Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

El arándano mesopotámico mejora su competitividad

Luego de más de un año de gestiones, los productores de arándanos de la región consiguieron que el SENASA habilite la aplicación de nuevos fungicidas. El presidente de APAMA valoró la gestión como “el mayor logro para el sector en años”.  Los nuevos fungicidas habilitados son los únicos permitidos para el ingreso de la fruta a China. Los productores estiman un ahorro en costos de producción que supera el millón de dólares.

La Asociación de Productores de Arándanos de la Mesopotamia Argentina (APAMA) informó hoy que,  tras más de un año de intensas gestiones, el Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria (SENASA), organismo con el que el sector trabaja articuladamente,  autorizó el uso de varios tipos de fungicidas en la producción de arándanos. Entre los productos ahora habilitados, se encuentran dos que son los únicos permitidos por China para recibir la importación de esta fruta: CAPTAN y FENHEXAMID. Además de haberse habilitado el CLOROTALONIL y el IPRODIONE.

Para el presidente de APAMA, Alejandro Pannunzio, se trata de “el mayor logro del sector en años, porque no solo amplía las herramientas para el mejor manejo de la sanidad de los cultivos, sino que también redundará en un ahorro en costos de producción para el sector que rondará el millón y medio de dólares”, explicó.

La habilitación de SENASA ya se encuentra vigente y rige hasta el 31 de marzo de 2019, cuando deberá ser renovada. “Estamos completando los estudios para la habilitación definitiva”, detalló.

Según precisaron los productores, el ahorro en el costo de producción se debe a que ahora  el sector puede aplicar otros fungicidas que tienen un costo mucho menor. Al respecto, Pannunzio indicó que “lo importante en un buen manejo agrícola es la mayor rotación de productos, que reducen la posibilidad de generar resistencias y logran mejores resultados con menores dosis. Antes podíamos aplicar menos productos que paradójicamente eran más caros, pero ahora con esta nueva normativa lo podremos hacer”.

La medida del SENASA cobra un impacto positivo de gran magnitud para la región porque baja el costo de producción y aumenta la sanidad de las plantas, al mismo tiempo que mejora la competitividad regional y de la producción de arándanos de todo el país. “Celebramos haber conseguido avanzar en este trabajo articulado entre APAMA y el organismo nacional”, concluyó el productor.

Finalmente, sobre la actual cosecha que comienza, Pannunzio adelantó que “estamos con muchas expectativas de generar más valor de exportación, más puestos de trabajo. Esperamos seguir logrando las condiciones para que la producción local pueda ampliarse en los próximos años”.

Dejar un comentario