Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Fin de los Juegos: La llama olímpica se apagó

El pebetero olímpico ya es historia. La llama de Buenos Aires 2018 se apagó y su estela perdurará en el tiempo si su legado se aprovecha para fortalecer el desarrollo deportivo nacional.

Han sido clausurados los terceros Juegos Olímpicos de la Juventud y, como no podía ser de otra manera, el cierre contó con la fiesta de los atletas en la Villa Olímpica y con el calor de la gente en el Parque Olímpico, donde el público disfrutó de un recital de Soledad y le dijo adiós al fuego de los cinco anillos.

“Muchas gracias, porteños. Desde que llegamos a su ciudad, su entusiasmo nos ha asombrado. Han llenado los parques y han alentado a los atletas. Se han unido y le han demostrado al mundo que los argentinos son auténticos apasionados del deporte. Son las auténticas estrellas de estos Juegos. Los llevaremos en el corazón”, arengó Thomas Bach, presidente del COI, en la previa del recital, con la delegación argentina a pleno a sus espaldas en el escenario.

Las miles de personas que veían el atardecer en Villa Soldati se unieron en el grito de “¡Ar-gen-ti-na, Ar-gen-ti-na!” y la comunión con los atletas nacionales fue total. Tanto que Gerardo Werthein, presidente del COA, anunció que así como hubo un tour de la antorcha previo a los Juegos, habrá una especie de gira de agradecimiento en la que los deportistas de los Juegos recorrerán el país para dar las gracias por el apoyo.

Soledad echó a rodar su repertorio musical, desde el nuevo pop hasta las tradicionales canciones folclóricas entonadas a dúo con su hermana Natalia. Los espectadores estaban chochos con ver gratis un show que enseguida se tornaría formal. El helicóptero presidencial se posó cerca de la avenida Roca, la escolta cruzó hacia la Villa y Bach le entregó a Mauricio Macri la Orden Olímpica de Oro antes de la ceremonia propiamente dicha.

“A todos nos da ganas de preguntarnos: ‘¿Por qué no empezamos de vuelta?’ Terminan los Juegos pero dejan muchas huellas. Demostramos que podemos hacer cosas al nivel de los mejores del mundo”, señaló el presidente, quien saludó a los atletas argentinos y partió.

A las 19.30 se encendieron las luces y la Compañía Olímpica de Circo deleitó con su arte sobre el tablado para abrir la ceremonia con acrobacias por doquier. La belleza artística llegó con el Himno Nacional, cantado por Soema Montenegro con una orquesta que maravilló con toques de tango, malambo, chacarera y chamamé. Una versión antológica.

Se mostró un resumen de los Juegos, desfilaron los abanderados (la remera Sol Ordas fue la argentina) y seis atletas de seis países distintos entregaron reconocimientos simbólicos a los voluntarios. Llegaron los mensajes de Bach y Werthein, quienes eran espectadores y fueron entrevistados por los atletas. Y la bandera olímpica se arrió del mástil para que Delfina Pignatiello, Facundo Díaz Acosta, Fausto Ruesga y Caterina Benedetti, medallistas argentinos, se la entregaran a cuatro senegaleses con miras a Dakar 2022.

Entonces sí la llama olímpica se extinguió y el cielo de Soldati estalló en colores para que los fuegos artificiales marcaran el final de Buenos Aires 2018.

PARA BACH FUERON UN “ÉXITO MASIVO”

Thomas Bach y Gerardo Werthein, los presidentes del Comité Olímpico Internacional (COI) y del Comité Organizador de Buenos Aires 2018, llegaron puntuales al encuentro formal con la prensa con el que se cierra cada evento olímpico, en este caso en la Villa Olímpica. El cansancio se notaba en sus rostros, pero también había una sensación de alivio porque todo había salido como lo habían esperado.

Y ante la pregunta por cómo quedó la ciudad y el país parados ante el COI, Bach enseguida dejó en claro su apoyo y sostuvo que los Juegos Olímpicos de la Juventud fueron “un éxito masivo” y adelantó que “nadie puede dudar de que Buenos Aires puede ser un gran anfitrión de unos Juegos Olímpicos”.

Así, con la venia de su máxima autoridad, el COI le abrió la puerta a la Ciudad para candidatearse a ser sede de la máxima cita deportiva después de Tokio 2020, París 2024 y Los Angeles 2028. La elección de la sede será recién en 2025. Y seguramente, como siempre sucede, habrá otros postulantes.

“Tengo una relación muy especial con Buenos Aires. Acá me eligieron como presidente. En 1973, Buenos Aires fue mi primer viaje como atleta en el Mundial juvenil de esgrima. Me enamoré de esta ciudad y de este país. Si saco las emociones a un lado, después de estos excelentes Juegos de la Juventud a nadie le quedarán dudas de que Buenos Aires podría ser una gran ciudad para unos Juegos Olímpicos”.

No quería excederse en el tema Bach porque la cita ante la prensa debía tocar otros temas. Pero ante la insistencia le dejó la responsabilidad a los argentinos a la hora de resolver qué harán en el futuro con una posible candidatura: “De los argentinos depende si se candidatean. Repito que no puedo ver a nadie que esté en el COI que pueda pensar que Argentina y Buenos Aires no tengan la capacidad para organizar unos Juegos Olímpicos excelentes”-

Una vez que Bach le abrió la puerta a Buenos Aires como posible candidata a ser la sede para los Juegos Olímpicos en 2032, Werthein trató de tomarse con calma la buena nueva.

“Sobre 2032, cito a Mostaza Merlo: hay que ir paso a paso. Me siento honrado que Thomas nos vea como posibles anfitriones. Pero primero vamos a digerir estos Juegos Olímpicos de la Juventud y después hay que sentarse a pensar si los argentinos queremos esto y si tenemos los recursos económicos. Si todos estamos de acuerdo y creemos que es beneficioso para el país, veremos el presupuesto y tomaremos la decisión”, explicó Werthein.

Sobre la cita que terminó este jueves, Bach comentó “Excedieron todas nuestras expectativas. Ni siquiera soñábamos con semejante éxito. Sólo puedo felicitar a los porteños y a los argentinos por los fantásticos y soberbios Juegos Olímpicos de la Juventud. Fueron los más urbanos, los más femeninos y los más inclusivos de la nueva era, comparando cualquier edición olímpica, tanto fuera como dentro de los estadios”.

La afluencia de público impactó la visión de Bach. “Fue muy linda la ceremonia en el centro de la Ciudad y compartir con los porteños, que aparecieron de a cientos de miles para celebrar junto a los jóvenes atletas. Hoy llegaremos al millón de espectadores. Estamos muy cerca con 974.000. Es un nuevo récord olímpico”, remarcó.

Y amplió: “Dejarán un gran legado para Argentina y Buenos Aires.Un legado blando. Pero lo más importante es que estos Juegos unieron al país y llenaron de orgullo a todos los argentinos. Deben estar orgullosos”.

Bach también evaluó positivamente el modelo de parques con varios deportes en distintos lugares de la ciudad. “Los conceptos de los parques convirtieron a los Juegos es más urbanos. Fueron un éxito masivo porque llevó al deporte a la gente -sentenció-. El público hoy tiene muchas otras opciones y no podemos pensar en llevarlo solo a los estadios comprando tickets. Debemos llevarles el deporte”.

Dejar un comentario