Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Tíos de Sheila Ayala confesaron el crimen: “Tomamos droga y alcohol y no sabemos cómo llegamos a eso”

Se trata de Fabián González y Leonela -hermana de Juan Carlos, padre de Sheila Ayala-, quienes reconocieron ante efectivos de la Policía Bonaerense haber asesinado a su sobrina cuando peritos requisaban su departamento, confirmaron fuentes policiales a Infobae.

“Tomamos droga y alcohol y no sabemos cómo llegamos a eso”. Eso fue lo que dijeron el jueves por la noche los dos tíos de Sheila Alejandra Ayala en la comisaría, según publica en su portal TN.

Ambos fueron aprehendidos por la DDI de San Miguel. Su confesión deberá ser reiterada ante los investigadores del caso en la Fiscalía Nº20 de Malvinas Argentinas para que tenga algún tipo de validez.

Fabián González, de 24 años, es la pareja de Leonela, la hermana del padre de Sheila Ayala, su tío segundo, que no es el hombre que fue trasladado que vive en el piso segundo del complejo habitacional en el barrio Trujuy de San Miguel donde vivía Sheila. Su mujer, con un embarazo en curso, había dado entrevistas a canales de televisión denunciando la desaparición de la niña.

Fabián y Leonela, los tíos que confesaron el crimen de Sheila.

Su departamento está ubicado en un segundo piso, contiguo al túnel donde apareció el cadáver. En estas horas, peritos de la Policía Bonaerense inspeccionan el lugar y se concentran en una cama de gomaespuma con bolsas, cintas y moscas que volaban sobre el colchón con un peluche de Hello Kitty entre el nylon.

La sospecha: el cadáver de la menor habría estado en el lugar antes de ser arrojada al túnel envuelto una bolsa, con un posible cautiverio en lugar, para ser arrojado desde una altura de seis metros.

Una voz policial dice algo inquietante a Infobae: “La aguantó todo lo que pudo y la tiró.”

El departamento había sido incluida en la lista de domicilios a inspeccionar a lo largo de esta tarde. “No había nadie cuando llegamos”, asegura una voz con acceso al expediente, “o se callaron, como no teníamos orden judicial de allanamiento no podíamos tirar abajo la puerta.”

Dejar un comentario