Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Un año sin Miño y Quintana, ni avances en las causas

Yanina Duarte la esposa de Quintana reflexionó al cumplirse un año de la desaparición de los dos concordienses que viajaban a Paraguay y teme que el caso quede impune y en el olvido.

“Se cumplió un año y el fiscal no tuvo ningún avance, su adelanto fue nada, no tiene nada nuevo como todos los meses, pero llegamos al año esperando una respuesta sin ningún avance, seguimos tal cual como empezamos”, expresó Duarte.

“No he podido viajar a Corrientes tengo un chiquito y tengo que hacerme cargo, además se me hace muy difícil viajar, yo si no tengo una respuesta concreta o un resultado concreto no puedo viajar, espero un resultado para bien o para mala pero no lo puedo conseguir, pasa el tiempo y tenemos muchas preguntas, como todos los meses y ninguna respuesta”, sostuvo.

Después de encontrar la camioneta y luego de los rastrillajes, más los anuncios de recompensas no pasó absolutamente nada dice la mujer, “hubo todo tipo de especulaciones, comentarios, hablaban de líneas investigativas pero no tienen nada, lo único que tienen es la gran noticia que encontraron la camioneta quemada pero sin ellos, solo quedamos con eso, sin testigos ni pistas claves es todo un misterio”.

Duarte piensa que se los tragó la tierra y que la gente no desaparece en democracia, “si no encontraron nada y no dicen nada es como si se desaparecieron en un pozo, paso un año y nadie los busca no sabemos qué es lo que están haciendo en este momento, la gente no puede desaparecer porque si, estamos en democracia, es una vergüenza que no digan nada porque no tienen ni un dato”.

Conmovida manifestó que ni siquiera el abogado tiene algo para contar, “me dirigí a tribunales y me dicen que la causa no es de ellos y no quieren preguntar, todos se lavan las manos, el fiscal no anunció novedades, no se mueve y no consiguió nada, es una pérdida de tiempo, somos dos familias que esperamos y estamos sufriendo. ¿Qué tenemos que pensar si no se ven avances si nadie se movió?”.

Yanina, salvando las diferencias, comparó el caso al de Santiago Maldonado, “cuando se movió una familia y un país, son casos distintos pero Maldonado apareció cuando empezaron a reclamar por él, pero con ellos no pasó nada”.

Para la esposa de Quintana, el gran enemigo es el olvido con el paso del tiempo “si no encontramos un cuerpo no podemos cerrar una etapa, no sabemos qué pasó, no hay un reporte ni un informe, hasta que no lo encuentre o lo vea como este no creo nada y lo peor es el olvido”, sostuvo. 

EL HECHO

Cesar Miño y Sergio Quintana desaparecieron el 21 de septiembre del 2017 cuando se dirigían en una camioneta Peugeot Partner, a Paraguay, a comprar mercadería para reventa. La última imagen que se vio de ellos fue en la localidad correntina de Virasoro comprando agua en una Estación de Servicios. Cinco días pasaron para que las familias hicieran la denuncia, siete para que la policía de Concordia tome cartas en el asunto y dos más para el fiscal que investigaba la causa, Germán Dri, enviara una comisión de policías de Entre Ríos a buscarlos en un operativo que incluyó rastrillajes fluviales, terrestres y aéreos.

Veintiún días después del aquella imagen de videocámara en la estación, personal de investigaciones de la policía entrerriana encontró la camioneta de Miño en un monte cercano a San Carlos, provincia de Corrientes, desmantelada, quemada, sin motor, ruedas ni patente, desde allí sigue el misterio.

Se dice que la línea principal de investigación indica que nunca salieron de la provincia de Corrientes y que en la localidad de Virasoro fueron vistos el año pasado en el mes de septiembre, también se cree que a la camioneta la estuvieron desarmando por unos 15 días, en un lugar que no es donde apareció el chasis y que presuntamente fueron llevadas las partes en otro vehículo. Los testimonios de testigos de la zona son poco probables y todo para ir a un agujero negro.

Dejar un comentario