Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Jornaleros reducidos a la servidumbre: Trabajan en pésimas condiciones y con haberes adeudados

El Sol investigó y encontró en calle Guarumba, entre Odiard y Larocca, a un total de 30 trabajadores correntinos que denuncian vivir en condiciones infrahumanas y que hace una semana que no cobran sus haberes. “Estamos peor que en un penal”, dijo uno de los trabajadores a El Sol.

Aparecen más casos de reducción a la servidumbre y han pasado solo horas del descubrimiento de más de 50 trabajadores del arándano hacinados en dos casas en el barrio Centenario en condiciones infrahumanas e incumpliendo diferentes normas que hacen a la regulación laboral de la actividad.

En consecuencia, y como derivación de la investigación realizada por periodistas de Diario El Sol, llegan a nuestro medio más denuncias acerca de trabajo esclavo realizada por los vecinos de los lugares a los que son sometidos a confinamiento, y por los propios trabajadores que desean contar las condiciones deplorables a las que son sometidos en los establecimientos en los que son alojados para trabajar.

“En una sola pieza vivimos 30 hombres; somos todos de Virasoro Corrientes, el contratista es un hombre de apellido Miranda y nos trajo hace una semana, trabajamos y todavía no nos pagó, en un penal estaríamos en mejores condiciones”, dijo uno de los trabajadores a nuestro medio.

Allí nos mostraron que tienen un solo baño para los 30 hombres, quienes prefieren hacer sus necesidades en el patio, carecen de duchas y se mojan con mangueras; la situación de estas personas es al límite. “Hay algunos que están sin comer, nos prometieron cosas que no cumplieron”, denunciaron.

Es de destacar que las autoridades en más de una oportunidad le solicitaron a la Asociación de Productores de Arándanos (APAMA), la contratación exclusiva de mano de obra local en la cosecha, atendiendo la situación socio-económica de la ciudad. Pero los productores parecen hacer caso omiso a estas recomendaciones y continúan trayendo, a través de contratistas y empresas de servicios, a trabajadores ilegales de otras provincias, con tal de ahorrar costos laborales.

Dejar un comentario