Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Así fue la llegada del príncipe saudí a Argentina en medio de la polémica por la muerte de un periodista

El príncipe Saudita Mohammed bin Salman ya está en suelo argentino desde temprano para participar de la Cumbre del G20, mientras pesa sobre él un pedido de Human Rights Watch para que la Justicia argentina abra una causa penal en su contra. 

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, arribó este miércoles a la ciudad de Buenos Aires, donde participará a partir del viernes de la cumbre de líderes del G-20. MBS, como se lo conoce, es el primer líder en llegar al país y lo hizo junto a su comitiva al aeropuerto internacional Ministro Pistarini en la ciudad de Ezeiza a bordo de un Boeing 747-400 de la flota oficial del gobierno saudita.

Su llegada se da en el contexto de una crisis diplomática por el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi. Vale recordar que una ONG estadounidense pidió a la Justicia argentina investigar la responsabilidad de MBS por crímenes de lesa humanidad, tanto por lo ocurrido en Yemen y el asesinato de Khashoggi, como también por la represión interna y las violaciones de derechos humanos en Arabia Saudita.

El fiscal federal Ramiro González ya empezó a motorizar el requerimiento porque pidió esta mañana librar exhortos a Arabia Saudita y Yemen para saber si existen procesos judiciales contra el príncipe heredero por presunta violación a los derechos humanos.

En el dictamen presentado ante el juez federal Ariel Lijo, el integrante del Ministerio Público evalúa que podría ser competencia originaria de la Corte la denuncia presentada por Human Rights Watch. A Mohammed bin Salman se lo acusa de “ataques aéreos indiscriminados y desproporcionados contra civiles” en Yemen y por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en Turquía, que fue brutalmente torturado.

La polémica desatada por el asesinato de Khashoggi volvió a poner en la mira el rol del reino en el conflicto en Yemen. Desde marzo de 2015, Riad lidera una coalición pro gubernamental contra los rebeldes chiitas conocidos como hutíes, que mantiene al país bloqueado y bombardea intensamente zonas controladas por los insurgentes. Más de 10.000 personas han muerto desde entonces en Yemen, entre ellas unos 85.000 niños menores de cinco años fallecidos de hambre o enfermedades, y más de 14 millones de personas están en riesgo de sufrir una hambruna.

“Las autoridades judiciales deberían evaluar el papel de Mohammed bin Salman en posibles crímenes de guerra cometidos por la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen desde 2015”, afirmó Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, según la información difundida por el sitio oficial del organismo internacional.

Dejar un comentario