el acta que habían firmado tanto los padres, como la misma docente y esto generó una situación conflictiva que, en ningún momento, llegó a ningún tipo de agresión. Obtenida el acta, la docente agregó bajo su firma “disconformidad” y a partir de allí, las declaraciones a la prensa generaron un clima de tensión que llegó a consideración de las autoridades educativas.

El Dr. Rovira dijo que “los padres ya han concurrido a la Dirección Departamental de Escuelas a ratificar el contenido del acta, por lo que ha quedado claro que mi defendida, la directora de la escuela no ha sido partícipe del hecho que dio origen al conflicto, al contrario, su posición ha sido la de morigerar un hecho intrascendente como el de comerse las milanesas, dando satisfacción a los padres que querían una reunión y en la que pudieron expresarse con total libertad, que las denuncias públicas en los medios no se compadecen con la realidad ya que no existe denuncia alguna en contra de mi defendida y aseguró que “los hechos relatados a la prensa son absolutamente falsos, no han ocurrido”.

Se conoció ayer que las autoridades de la Departamental de Escuelas tras oir a los padres y a los docentes implicados consideraron una absoluta pérdida de tiempo dedicarse a este tipo de dimes y diretes mientras tienen problemas reales y concretos en que dedicarse antes que lamentablemente perder el tiempo en casos inconsistentes como éste, por lo cual, se daría por cerrado el entredicho.

Imagen: El Dr. Juan Diego Rovira, defensor de la directora de la Escuela de Villa Adela, negó que exista una denuncia penal y expresó cómo sucedieron los hechos.

Deja un Comentario