Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Parque Mitre: Hamacas rotas, residuos esparcidos y materia fecal de mascotas contaminan un ambiente dedicado a los chicos

El parque Mitre es, sin dudas, uno de los lugares más concurridos de la ciudad durante todo el año y a toda hora, representa los recuerdos de la infancia de los concordienses, hay un esfuerzo importante en su mantenimiento y hace poco se colocaron hamacas nuevas, pero lamentablemente la acción vandálica destruye todo; en las últimas horas las cortaron al medio y este domingo los niños que concurrieron al paseo no pudieron jugar.

Al parque también van familias para comer pizzas o empanadas mientras los chicos juegan. Lamentablemente, no cuidamos nuestros espacios, después se encuentran esparcidos los envases de cerveza, las cajas, papeles y restos de comida a metros de un cesto.

Otro elemento de mal ejemplo de convivencia es el excremento de las mascotas; sus dueños permiten y llevan a sus canes a que hagan sus necesidades en el parque que después comparten los chicos, con todo lo que representa en la transmisión de parásitos y hasta enfermedades.

Según Laboratorio LES, referente en las áreas de Bioquímica clínica y Veterinaria, “los programas de control son deficientes y en países de todo el mundo, la superpoblación canina y felina sigue siendo preocupante. La contaminación ocasionada por materia fecal canina está relacionada con los hábitos culturales de la población, que favorece la dispersión de heces en lugares públicos que contienen huevos y quistes de parásitos que son un factor de riesgo para niños y adultos”.

Y continua “todo comienza al pisar y percibir su aroma. Las enfermedades del tipo parasitarias que se contraen por entrar en contacto con las heces de los animales, muchas son zoonóticas y están producidas por quistes, huevos o larvas de protozoarios (organismos unicelulares) y gusanos. Estos parásitos penetran en nuestro organismo por ingestión de los huevos debido a la manipulación de calzados, juguetes, objetos, etc., que estuvieron en contacto con los excrementos”.

Si las heces no se recogen pronto, los huevos o quistes presentes en ellas pueden transformarse en formas infectantes y representar peligro para las personas o niños que llegan a jugar al parque. 

Decimos que la responsabilidad es compartida, los juegos integradores están destruidos y es porque lo permitimos. Al no contar con la debida conciencia ciudadana del cuidado de los espacios habría que exigir el cumplimiento de las normas de convivencia, traducidas en nuevas ordenanzas, penalidades y multas, los vándalos no se le tienen que llevar de arriba.

Dejar un comentario