Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Allanaron otra vez la Municipalidad de Paraná

Efectivos de la Policía Federal volvieron a allanar este martes el edificio de la Municipalidad de Paraná, ahora en busca de documentación contable, por orden del juez federal Leandro Ríos, que lleva adelante una investigación sobre las ramificaciones de la banda narco de Daniel “Tavi” Celis y sus ramificaciones en la estructura de poder del Estado municipal.

El último allanamiento se había producido el viernes 28 de septiembre y esa vez los efectivos de la Policía Federal fueron en busca de los teléfonos celulares del intendente Sergio Varisco, y de su hija, Lucía Varisco, en una causa por amenazas que había denunciado el juez Ríos y el periodista Daniel Enz. Aunque no han sido los únicos procedimientos que ha llevado adelante la Justicia en el marco de la investigación por la banda narco del “Tavi” Celis.

En el mismo momento que se realizaba el allanamiento de este martes, el intendente Varisco salió al aire por el canal Todo Noticias, y dijo: “Voy a seguir gobernando, no estoy involucrado en nada de lo que se me imputa. Durante la campaña nos involucramos con un montón de gente, pero en ningún caso hemos cometido un ilícito”.

En el marco de la causa Celis, la Policía Federal a través de su área Contable, ya que la mayoría de los oficiales que vinieron son contadores, están buscando una serie de expedientes administrativos”, confirmó a Elonce TV, el responsable del área Legal y Técnica del municipio, Walter Rolandelli.

“Nosotros, como siempre, nos pusimos a disposición de la Justicia, entregamos toda la documentación correspondiente, y el personal de Mesa de Entradas y del área Contable fueron puestos a disposición de la Justicia Federal para ubicar los expedientes y dárselos a fin de que se los puedan llevar para ser investigados”, señaló el funcionario.

Varisco está procesado en esa causa, en tanto que el concejal Pablo Hernández (Cambiemos) y la funcionaria Griselda Bordeira, permencen en la cárcel, con prisión preventiva. Bordeira, además, sería quien habría amenazado al juez Ríos, al periodista Enz y a la propia hija del intendente.

El magistrado cree que Tavi Celis dirigía la organización desde su celda en la cárcel de Federal, donde estaba recluido, y que financiaba la actividad con fondos provenientes de un acuerdo político celebrado con Varisco durante la campaña electoral de 2015 y también con fondos propios generados por la propia venta de cocaína; y que el intendente, el concejal Pablo Hernández y la policía Griselda Bordeira adquirieron al menos seis ladrillos de cocaína entre el 20 de abril y el 2 de mayo de 2018 y que pagaron una suma de entre 150.000 y 165.000 pesos por cada uno, con la finalidad de distribuirlos en Paraná y Concordia para su comercialización.

En julio último, el juez Ríos decretó el procesamiento y prisión preventiva de los integrantes de la organización narcocriminal liderada por los hermanos Daniel y Miguel Ángel Celis, desarticulada en el mismo momento en que varias personas descargaban un cargamento de trescientos kilos de marihuana desde una avioneta en un campo en la zona de Colonia Avellaneda, el domingo 28 de mayo último.

Los hermanos Daniel y Miguel Ángel Celis fueron procesados como líderes de una banda que se dedicaba a organizar y financiar actividades de comercio de estupefacientes, que operaba en distintos barrios de Paraná (Antártida Argentina, Paraná XVI y San Agustín) y extendía sus redes a las localidades de San Benito, Viale, Hernandarias, Nogoyá, Seguí e incluso hasta Santa Fe, Santo Tomé y Alto Verde, detalla el sitio Página Judicial.

La estructura estaba constituida por grupos familiares, y por eso también fueron procesados varios parientes de los hermanos: su padre, Eduardo Ramón Celis; el hombre que los crió, Miguel Carmelo Leguizamón, su esposa, Miguela Valde; y María Fernanda Orundes Ayala y Yamila María José Corradini, parejas de Daniel y Miguel Celis, respectivamente. En su caso, por el comercio de sustancias estupefacientes.

Del mismo modo, fueron procesados Cristian Javier Silva, Hernán Jesús Rivero, Julio César Vartorelli, Patricio Facundo Larrosa, Marcos Javier Velázquez, Sergio Marcelo Baldi, Luis Orlando Céparo, José Marcial Caballero, María Laura Zurita (recibió prisión domiciliaria), Renzo Bertana, Miqueas Julio Córdoba, Jonatan Iván Romero y Carlos Gastón de la Fuente, que ejercían distintos roles de provisión, organización, distribución, logística para el transporte, almacenamiento, fraccionamiento, abastecimiento y venta.

También fueron procesados los hermanos Omar Horacio Ghibaudo y José Raúl Ghibaudo, que son los dueños del campo donde aterrizó la avioneta y de otro que había sido acondicionado por la organización para el aprovisionamiento de combustible de la aeronave; y la curandera María Esther Márquez (fue excarcelada), que los persuadió para que hicieran el negocio con la banda de los hermanos Celis.

En tanto, en agosto pasado la Cámara Federal de Apelaciones confirmó el procesamiento de Varisco por el financiamiento de actividades de comercio de estupefacientes, en beneficio de la organización que encabezaba Daniel Tavi Celis, y peculado. El tribunal también confirmó el procesamiento del concejal Pablo Hernández (Cambiemos), la policía provincial y ex funcionaria Griselda Bordeira y el agente de tránsito Alan Viola, que permanecen detenidos.

Dejar un comentario