Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Niños, mayores y familias enteras van en busca de un abrigo y un plato de comida a Gruta de Lourdes

Se incrementó notablemente la cantidad de gente que concurre a la Gruta de Lourdes para pedir un abrigo y un plato de comida.

Es  importante el número de personas entre niños, mayores, y familias enteras que acuden a la parroquia en busca de ayuda. Desde la comunidad parroquial aseguraron que el comedor depende de la provincia y de la nación, y la parroquia lo hace con recursos propios con las donaciones de la gente. También el centro de adicciones lo hace con recursos de la comunidad, lo que la gente va aportando es lo que se va brindando.

Según lo expresado ante cronistas de EL SOL por el Padre Daniel Petelín, a cargo de la Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, “nosotros hemos visto en Gruta de Lourdes, en estos últimos tiempos, que ha aumentado notablemente el número de personas que vienen solicitando alimentos o comida, además de ropas abrigos frazadas que eso es propio de la época que estamos viviendo y de los fríos que estamos soportando en estos tiempos, pero sobre todo es la cuestión de alimentos lo que más vemos como necesidad de las personas”, aseguró el sacerdote.

“Gracias a Dios el comedor está funcionando, lo mismo que todos los servicios de la parroquia, tanto de guardería como hogar diurno como el hogar de niñas, la escuela, el comedor de la escuela, el centro de rehabilitación de adicciones, aquí que se está acompañando. Se está brindando este servicio pero además se ha aumentado a los días viernes por la noche; también se sirve la comida aquí en la parroquia y en la medida de lo posible vamos dando alimentos a las personas que vienen solicitando pero el número ha aumentado en forma considerable. La verdad es que nos sabría dar un porcentaje estimativo del incremento pero en los últimos dos o tres meses se ha aumentado notablemente el número de personas que buscan un plato de comida”, reconoció Petelín.

Sobre los recursos que tiene para afrontar las necesidades de la gente, el presbítero dijo: “el comedor puede aumentar un poquito pero no puede aumentar mucho porque no hay posibilidades y en la parroquia seguimos brindando alimentos en la medida que sigamos teniendo las donaciones de la comunidad porque es el único modo de poder dar un plato de comida a la gente. Gracias a Dios hay muchas personas que voluntariamente acercan alimentos no perecederos que es lo que más la gente está necesitando, pero ciertamente no podemos cubrir todas las necesidades, solo ayudamos en algo”.

Por último, el sacerdote detalló que “el comedor depende de la provincia y de la nación, y la parroquia lo hace con recursos propios con las donaciones de la gente, también el centro de adicciones lo hace con recursos de la comunidad, lo que la comunidad va aportando es lo que vamos brindando”.

Hoy más que nunca agradecemos a quienes colaboran y solicitamos también a quienes puedan seguir brindando tanto en esta parroquia como en los otros lugares donde brindan su servicio, en otras parroquias y en otras comunidades, grupos evangélicos que también están ayudando mucho, y distintos comedores comunitarios que están ayudando desde sus posibilidades en este tiempo que hay mayores necesidades, a quienes puedan colaborar, le agradecemos mucho”, concluyó.

Deja un Comentario