Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

El nuevo presidente de Brasil, a la derecha de la derecha: ¿Quién es Jair Bolsonaro?

Nacido en 1955 en Campinas, cerca de São Paulo, en una familia de origen italiano, Jair Mesías Bolsonaro es un antiguo paracaidista que forjó su carrera política principalmente en Rio de Janeiro, donde fue elegido concejala en 1988 y obtuvo su primera banca como diputado federal dos años después. Tiene cinco hijos de dos matrimonios: cuatro varones -tres dedicados a la política- y una niña, que según dijo una vez significó “una debilidad” de sus capacidades.

Aquella no fue su primera declaración misógina. En 2003, le dijo a una diputada izquierdista que lo acusaba de incentivar las violaciones que “no merecería ser violada”. Luego explicó: “No merecería ser violada porque es muy mala, muy fea”. Cientos de miles de mujeres se manifestaron antes de la primera vuelta para gritar “Él no”, pero eso no frenó su ascenso.

También son notorias sus declaraciones homofóbicas. En una entrevista con la revista Playboy, en 2011, dijo que preferiría que sus hijos “muriesen en un accidente” a que fueran homosexuales. Además, es un apologista de la tortura y un defensor de liberalizar la portación de armas.

De cara a la segunda vuelta, con el Palacio de Planalto más cerca, Bolsonaro intentó mostrar un perfil más amable, como en la publicidad electoral en la que se emocionaba al confesar que revirtió su vasectomía para tener a su hija Laura. Para sus más ardientes partidarios, es simplemente “el mito” y un “salvador”.

En un país saturado por escándalos de corrupción y con altos índices de violencia y desempleo, su discurso “antisistema” encontró respaldo en diversas camadas sociales con su lema Bajo su lema “Brasil por encima de todo. Dios encima de todos”. Se postuló por el hasta entonces pequeño Partido Social Liberal (PSL), al que adhirió este año.

Venció además las reticencias de los mercados, anunciando que de ganar nombraría ministro de Hacienda al economista ultraliberal Paulo Guedes, partidario de las privatizaciones y de medidas de austeridad para sanear las cuentas públicas. Su último golpe maestro fue conquistar a la poderosa bancada del agronegocio en el Congreso y a líderes de iglesias evangélicas, que lo vieron como la mejor alternativa para evitar el retorno de la izquierda.

Ya el 7 de octubre había estado a punto de obtener la victoria en la primera vuelta con 46 por ciento de los votos, y su fuerza política, el hasta entonces minúsculo Partido Social Liberal (PSL) se convirtió en la segunda mayor representación en la Cámara de Diputados.

Dejar un comentario