Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

ESCLAVOS DEL SIGLO XXI | Trabajadores del arándano, en condiciones infrahumanas

En dos viviendas se hacinaban más de cincuenta trabajadores provenientes de diversas provincias del país.

A través de un reclamo de vecinos a EL SOL se descubrió la lamentable situación de un contingente de 28 personas integrado por 25 hombres y tres mujeres que conviven hacinados en condiciones infrahumanas, sin privacidad y compartiendo dos baños, en una pequeña vivienda de Teniente Ibáñez al 800 en el barrio Centenario. 

El caso fue denunciado por los propios vecinos del lugar que calificaron de inhumano que 28 personas vivan todas juntas en un solo ambiente, llegaron a la ciudad a través de un contratista que les ofreció techo y trabajo en la cosecha de arándanos.

Cuando se cubría la información, el supuesto contratista amenazó a nuestros cronistas y a nuestro medio con realizar una denuncia penal, cuando en realidad quien vulnera derechos es él.

En una nota anterior, hace menos de un mes, dábamos cuenta del reclamo de los vecinos del barrio Nébel sobre trabajadores aparentemente extranjeros, que residían todos juntos en una vivienda precaria de calle Misiones y Tucumán, traídos para trabajar en la cosecha de arándanos.

Ahora, se descubrió otro grupo de personas que vinieron de diferentes provincias a trabajar en la cosecha de arándanos traídos por un contratista de quien ni siquiera saben su nombre.

Es de destacar que las autoridades en más de una oportunidad le solicitaron a la Asociación de Productores de Arándanos (APAMA), la contratación exclusiva de mano de obra local en la cosecha, atendiendo la situación socio-económica de la ciudad. Pero los productores parecen hacer caso omiso a estas recomendaciones y continúan trayendo, a través de contratistas y empresas de servicios, a trabajadores ilegales de otras provincias, con tal de ahorrar costos laborales.

DESCENSO A LO INFRAHUMANO

Hace calor, más de treinta grados en la tarde concordiense, hay personas acostadas en cuchetas y todos juntos comparten un mismo espacio en una habitación para 25 hombres y tres mujeres. Las camas son precarias, hay ropa colgada en cuerdas y mal olor, una mujer invita a pasar a los cronistas y los lleva al interior donde les enseña los sanitarios: únicamente dos módulos. En otro sector, al aire libre, cocinan con fuego, no tienen duchas para bañarse y una sola pileta para todo, en esas condiciones están estas personas.

“Hay gente de La Rioja, de Apóstoles (Misiones), quedamos en banda”, dice la mujer. “Nos trajeron de Virasoro (Corrientes) al arándano, es uno de acá enfrente, no sabemos el nombre, dormimos con gente que no conocemos, hay también jujeños”, agrega.

Un hombre irrumpe y dice que los haberes no los cobró: “esta semana no cobré nada, dijeron que iban a pagar 35 pesos por bandeja, esperamos a mañana (por hoy), yo quiero que me arreglen, nosotros compartimos el baño, hacemos el fuego para cocinar, para tomar mate”, dijeron.

La casa del terror está ubicada en calle Teniente Ibañez al 800. En las reuniones y ante la prensa, los productores y las entidades prometen priorizar la mano de obra local, evitar la explotación y las malas condiciones, en la práctica evidentemente esto no ocurre.

INTERVIENE LA MUNICIPALIDAD

Al tomar conocimiento de la información publicada en la página web de EL SOL, el intendente Enrique Cresto se contactó con el Ministerio de Trabajo y las fuerzas de seguridad, para coordinar una inmediata intervención en la situación.

Asimismo, encomendó al Secretario de Gobierno, Alfredo Francolini, a que se pusiera al frente del operativo, acompañando al coordinador Regional del Ministerio de Trabajo de la Provincia, Emiliano Delgado.

Rato después, en la finca referida por el diario, en calle Tte. Ibáñez al 800 se constituyeron Francolini, Delgado, la directora de la Agencia Municipal de Empleo y Capacitación, Griselda Jachú, personal del Ministerio de Trabajo, de la Dirección de Seguridad Pública y una comisión policial. Allí se constató lo publicado por el medio: 28 trabajadores – hombres y mujeres – del arándano, provenientes de provincias norteñas en precarias condiciones de alojamiento.

En el lugar se realizaron las constataciones correspondientes para determinar precisiones y responsabilidades en cuanto a quienes los contrataron, trasladaron y alojaron en las condiciones verificadas en el operativo; así como también se dispuso correr notificación y eventuales sanciones a las empresas para las que prestaran servicios las personas identificadas en dicha propiedad.

LOCALIZAN OTRA VIVIENDA DEL TERROR

Pero, además, y como derivación de este operativo, la comisión dispuesta por el intendente para tomar intervención en este episodios localizó otra propiedad en calles Feliciano y Gregoria Pérez. Allí se constató la presencia de 26 trabajadores (hombres y jóvenes) que también fueron traídos a Concordia, desde Corrientes y Chaco, para cosechar en el arándano. Las condiciones de alojamiento guardaban similitud con lo observado en el operativo inicial.

Anoche, continuaba la tarea de la policía y las autoridades laborales en el lugar. Se esperaba la llegada de Gendarmería para tomar parte de los procedimientos, mientras se realizaban las actuaciones de rigor ante estas situaciones.

Dejar un comentario