Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Marcha atrás con los derechos de las mujeres: Tucumán busca prohibir los abortos para víctimas de violación

La mayoría de legisladores provinciales firmó un proyecto de ley que prohíbe “la discriminación del niño por nacer” gestado por abusos sexuales. El texto de la norma, además de ilegal, está basado en una legislación “provida” de Valencia que fue derogada en 2017.

A menos de un día de la muerte de la nena wichí de 13 años en Chaco, quien había sido abusada sexualmente, estaba desnutrida, tenía neumonía y días atrás había dado a luz a un nene prematuro que también falleció, la Legislatura de Tucumán volvió a mostrar su cara más reaccionaria y machista. Tras declararse “provincia provida” en agosto pasado, 29 de 49 legisladores y legisladoras firmaron anoche un proyecto de ley que busca prohibir el aborto legal para las víctimas de violación.

Enmascarada como una ley de protección de las mujeres gestantes en situación de vulnerabilidad y del “niño por nacer”, el fin último es ir por un derecho adquirido en 1921 por la población argentina. El texto de la iniciativa consigna expresamente en su artículo 4 el rechazo a las intervenciones derivadas de un abuso sexual. “Queda absolutamente prohibida la discriminación al niño por nacer gestado por causa de violación”, reza.

 

La norma va en contra del artículo 86 del Código Penal Argentino que habilita el aborto en caso de que el embarazo sea producto de una violación y ante el peligro de vida o riesgo de salud para la persona gestante. Dicho inciso fue ratificado en 2012 por la Corte Suprema en el fallo FAL, en el que se avaló la práctica a una adolescente de 15 años, embarazada a consecuencia de los ataques sexuales que había sufrido de parte de su padrastro.

No obstante, el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales e Institucionales de la Cámara tucumana, Marcelo Caponio, aseguró que lo que está en contra de la ley es el mismísimo Código Penal y, por ende, el máximo tribunal del país. “Respetamos todas las normas y lo establecido en la Carta Magna. No vamos en contra de ningún artículo. Estamos avanzando para que no quede en una cuestión declamativa, sino que el Estado esté al lado de la mujer y el niño, y se salven las dos vidas”, afirmó el peronista.

“El proyecto se inspira en la legislación provida más avanzada: la ley 6/2009 de 30 de junio de la Generalitat de Valencia (España), pionera en cuanto a medidas positivas de protección integral, tanto de la mujer embarazada como del niño por nacer”, detalló el legislador en declaraciones al diario La Gaceta de Tucumán, obviando que dicha normativa fue derogada en 2017 por inconstitucional dado que la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 ya era legal desde 2010 en España.

“Es necesario compatibilizar y armonizar los derechos de la mujer embarazada, y en especial los de la mujer víctima de delitos contra la integridad sexual, con el derecho humano a la vida del niño por nacer, y su garantía de igualdad y no discriminación”, argumentó Caponio.

La postura oficial a favor del aborto clandestino y la criminalización de las mujeres que abortan no es novedosa en esas tierras. Dicha Cámara designó hace quince días al fiscal del caso Belén – la joven que estuvo presa dos años por un aborto espontáneo- como Ministro de Defensa provincial. El pliego de Washington Navarro Dávila fue aprobado con 38 votos a favor y siete en contra.

“Es una bofetada a los derechos de las mujeres, fue quien pidió la cárcel para Belén. Es un fiscal que le imputó un homicidio aunque su historia clínica contenía un diagnóstico de aborto espontáneo y lo hizo aun antes de tener una autopsia del feto”, sostuvo Soledad Deza, la abogada de Belén, tras el nombramiento.

Otros antecedentes reaccionarios de ese cuerpo legislativo fueron la declaración de Tucumán como “Provincia Provida” – una semana antes del debate en el Senado Nacional sobre la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) – y la ley que establece cada 25 de marzo como “Día del Niño por Nacer” sancionada en 2001.

Pero no todas las voces son “celestes”. La diputada nacional por Tucumán, Teresita Villavicencio, miembro del bloque Evolución Radical, repudió la iniciativa. “Ver la realidad o no verla, esa es la cuestión. Ayer perdimos las dos vidas, pero tal vez importaban poco porque la persona gestante era una niña qom de 13 años, desnutrida, pobre y enferma”, señaló en su cuenta de Twitter.

Villavicencio fue una de las legisladoras que votó a favor de la legalización del aborto en la Cámara baja el 14 de junio pasado. En su exposición, que generó una ovación en el recinto, había hecho referencia a la falta de ley de educación sexual integral en su provincia. Ahora, discute con sus coterráneos no por la ampliación de derechos, sino para defender los que existen. La avanzada reaccionaria es una realidad. 

Dejar un comentario