Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Para el boxeo: Un gran trimestre final

Canelo Álvarez-Gennady Golovkin, Manny Pacquiao-Lucas Matthysse, Vasiliy Lomachenko-Jorge Linares, Anthony Joshua-Alexander Povetkin. Lo más atractivo de la cartelera pugilística de 2018 parece ya haber pasado. Sin embargo el último trimestre del año, siempre fuerte en su programación, ofrece un puñado de combates que tendrán como protagonistas a algunos de los mejores boxeadores del momento.

 Naoya Inoue-Juan Carlos Payano

El japonés, conocido en Argentina a partir del tremendo nocaut que le propinó a Omar Narváez en 2014, expondrá su título gallo de la Asociación Mundial de Boxeo y su invicto en 16 combates profesionales ante el dominicano Juan Carlos Payano el sábado 7 de octubre en Yokohama.

Con apenas 25 años, el nipón es el mejor pugil de la actualidad en las categorías pequeñas y uno de los mejores libra por libra. Tras ser campeón minimosca y mosca (cinturón que le arrebató a Narváez), conquistó este año el cetro de las 118 libras al vencer al británico Jamie McDonnell.

Su primera defensa será ante Payano, que ya fue campeón de la AMB en esta división entre 2014 y 2016, cuando cayó ante Rau’shee Warren, en su única derrota en el campo rentado.

 Terence Crawford-Jose Benavidez Jr.

Crawford, campeón welter de la Organización Mundial de Boxeo y ex titular ligero y superligero, buscará su 34ª victoria en fila el 13 de octubre en Omaha ante el estadounidense Jose Luis Benavidez Jr., también dueño de una foja invicta de 27 combates que no contiene nombres de fuste.

En una de las categorías más atractivas de la actualidad, Crawford comparte cartel con otros buenos monarcas como Errol Spence Jr. (Federación Internacional de Boxeo), Shawn Porter (CMB) y el inoxidable Manny Pacquiao (Asociación Mundial de Boxeo), mientras el otrora rey de la división, Keith Thurman, lleva más de un año y medio sin combatir por dos lesiones. Un triunfo ante Benavídez podría ser el preludio de un choque de unificación en 2019.

 Billy Joe Saunders-Demetrius Andrade

Tras una carrera de una década hecha casi íntegramente en el Reino Unido y 26 victorias consecutivas, el inglés de origen gitano desembarcará por primera vez en suelo estadounidense para exponer por cuarta vez su título mediano de la OMB frente a Andrade, también invicto y ex campeón superwelter, el 20 de octubre en Boston.

El lenguaraz británico es uno de los que se anotan en la carrera por conseguir una pelea con bolsa supermillonaria ante Canelo Álvarez, a quien el año pasado definió como un “pequeño pelirrojo maricón”. Para ello no solo tendrá que vencer a Andrade, sino también mostrar que su boxeo está al nivel de sus filosas palabras.

La semana pasada, Saunders dio positivo en un control antidoping voluntario por consumo de oxilofrina (un derivado anfetamínico que aumenta la capacidad muscular y cardíaca), pero no será sancionado porque se trata de un producto permitido fuera de período de competencia por la Agencia Antidoping del Reino Unido, según informó su promotor, Frank Warren.

 Daniel Jacobs-Sergiy Derevyanchenko

Luego de que en junio la FIB le quitara el título mediano a Gennady Golovkin por negarse a defenderlo ante su retador obligatorio, el ucraniano Sergiy Derevyanchenko, el europeo intentará conquistar el cetro vacante ante Daniel Jacobs el 27 de octubre en el Madison Square Garden de Nueva York.

Jacobs es un púgil de probadas virtudes. Ya fue campeón regular mediano de la AMB, superó con solvencia pruebas complicadas (noqueó en un round al invicto Peter Quillin en 2015) y cayó en un ajustado fallo ante Golovkin en marzo del año pasado. Derevyanchenko, de extensa carrera como amateur, llega invicto en 12 presentaciones profesionales, pero deberá dar la talla ante un rival de primer nivel.

Tanto Jacobs como Derevyanchenko, que son entrenados por el mismo hombre (Andre Rozier) y también comparten manager (Keith Connolly), apuntan, al igual que Billy Joe Saunders, a los grandes nombres de la categoría: Canelo Álvarez y Gennady Golovkin.

 Oleksandr Usyk-Tony Bellew

Poco conocido para el gran público, Oleksandr Usyk es el único hombre del planeta que puede jactarse de ser campeón mundial reconocido por los cuatro principales organismos rectores del pugilismo mundial. El ucraniano podrá en juego sus cuatro cinturones de peso crucero el 10 de noviembre en Manchester ante el inglés Tony Bellew.

Usyk, campeón olímpico en Londres 2012 e invicto en 15 presentaciones profesionales, unificó los títulos en julio al derrotar al ruso Murat Gassiev y ganar el atractivo torneo World Boxing Super Series, que reunió a los ocho mejores cruceros del mundo. El combate ante Bellew, que ostenta un récord de 30 triunfos, 2 caídas y un empate, podría ser el último en esta división, ya que su objetivo es subir a la revitalizada categoría pesado.

 Deontay Wilder-Tyson Fury

Uno, invicto en 40 combates, con 39 triunfos por nocaut (solo Bermane Stiverne, en 2015, llegó a escuchar la campanada final). El otro, también dueño de un récord perfecto de 27 victorias (19 antes del límite). El estadounidense, campeón del CMB, y el inglés, excampeón de la AMB, la OMB y la FIB, chocarán en 1 de diciembre en el Staples Center de Los Ángeles en un esperadísimo duelo de pesados.

En la octava defensa de la corona que logró hace casi cuatro años ante Stiverne, Wilder, el hombre que devolvió al boxeo estadounidense a las grandes carteleras de la división reina, arriesgará como nunca antes. Con las negociaciones por ahora empantanadas para una unificación con Anthony Joshua, su adversario es un peligro y una caja de sorpresas a la vez.

Fury conoció la gloria y el ocaso en apenas unos meses. En noviembre de 2015, sorprendió al mundo al batir a Wladimir Klitschko. En octubre de 2016, tras cancelar dos veces la revancha contra el ucraniano y dar positivo en un control antidoping por consumo de cocaína, renunció a sus títulos para enfocarse en su recuperación. “La cocaína es algo muy pequeñito comparado con el hecho de que no quiero vivir más. Solo espero que alguien me mate antes que matarme yo mismo”, sostuvo entonces.

Tras dos años y medio de inactividad, el inglés de familia gitana volvió a boxear el junio pasado, venció primero al albanés Sefer Seferi y luego al italiano Francesco Pianeta y frente a Wilder intentará regresar a lo más alto del pugilismo.

 Vasiliy Lomachenko-José Pedraza

El último mes del año también verá en acción al que buena parte del mundillo del boxeo considera el mejor púgil libra por libra del momento: Vasiliy Lomachenko. El ucraniano, campeón ligero de la AMB, enfrentará el 8 de diciembre en el Madison Square Garden al puertorriqueño José Pedraza, titular de la OMB.

El europeo, doble campeón olímpico (en Beijing 2008 y Londres 2012) y dueño de un impresionante récord amateur (396 victorias y solo una derrota), anda de desafío en desafío desde que saltó al campo rentado en 2013. Ya fue campeón pluma y superpluma, ya despachó a grandes rivales como el estadounidense Gary Russell, el cubano Guillermo Rigondeaux y el venezolano Jorge Linares.

Pedraza, ex campeón mundial superpluma de la FIB, no parece la vara más elevada en la vertiginosa carrera profesional de Lomachenko (compuesta por apenas 12 peleas). El reto mayúsculo que asoma en su horizonte es ante el californiano Mikey García, monarca ligero de la FIB y el CMB e invicto en 39 combates.

 ¿Y Canelo?

Con la posible vuelta de Floyd Mayweather proyectada para 2019 (¿volverá a enfrentar a Manny Pacquiao?) y mientras se espera la confirmación del regreso a los cuadriláteros de Sergio Maravilla Martínez (sería el 17 de noviembre ante Julio César Chávez Jr.), Saúl Canelo Álvarez podría realizar otro combate antes de fin de año después de su victoria ante Gennady Golovkin el 15 de septiembre en Las Vegas.

Tras recibir el aval médico de que el corte bajo la ceja izquierda que sufrió ante el kazajo no será un impedimento, el mexicano tiene fecha reservada para el 15 de diciembre. Su presentación podría ser en Las Vegas o en Nueva York.

En cuanto a su rival, una de las chances es que sea el estadounidense Jermall Charlo, uno de los niños mimados del momento, apadrinado por Mayweather (al igual que su hermano mellizo, Jermell), campeón interino mediano del CMB e invicto en 27 peleas. Parece un adversario demasiado riesgoso para este momento. Por eso la otra opción es el canadiense David Lemieux.

Dejar un comentario