Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Estudiantes se pone en marcha otra vez

Siempre decimos que cuando se pone en marcha un proyecto, comienza un torneo, atrás de ello va la ilusión, la de hacer las cosas lo mejor posible, aunque sin prometer nada sobre ir más adelante. Ir, en este caso, partido a partido. Pero nadie le puede quitar la ilusión a los jugadores, cuerpo técnico, dirigentes y mucho menos a los hinchas, que son los que más “vuelan” en esto de imaginarse una gran campaña, o al menos pensar en que se le dará batalla al que se cruce, afuera o en casa.

Estudiantes Concordia pone en marcha su campaña en este Súper 20 y con ello va la temporada 18-19 de la Liga Nacional. Será esta noche, desde las 21.30, cuando enfrente a Comunicaciones de Mercedes, Corrientes, en aquella ciudad del litoral argentino. Una nueva presentación en la máxima categoría, donde llegó con expectativa de mantenerse y fue construyendo un increíble lugar en la historia.

Y todo comenzó como ahora, con un equipo que parecía de mitad de tabla y poco más, y sin embargo en su tercer año en la categoría peleó con los de arriba y se dio el lujo de clasificar por primera vez a un Torneo Internacional, cosa que Estudiantes nunca había jugado. Y no contento con eso fue Subcampeón Sudamericano. Fue de la mano de Hernán Laginestra, a quien le costó imponer su estilo, su forma de trabajar, su carácter, por qué no decirlo, y terminó siendo aplaudido cuando vino por primera vez a la ciudad cuando vino con otro equipo.

Eso marcó claramente lo que hizo el entrenador, el que descubrió jugadores increíbles, extranjeros, que pasaron por el Verde y “volaron”, porque no se los pudo sostener ante el mayor poder económico de otros clubes. Lee Roberts, Joseph Bunn, Reynaldo García, Dar Tucker, Justiz Ferrer fueron jugadores que poco menos fueron ídolos en Estudiantes, casi impensados, porque nadie preveía que iban a “explotar” de la manera que lo hicieron. También podríamos incluir a lo más reciente, Jasiel Rivero, quien el sábado debutó en Boca, que cayó derrotado ante el poderoso bicampeón San Lorenzo.

Pero con esto no queremos desmerecer a los jugadores nacionales que integraron los planteles del Verde, quienes también jugaron por momentos en un nivel superlativo y contribuyeron notoriamente a los logros que se consiguieron. Porque con la llegada de Lucas Victoriano había en el horizonte inmediato la Liga de las Américas, donde Estudiantes hizo un muy digno papel y volvió a estar en la consideración del básquet internacional. Dos acontecimientos que nunca había vivido en poco tiempo de vida en la elite del básquetbol, muchísimo realmente.

Una etapa que también rápidamente se terminó porque Victoriano emigró a Corrientes, donde dirigirá a Regatas esta temporada. Y también hubo éxodo masivo de jugadores. Pero quienes se quedaron lo hicieron con convicción, como Leandro Vildoza, una de las grandes figuras del equipo y volvió uno que es “de la casa”, como Eduardo Gamboa, un grandísimo jugador que hace rato tiene un nivel realmente de elite, y significa mucho para Estudiantes.

Pero primero llegó el entrenador Eduardo Japez, quien fue convencido para encabezar este nuevo proyecto, de bolsillos flacos, donde la crisis golpea mucho. Esto terminó por tirar por la borda la oleada de rumores donde se hablaba de que el Verde vendería la plaza. Pero los (arriesgados) dirigentes decidieron tomar firme el timón del “barco” y largarse a altamar nuevamente. Sólo Dios sabe si navegará en aguas tranquilas o no.

Desde los resultados es obvio que habrá vaivenes, porque esto es muy largo, pero se le pone especial énfasis a lo económico, que es lo más duro que tenemos por delante, como país. Y llegaron jugadores que, sin duda, conforman a Japez.

A uno no había ni que probarlo, como a Martín Leiva, que se paseó por los mejores clubes del país y recaló en Estudiantes para aportar toda esa experiencia y además deportivamente está impecable, por lo que será titular seguramente. Y así se sumaron otros como los más recientes, Angel Nuñez (nacido en Estados Unidos pero es naturalizado Dominicano) y Pedro Chourio (Venezolano), para hacer su aporte al equipo.

Y los jugadores que eligen jugar en Estudiantes hoy más que nunca lo hacen atraídos por la seriedad de la dirigencia, que arregla con los jugadores lo que puede pagar. Nunca arriesga, ni hace apuestas que pueden sonar desmedidas. Puede sonar antipático que sean cerrados en ese sentido, pero tienen en claro que no desean ningún problema para con la institución a futuro.

El jugador que no arregló es porque no quisieron pagar demás, y siempre se arregla ajustándose a lo que la dirigencia puede. Por allí el ser tan cerrados los lleva a no dar nombres, que en todos los deportes es común. Y si un jugador no llega, no pasa nada, se piensa en otro, se apunta a otro y listo. Quizá no saben lo que es el fútbol en verano, por ejemplo, donde cada club maneja,  por rumores, la llegada de 30 jugadores y casi siempre se terminan incorporando a 4 o 5, pero ninguno de los que figuraban en esa lista de 30.

Pero, bueno, son formas de comportarse, que tampoco generan una rispidez tremenda, claro. La comentamos porque ha sido una constante siempre y cuando hablan de un jugador, es porque ya arregló o directamente ya no llegará. Es cierto que se evita el manoseo, pero hay que tener en cuenta que el destinatario de la negociación es el hincha, y se llega a través del periodismo, que está para eso también, para ser el nexo.

Pero no estamos para criticar a los dirigentes, sino por el contrario quedó en claro que los felicitamos por ponerse al hombro otra vez al equipo y en estos tiempos tan complicados. Insistimos, ellos, con su buen pasar económico personal que tienen, podrían estar tomando mate en otro lugar, tranquilos. Pero decidieron quedarse arriba del “barco” y bienvenido sea, sobre todo para ese gran grupo de gente que esperaba que así sea, para mantener la ilusión que hoy se pone en marcha otra vez.

 EL EQUIPO

El equipo es obvio que es de primera, y cada uno se ganó su lugar y sobremanera en la consideración de Japez, el entrenador, que espera sacar lo mejor de ellos. Y todo es tal cual como antes, porque nadie sabe cómo va a responder el equipo a la exigencia, tampoco como le va a ir al técnico, que ha mostrado ser muy trabajador y en eso se basará justamente para conquistar la consideración de todos, y para que el equipo ande, claro.

Todo está abierto, todo está por verse y el crédito adjudicado y abierto, hasta ahora, con cláusula de ser renovable. Y, como en todos los deportes, mandan los resultados, por lo que esperemos le vaya lo mejor posible. Es Estudiantes, pero a su vez es Concordia y por ello lo hacemos nuestro al equipo, y lo mismo haremos cuando empiecen su competencia Capuchinos y Ferrocarril en el Federal, donde también nos van a representar.

Respecto al plantel, tiene nombres que ocupan plazas de mayores y otros que ocupan plaza juvenil. En este sentido, el equipo tiene una gran base U19 que ahora le servirá para ir nutriendo a la primera, y los chicos felices de estar en la elite del básquetbol, aprendiendo todos los días.

Los jugadores son: Matías Alucchon (1,85 – 18 años), Ramiro Rattero (2,00 – 18), Tomás Giacone (1,85 – 19), Alvaro Merlo (1,82 – 22), Bruno Giacone (1,94 – 16), Eduardo Gamboa (1,88 – 34), Federico Grun (1,88 – 21), Gonzalo Torres (2,01 – 24), Jaime Brodsky (1,84 – 16), Leandro Vildoza (1,81 – 23), Lucas Almonacid (1,89 – 18), Martín Leiva (2,01 – 38), Matías Alucchon (1, 85 – 18), Ramiro Rattero (2,00 – 18), Tomás Giacone (19 años), Angel Núñez (2,08 – 26) y Pedro Chourio (1,86 – 28). Desde ya, lo mejor para todos.

Dejar un comentario