Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Emotivo encuentro de la clase 52 en el regimiento de la ciudad de Concordia

Este sábado se reunieron en el Regimiento de Caballería Tanques 6 Blandengues de Concordia, la clase 52, que realizó la conscripción entre los años 73, y 74. Fue una reunión de camaradería donde vinieron a nuestra ciudad ex soldados de distintos puntos del país para recordar su paso obligatorio por el Ejército Argentino.

Los emotivos reclutas mencionaron la utilidad del servicio militar de aquellos años, mencionaron que “había gente que se iba sabiendo leer y escribir, aprendían algún oficio como carpintero, caballerizo, talabartero, mecánico, conductor, sastre y muchas cosas más, pero fundamentalmente siendo más gente”.

Sobre el emotivo encuentro, el conscripto clase 52 Oscar Alvero, dijo a cronistas de EL SOL que “nosotros hicimos la colimba entre el año 73, y el año 74, realmente esto de juntarnos nuevamente acá en el regimiento nos pone muy contentos por haber podido juntar una muy buena cantidad de muchachos de aquella época, han venido de distintos lugares del país, fue una gran convocatoria”.

“Nosotros programamos hacer una recorrida por toda las instalaciones que nos va a sacar un lagrimón -reconoció- porque va a ser una gran emoción para nosotros con el recibimiento de la banda del regimiento y un asado de camaradería. Esperamos disfrutar porque estamos todos en una gran amistad, en algunos casos hace más de 45 años que no nos veíamos”, afirmó.

Alvero recordó que “vino gente de Federación, de Santiago del Estero, de Neuquén, de Córdoba, de Rosario, gracias a Dios han respondido muy bien a la convocatoria los muchachos porque hoy somos alrededor de 65, pero en aquella época éramos más de 500 conscriptos porque había gente de distintos lugares del país. Lamentablemente no se los puede juntar al regimiento entero pero eso nos gustaría por supuesto porque esto se da una sola vez en la vida. Cuando se cumplieron los 25 años nos juntamos en un asado más chiquito porque éramos prácticamente los que estamos acá en concordia”. 

Finalmente, el conscripto se refirió a los recuerdos que le dejó el paso por el ejército “los recuerdos son muy lindos -aseguró- es conocer gente de muchos lugares, hay gente que llegó distintos lugares para hacer el servicio militar obligatorio porque la colimba servía para mucho, había gente que se iba sabiendo leer y escribir, aprendía algún oficio como carpintero, caballerizo, talabartero, mecánico, conductor sastre y muchas cosas más. Recuerdo gente que no sabía cómo vestirse, la conscripción inclusive le cambiaba la conducta a la gente, los muchachos salíamos siendo más gente, aprendiendo a respetar y haciéndonos respetar. Hoy no quiero desmerecer para nada a la juventud actual pero muchas veces la colimba era increíble cómo solucionaba muchas cosas. Era muy buena”.

Dejar un comentario