Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Sin detenidos por el asesinato del motociclista en el camino a Estación Yeruá

Alrededor de las 10 de la mañana de este viernes, un vecino de la zona de Colonia Yeruá se dirigió en dirección este-oeste, hacia Estación Yeruá y no vio nada que le llamara la atención en el camino. Minutos después, cuando regresaba hacia la zona de Estancia Grande, por el mismo recorrido, se encontró con un hombre caído y una moto al lado de él. De inmediato dio aviso a la policía, quienes constataron posteriormente que el hombre estaba sin vida. Luego en horas de la tarde pudo ser identificado como Mario Alberto Ledezma, 38 años.

“Morocho, de unos 30 años, presentaba al menos cinco disparos visibles en su anatomía, medía cerca de un metro setenta centímetros, no tenía tatuajes en su cuerpo”. De esa manera la policía irradiaba los primeros datos del fallecido, tratando de identificarlo después de que fuera encontrado en horas de la mañana del viernes en el camino que une Estancia Grande con Estación Yerúa en la zona rural del departamento Concordia.

El hecho ocurrió en un lugar maldito, en la puerta del establecimiento donde ocurrió la masacre Bressán, en el mismo lugar en que un adolescente de 17 años ejecutó a balazos a su padre a la pareja de este y al pequeño hijo de ambos de tan solo tres años, en el 2007.

Estiman que al occiso lo atacaron en medio de una persecución cuando venía en su motocicleta y después de efectuarle la descarga de plomo y pólvora, la víctima aún con vida se arrastró hasta un campo cercano.

Un vecino vio el cuerpo y lo primero que dijo “este hombre no es de nuestra zona”, desestimando que sea un lugareño.

La policía inicio la investigación, con muchos interrogantes, en su ropa no llevaba el DNI ni la documentación de la moto, tenía su celular y 250 pesos en el bolsillo por lo que descartaron un asalto en la primera instancia tratando de encontrar el móvil, la moto era una 110 cc3, tuvieron un indicio al encontrar el número de motor del rodado y así pudieron llegar al titular.

Luego de ser identificado, se supo que Ledezma se domiciliaba en calle Moulins y Antonio Báez del barrio San Miguel II.

 NO ERA UN ACCIDENTE 

Sobre el hecho de sangre, el jefe de la comisaría de Colonia Yeruá, el oficial Hasenauer sostuvo en diálogo con El Sol que “alrededor de las 10:20 hs se recibe un llamado del 101, donde me ponen en conocimiento de un posible accidente de tránsito con una persona lesionada en el ripio que une Colonia Yeruá con Estación Yeruá. Nos dirigimos hacia el lugar y a 8 kilómetros de nuestra comisaría y a 1.500 metros, al este de Estación Yeruá, nos encontramos con una persona de sexo masculino tirada en el piso, una moto al lado de él y en primera instancia se constata que estaba sin vida”.

“Entre los detalles que se observan se ve que había un disparo de arma de fuego, o similar en el tanque de combustible de la moto -detalló- por lo tanto se dio intervención al fiscal en turno. Se hizo presente el Dr. José Arias y toda la superioridad policial de las distintas divisiones que componen la jefatura para trabajar en lo que es pericias”, describió.

El oficial explicó que “del trabajo realizado en forma inmediata al recorrer el lugar del hecho, a unos 250 metros, al oeste, de donde se encontraba el cuerpo, se encontraron 5 vainas servidas de calibre 9mm., la huella de una moto que dobló en u, y otra de una segunda motocicleta que hasta el momento no la tenemos identificada”.

Cuando se le preguntó si el fallecido habría sido baleado con la moto en movimiento, respondió: “Es lo que tenemos desde el lugar donde fueron localizadas las vainas hasta el lugar donde cayó la persona, circuló estando herido unos 250 metros, cuando se dirigía en dirección a Estación Yeruá, pero la otra moto dobló en “U” donde se habrían efectuado los disparos. Alrededor de las 10 de la mañana no hubo nada y un vecino que fue y volvió las 10:20 hs. se encontró con la escena del crimen y avisó a la policía”.

“PEDIMOS JUSTICIA, PEDIMOS SABER PORQUE LO MATARON”

Ceferina Acosta, su madre, estaba destrozada, pero tuvo la gentileza de hablar con los cronistas de El Sol. Precisó que no había recibido ninguna información por parte de la policía solo que tanto ella como la mujer de su hijo habían sido citadas en la jefatura.

“Me enteré en Facebook, cuando publicaron una foto de él. No me habían avisado nada cuando en realidad el crimen fue de mañana. Vinimos a la jefatura y la gente de investigaciones me contó cómo fue y estamos esperando que me den más información”, relató.

“Nosotros vivimos en el barrio San Miguel II, él vivía en la parte de atrás de mi casa. No sé con quién fue y por qué a ese lugar (donde murió)”.

Consultada por El Sol cual era la ocupación de su hijo, precisó que Ledezma era cuidador de caballos, con otro vecino del barrio La Colina. “La policía me pregunta cosas y yo no sé nada. No sé si fue con alguien o qué hacía allá. Yo no tenía mucho contacto con él, solo sé que se dedicaba a eso”, dijo.

La víctima fatal estaba casado y era padre de dos hijos. “Tenía una nena de 4 años y el chico de 14”. Cuando se le preguntó si sospechaba de alguien, respondió: “La verdad que no sé, tuvieron mucha saña. Yo no sé nada, no se qué contestar, no sé porque me lo mataron”, detalló.

Por último, Ceferina Acosta pidió justicia y que se investigue la muerte de Mario Ledesma. “Esperamos por justicia, que la justicia de Dios descienda y de con los autores del hecho”, dijo acompañada de una amiga.

A todo esto, la esposa de Ledesma estuvo en Jefatura en las oficinas de la división investigaciones declarando sobre las actividades de su marido y como fueron las últimas horas.

En las líneas investigativas del caso, figuran posibles deudas y narcomenudeo debido a que en la zona de Estación Yuquerí se registra un crecimiento descomunal del consumo de drogas, pero por el momento son solo hipótesis.

Imagen: El sangriento hecho ocurrió en horas de la mañana. La víctima se trasladaba en moto y familiares desconocen qué hacía en ese lugar.

1 Comment

    • PAmela
      30 octubre, 2018

      Siguen este caso? Los vecinos queremos saber que paso en realidad. Que no sea otro crimen que queda en la nada.

      Reply

Dejar un comentario