Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

CONTRAGATE: Pasaje a la UP1 con escala en la alcaidía

Otro contador preso y el Director del Servicio Contable del Senado fueron detenidos y hoy se les dictara la preventiva.

El juez de Garantías José Eduardo Ruhl ordenó hoy la detención del ex director del Servicio Administrativo Contable del Senado entrerriano, Gustavo Hernán Pérez, Pérez, quien era un hombre de confianza del vicegobernador Adán Bahl -hasta que le exigió la renuncia al cargo, al estallar el caso de corrupción- fue apresado en su domicilio, poco después de las 10 y derivado a la Alcaidía de Tribunales, donde permanecerá hasta tanto se resuelva su situación procesal.

También fue detenido el contador Roberto Ariel Faure, contratado del Senado, quien era considerado mano derecha de alguien que ya cumple preventiva por cuatro meses en la Unidad Penal de Paraná, el contador Alfredo Bilbao, uno de los artífices del negocio de los contratos. Se lo detuvo en el estudio contable de Florencia Ara, actual perito del Superior Tribunal de Justicia, porque tanto Faure como su esposa Lorena Analía Ruiz Díaz, cumple funciones en dicho lugar.

“Pérez no opuso resistencia alguna, permitió el allanamiento en su domicilio y subió al móvil policial para quedar detenido”, reveló una fuente judicial. Cuando asumió la primera administración de Sergio urribarri, el director del Servicio Contable del Senado que encabezaba José Laurito, fue Juan Domingo Orabona, actual titular del Instituto Autárquico Provincial del Seguro (IAPS). Como segundo de Orabona estaba Gustavo Pérez, quien había llegado a ese lugar a fines de la gestión del ex vicegobernadorPedro Guillermo Guastavino, después de un paso por la Unidad Ejecutora Provincial (UEP). El contador Pérez ascendió al cargo más alto del Administrativo Contable del Senado al llegar José Orlando Cáceres al frente dela Vicegobernación.

También fue detenido Roberto Ariel Faure, contratado del Senado, quien era considerado mano derecha de Alfredo Bilbao, uno de los artífices del negocio de los contratos. Se lo detuvo en el estudio contable de Florencia Ara, actual perito del Superior Tribunal de Justicia, porque tanto Faure como su esposa Lorena Analía Ruiz Díaz, cumple funciones en dicho lugar. Tanto Faure como Ruiz Díaz aparecen en el listado de los contratos. La justicia primero allanó la casa de Faure y luego el estudio de Ara. A Faure se le endilga haber sido uno de los artífices del “desarmado” del estudio contable de calle Alameda de la Federación y Córdoba, que lideraba Alfredo Bilbao y que cuando fueron a allanar, a fines de septiembre, no se encontró nada. No quedaron ni rastros de papeles, escritorios o sillas. Al parecer alguien les advirtió de la medida y por ende desaparecieron todas las cosas.

Los detalles del inicio del millonario fraude al Estado entrerriano quedaron al descubierto en los 8 cuadernos contables encontrados en la vivienda que habitan Hugo Mena y su mujer Flavia Beckman, con anotaciones casi diarias de las recaudaciones, que son la base de la acusación contra quienes están hoy detenidos en la Unidad Penal de Paraná y en la cárcel de mujeres. Los cuadernos entrerrianos eran sencillos, casi como de almacén: nombres, importes, número de los cheques, descuentos, aportes, fechas de pago y identidades de cada uno de los cobradores de esos cheques, lo que hubo que instrumentar a poco de iniciado el sistema, cuando algunos pícaros de los contratados se empezaron a fugar con el dinero de los cheques, sin dejarlos en su totalidad en los jefes de la banda. Y siempre había que rendirlo al jefe mayor: Alfredo Bilbao, también preso, desde el mismo enero de 2008, en que comenzó a funcionar de modo aceitado, después de un mes de afinamiento de cada detalle.

A través de esos contratos truchos, se distrajeron de las arcas de la Legislatura una suma estimada en $1.235 millones entre 2008 y 2018, según los cálculos estimativos de los representantes del Ministerio Público Fiscal, Cecilia Goyeneche, Procuradora adjunta y fiscal Anticorrupción y los agentes fiscales Patricia Yedro e Ignacio Aramberry.

Como parte de la pesquisa judicial, hay cuatro “cobradores” de los contratos truchos que están en prisión: Flavia Marcela Beckman, Hugo Ruben Mena, Esteban Ángel Alberto Scialocomo y Alfredo Bilbao. La medida se extiende por cuatro meses, por lo que estarán tras las rejas hasta comienzos de 2019.

Los sindican a los cuatro más otros funcionarios y particulares de ser “parte en una organización que se ocupaba de sustraer dinero del patrimonio de la Legislatura Provincial, a través de la realización de contrataciones de obra en nombre de ambas Cámaras, con personas que no realizaban ninguna prestación a favor del Estado, y percibían una ínfima parte de los honorarios pactados, quedando el resto de ellos en poder de la organización”.

A ellos cuatro ahora se sumaron dos más.

LOS NEGOCIOS DE PÉREZ

Tres de los principales imputados en la causa por los contratos truchos de la Legislatura entrerriana -Jorge De Breuil, Gustavo Pérez y Alfredo Bilbao, que se encuentra detenido- desarrollaron una serie de inversiones y negocios y conformaron varias sociedades en coincidencia con el período que es materia de investigación en la justicia entrerriana. El turismo, los negocios agropecuarios e inmobiliarios y la compra de propiedades a través de un fideicomiso se cuentan entre las inversiones realizadas que, se sospecha, podrían estar vinculadas a dineros provenientes de los hechos delictivos investigados.

En la resolución del Ministerio Público Fiscal de días recientes, en torno al caso de los contratos truchos legislativos, se dio cuenta de la relación de negocios que se había detectado entre el actualmente detenido Alfredo Bilbao, el ex jefe del Servicio Administrativo Contable del Senado, Gustavo Hernán Pérez y el empleado del Senado entrerriano, Jorge De Breuil, también contratado por el senador nacional Pedro Guillermo Guastavino (PJ-Entre Ríos) en el Senado nacional. Según la justicia entrerriana, Bilbao se encargaba de “participar del neto de las ganancias ilícitas” a Pérez y De Breuil y aplicaron el dinero sustraído “para disimilar su origen ilícito, en diferentes inversiones inmobiliarias y agrícola – ganaderas”.

En diciembre de 2005, De Breuil –ex preso político de la última dictadura, residente en Córdoba y allegado al entonces vicegobernador Guastavino- creó la empresa La Roca SRL, junto al ex funcionario del Senado y actual intendente de Seguí, Álvaro Cristian Treppo, para el desarrollo de negocios de turismo y combustible, entre otros aspectos. Los socios pasaron a ser los hermanos Gonzalo y Hugo Alcalá, provenientes de una conocida familia de Hernandarias cuyo padre, al fallecer, dejó una importante herencia.

En 2008, De Breuil y Guastavino crearon la empresa Baco Inversiones SA, como constructora, inmobiliaria e inversiones. Guastavino ya había asumido como senador nacional y De Breuil quedó en planta permanente del Senado entrerriano. Un año después, De Breuil sumó Sandebus Inversiones, dedicada al mismo rubro que la firma anterior. Según la justicia, en enero de 2008 comenzó a desarrollarse el sistema de contratos truchos, que arrancaron en un número de 100, aproximadamente. En 2012, a dicha firma se sumó el contador Gustavo Hernán Pérez y quedó como presidente.

También en 2012 se generó la sociedad Las Nazarenas SA. Los socios son De Breuil, el contador Pérez y Hugo Alcalá. La firma tiene un objeto agropecuario, pero también turístico.

Todo indica que Bilbao, Pérez y De Breuil desarrollaron varios negocios en forma conjunta que podrían estar vinculados a dineros provenientes de la Legislatura. Además de las empresas mencionadas, generaron un fideicomiso en calle Alsina al 800, donde realizaron varios departamentos. Disponen de un terreno importante sobre la ruta 12 –a escasos metros de un conocido y clásico restaurante cercano al Parque Industrial de Paraná- y hubo una fuerte inversión en Villa Libertador San Martín.

Como ya se mostrara en el programa Cuestión de fondo (Canal 9 Litoral), son departamentos propiedad de Alfredo Bilbao, en calle Amado Nervo al 650 que, en la Administración Tributaria de Entre Ríos (ATER), también están, en paralelo, a nombre de De Breuil y el contador Pérez. El ex titular del Contable del Senado también posee un terreno importante en Puiggari, en calle Madre Teresa de Calcuta y tres inmuebles en Colón al 400, en Paraná.

Fuente: Análisis Digital.

Dejar un comentario