Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

La banda de Patricios confundió a Xi Jinping y empezó a tocar antes de tiempo

Los músicos militares confundieron al líder chino con el primer integrante de la comitiva en descender del avión.

Otro hecho insólito ocurrió ayer por la noche en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza durante la ceremonia de recepción del presidente de la República Popular China, Xi Jinping. La banda del Regimiento de Patricios que participaba del comité de bienvenida confundió al líder chino con otra persona de su comitiva, y empezó a tocar mientras el hombre bajaba por la escalerilla del avión de Air China. Al advertir que estaban homenajeando a la persona equivocada, el conjunto de músicos militares calló sus instrumentos, pero el furcio quedó registrado por los medios que se encontraban en el lugar. La llegada de Xi Jinping se produjo minutos después de las 20 horas en medio de una gran expectativa por la reunión bilateral que mantendrá con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien lo enfrenta una guerra comercial de impacto global.

Invitado especial. El líder chino fue recibido por un comité especial de bienvenida, que contó con la presencia del gobernador de Jujuy Gerardo Morales y el canciller Jorge Faurie. Su recepción fue distinta dado que llegó al país en carácter de “visita de Estado”, además de su compromiso del G20.

Diplo-bloopers. Este no es el primer blooper diplomático que protagonizan funcionarios argentinos al recibir a líderes mundiales, ya que algo similar ocurrió el miércoles por la noche cuando arribó el presidente francés Emmanuel Macron junto a su esposa, Brigitte Marie-Claude. La designada para recibirlos fue la vicepresidenta Gabriela Michetti, pero su participación fue confusa.

“Pasó algo raro”, dijo después la funcionaria de Cambiemos. Lo cierto es que cuando el presidente galo bajó del avión se lo vio sorprendido porque no había ninguna autoridad argentina para recibirlo. Recién cuando se estaba por subir al vehículo que lo llevaría a su hotel, apareció Michetti, quien sostuvo que llegó tarde a darle la bienvenida por un error de protocolo. “Me imagino que se deben haber sentido muy raros cuando bajaron y no había nadie”, dijo la vicepresidenta sobre la fallida bienvenida, aunque luego logró charlar con el presidente francés y su mujer: “Fue bastante simpático y muy descontracturado. Yo lo había visto en la Asamblea General de la ONU y ahí me puse a conversar y cuando me vio se acordó. Fue una linda charla”, cerró.

Dejar un comentario