Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

California: El incendio más letal de su historia deja más de 1.000 desaparecidos y alrededor de 80 muertos

Las autoridades de Estados Unidos (EE.UU.) informaron este viernes que la cifra de desaparecidos, tras el intenso incendio al norte de California, asciende a 1.000. Al tiempo que el número de fallecidos ascendió a 80, comunicó el canal de televisión ABC News citando declaraciones de los servicios de bomberos.

El incendio Camp Fire se desató el 15 de noviembre y se ha convertido en el más mortífero de la historia de California. Destruyó más de 12,000 edificios, en su mayoría en la población de Paradise, que quedó completamente consumida por las llamas, quemándose más de 57.500 hectáreas, mientras que bomberos lograron contenerlo en un 50 por ciento.

No era una progresión normal de un fuego. Esto es lo que están viendo los bomberos de California desde hace un par de años. “California lleva cinco años en situación de sequía”, explica Steve Kaufmann, portavoz de Cal Fire en el condado de Ventura, donde se vivió en diciembre de 2017 el incendio más grande de la historia del estado, que sería superado solo ocho meses después. “Para dar una explicación sencilla: en esta zona de California no ha llovido desde hace 214 días”. La tierra en la zona de Paradise está extraordinariamente seca.

“Hay combustible [madera que prende] de 1 hora y de 10 horas. Es el tiempo que la humedad contenida en la madera tarda en evaporarse. Ahora es combustible de menos de 5 minutos. En condiciones normales en California, cuando empezaba un fuego había combustible húmedo y el fuego iba subiendo por una colina, por ejemplo, secando y quemando las plantas progresivamente. Ahora, como el combustible tiene literalmente cero humedad, el fuego consume esa colina toda a la vez, instantáneamente. Se mueve muy, muy deprisa. Y con viento, más deprisa. En estas condiciones, el fuego es como no hemos visto en nuestra vida”. Kaufman lleva 22 años como bombero, 31 años en total en servicios de emergencia.

A la hora que empezó el fuego de Paradise, además soplaba un fuerte viento cálido del desierto con ráfagas de 80 kilómetros por hora. El fenómeno, que se da todos los otoños y se conoce como viento de Santa Ana, está secando madera que ya estaba seca de por sí y avivando cualquier conato de fuego. El fuego de Paradise quemó 21.000 hectáreas en las primeras 24 horas. “Un incendio de 800 hectáreas en 24 horas ya sería considerado grande. Estamos viendo incendios que explotan”, dice Kaufmann.

TRUMP VISITA EL PUEBLO CALCINADO EN CALIFORNIA

El presidente Donald Trump y las autoridades de California se dieron una tregua institucional este sábado sobre las ruinas del incendio más devastador de la historia del Estado. Trump visitó la zona cero de la catástrofe de Paradise, en el norte de California, donde un incendio arrasó el 80% de la ciudad el pasado jueves. Al menos 71 personas han sido halladas muertas bajo los escombros y la lista de desaparecidos se sitúa en más de mil. “No creo que volvamos a tener algo de esta magnitud”, dijo Trump rodeado de escombros. “Espero que este sea el último de estos porque este ha sido realmente malo”.

Trump hizo estas declaraciones en el centro de la tragedia. El presidente pudo comprobar in situ el grado de destrucción indescriptible que ha sufrido Paradise, todavía envuelto en un humo blanco tóxico que llega a cientos de kilómetros. Lo hizo acompañado del gobernador electo de California, Gavin Newsom, y el saliente, Jerry Brown. Los dos líderes han sido duros críticos de Trump, convertidos en los jefes de un Estado que se ha autodeclarado como la resistencia a Trump al máximo nivel institucional. La imagen de los tres en Paradise era tan impensable hace una semana como el incendio mismo.

“Esto es muy triste”, dijo Trump. “En cuanto a las vidas, nadie sabe aún”. Los equipos de rescate que buscan cadáveres bajo los escombros de la ciudad, aún cerrada como una zona de guerra, encuentran entre cinco y diez cuerpos diarios desde hace una semana. Las autoridades no son capaces de dar una previsión de cuándo acabarán los trabajos de búsqueda o cuándo podrán reabrir los accesos al pueblo.

Deja un Comentario