Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Doblete de Sendros: Luciano esperó un “mundial” para sonreir

Justamente estamos en pleno Mundial de Rusia. Y el Mundial de Fútbol se juega cada cuatro años. Cada selección, a la que le vaya bien o mal en un torneo, deberá esperar otros cuatro años para tener otra vez la oportunidad de vivirlo, disfrutarlo y si todo va bien, ganarlo.

Es una sensación diferente, muy linda, llegar al día en que el Mundial empieza de nuevo, tras cuatro años de espera. Y quizá la misma sensación que invadió el cuerpo del concordiense Luciano Sendros, quien en el TC 850 ganó luego de cuatro años sin triunfos, de sinsabores, pero de intenso trabajo tratando de encontrar el auto, de encontrar el rumbo. Y como si fuera un merecido premio (seguro que lo es) a tanto esfuerzo, no fue una victoria sino dos en un mismo fin de semana y a ello hay que agregarle que fue en casa, en Concordia.

Entonces, Luciano construyó un fin de semana perfecto luego de cuatro años de espera, y ahora quizá piense que valió la pena esperar, si el premio era ganar en su casa, ante su gente y además quedar en la punta del campeonato por buena diferencia sobre Román Fontana. Entonces, más “jugo” no le pudo sacar al fin de semana, a un auto que fue sencillamente perfecto, aunque el sábado lo tuvo con el “corazón en la mano” dado que llegó casi con el envión, por culpa de un balancín, como él mismo lo detalló después. Y ayer corrió con el oído atento y seguramente en la última vuelta habrá escuchado “mil ruidos” en su auto, pero “yo fui a fondo, no podía hacer otra cosa”, diría después de la carrera que lo tuvo otra vez victorioso, y en este caso por más de 5 segundos sobre Santiago Colomar y un poco más sobre Ramiro Albisu, el tercero.

El box de Luciano explotó a un más que cuando lo hizo el sábado con su primera victoria, porque cada triunfo es trabajado al máximo, cuesta mucho esfuerzo, desde lo humano y lo económico. En lo humano siempre estuvo bien cubierto porque cuenta con un equipo realmente muy unido. En lo económico, seguro que cuesta porque hay gastos importantes por carrera.

Tiene su Peña de seguidores, pero los esfuerzos económicos van a la par del esfuerzo en general que se pone para poder estar, para perseverar y no darse por vencidos, tras cuatro años de sequía, nada menos. Esto pudo haberle valido a Luciano decir “largo todo y me quedo en casa a disfrutar de mi familia”. Porque Luciano también trabaja justamente en la Rectificadora que es el emprendimiento familiar y a pesar de que uno imagina que es un jefe, trabaja como cualquiera y más con el tema de los horarios. Entonces, el auto es para los ratos libres. Y al no ser profesional todo se agranda, los gastos, el esfuerzo, el trabajo en el vehículo, todo. Entonces, aquí ya encontramos algo más que agranda y hace más merecida la victoria, las victorias del fin de semana.

“Tuve un misil. Y si me preguntás por la última vuelta, te digo que había una vibración, pero no pasó nada, igual seguí a fondo porque otra cosa no podía hacer. Llegar a la punta del campeonato y hacer algo de diferencia en la misma con esta carrera, es realmente muy bueno. Pero faltan cinco fechas y van a ser mortales. Agradezco a mi familia, a los integrantes del equipo, a los chicos del taller, a la gente de la Peña, a todos por esta alegría, por este doblete que pudimos meter y que nos da un empuje tremendo”, dijo Luciano a los medios ayer en el parque cerrado. Una sonrisa que no había podido exhibir en un autódromo tras cuatro años. Como si este fuera “su” Mundial. El que ahora buscará ganar.

Dejar un comentario