Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Una beba murió asfixiada en un auto: El padre la olvidó en el asiento trasero

Una nena de un año murió asfixiada luego de que su padre la olvidara en el asiento trasero del automóvil y recién se diera cuenta horas después, en Santos Lugares. El hecho se produjo este martes de mañana en la esquina de las calles Doctor Ceraso y Avenida La Plata, esa localidad del partido de Tres de Febrero.

El hombre en cuestión, de 39 años, llevó a su esposa al trabajo y en el asiento de atrás iba la beba de nombre Catalina. Al regresar a su casa olvidó que la pequeña estaba atrás y entró a su vivienda. Al darse cuenta del olvido se dirigió al vehículo y allí encontró a la nena sin signos vitales, por lo que llamó a una ambulancia.

De inmediato arribaron al lugar los médicos y trasladaron a la nena a un hospital cercano, pero a pesar de las tareas de reanimación de los médicos falleció.

El padre entró en estado de shock y fue contenido por los doctores primero y luego, tanto él como su familia, por personal especializado del equipo de Atención a la Víctima del Municipio de Tres de Febrero.

La fiscal del caso, Alejandra Alliaud, ordenó la detención del padre por “homicidio culposo”.

RELATO DE LOS VECINOS

Los vecinos, consternados por la situación, le explicaron cómo fue la rutina del padre antes de este trágico final.

Según relató uno de ellos, que vive en la misma cuadra, el padre había regresado a su casa por la mañana porque se había olvidado algo. “Almorzó, se acostó a dormir y cuando fue a buscar a la mujer se dio cuenta de lo que había pasado”, aseguró.

Los testimonios de los vecinos coinciden en el mismo punto: todos señalan que el hombre estaba seguro de que había dejado a su beba, como todos los días, en la guardería. Aunque durante todas esas horas la nena estuvo encerrada en el auto con vidrios polarizados, algo que explicaría por qué ningún peatón reparó que estaba en el interior.

Cuando el padre abrió el vehículo, encontró a su hija sentada en la sillita y con el chupete puesto. Una mujer que estaba cerca recalcó que empezó a gritar desesperado.

Otro de los vecinos, que conoce a la familia de toda la vida, admitió que, al escuchar el griterío, pensó que lo habían asaltado. Pero cuando salió de su casa, vio al joven en un estado de crisis.

Uno de los datos que trascendió, y que podría ser considerado por los investigadores, es que el hombre había sufrido un accidente cardiovascular (ACV) la semana pasada. Por este motivo, analizan si alguna secuela podría haberle hecho olvidar a su hija. Con respecto a esta lesión, uno de los vecinos apuntó que, por momentos, lo notaba perdido.

Dejar un comentario