Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Rusia y Arabia tienen la llave apertura

Aquí terminan casi cuatro años de espera. Exactamente 1.432 días después de que Mario Goetze marcara el gol que bordó la cuarta estrella en la camiseta de Alemania, Rusia y Arabia Saudí saltarán al terreno de juego para inaugurar otro capítulo de la historia de la Copa Mundial de la FIFA.

Ninguno de los dos rivales llega a este encuentro en un buen momento de forma. Rusia no ha conocido la victoria en los siete últimos partidos no oficiales que ha disputadodesde que se impuso a la República de Corea en octubre. Por su parte, los saudíes han perdido tres amistosos seguidos, aunque, en su descargo, se han visto las caras con tres rivales de peso: Italia, Perú y Alemania, la defensora del título.

Ambos confiarán en llevarse una victoria del Luzhniki para poner fin a la racha estéril que llevan registrada en las fases finales mundialistas: Rusia no ha ganado ni un solo partido en un Mundial desde 2002, y el último triunfo de Arabia Saudí en una fase final se produjo en Estados Unidos 1994.

Pese a las malas críticas recibidas por su desempeño en los últimos amistosos, los anfitriones confían en demostrar su valía contra Arabia Saudí en el partido inaugural. Rusia ha pasado toda una semana trabajando recluida en su campamento base de Novogorsk, apartada del ruido y del bullicio que acompañan todas las actividades del Mundial en Moscú. Parece que ha recargado bien las pilas y que llega totalmente preparada para lograr su objetivo.

La selección saudí luchará por conseguir un buen resultado y ofrecer al mundo una buena imagen del desarrollo futbolístico de la nación. En parte por la importancia de la ocasión, todo apunta a que los saudíes se mostrarán cautos en un principio. Transcurridos los primeros diez minutos, Juan Antonio Pizzi se habrá hecho una buena idea de cuáles son realmente los puntos fuertes de Rusia y, consecuentemente, modificará su planteamiento.

 ¿Sabías que…?

Ninguna selección anfitriona ha caído derrotada en los partidos inaugurales del Mundial, que han arrojado un registro de seis victorias y tres empates para los conjuntos locales. Rusia, además, ha estado ya en el lugar de los saudíes, pues se enfrentó (bajo la bandera de la Unión Soviética) al equipo anfitrión en el primer encuentro de México 1970, saldado con empate 0-0.

Alineaciones probables:

Rusia: Igor Akinfeev; Mario Fernandes, Fedor Kudryashov, Sergey Ignashevich, Yuri Zhirkov; Roman Zobnin, Daler Kuzyaev, Alan Dzagoev, Aleksandr Samedov, Aleksandr Golovin; Fedor Smolov.

Arabia Saudí: Abdullah Al-Mayouf; Usamah Husawi, Omar Hosawi, Yasser Al-Shahrani, Mohammed Al-Barik; Abdullah Otif, Salman Al-Faraj, Yahya Al-Shihri, Taisir Al-Jassim, Salem Al Dosari; Fahad Al-Molad.

Árbitro: Néstor Pitana (Argentina).

Hora: 12.00 de Argentina.

 ASI LLEGA RUSIA

La selección rusa, o mejor dicho la anfitriona de este Mundial 2018, clasificada de oficio, no ha disputado partidos oficiales. Esto no le ha permitido testar su nivel competitivo. Rusia demostró su nivel en la Copa Confederaciones de junio. El combinado ruso no pasó de la primera fase tras perder con México y Portugal. Sólo ganó a Nueva Zelanda. Desde entonces, disputó cuatro amistosos, en los que ha cosechado una victoria (ante Corea del Sur), dos empates (ante España e Irán) y una derrota (contra Argentina).

 La Estrella: Dzagoev

Dzagoev tendrá que liderar a Rusia. El jugador del CSKA Moscú, que debutó con su selección en 2008, ostenta un récord histórico. Fue el jugador de campo ruso más joven en vestir la camiseta de Rusia con 18 años y 116 días. El capitán Akinfeev, meta del CSKA, rompió una racha negativa en Europa. Sumaba 11 años y 43 partidos seguidos encajando gol desde el 1 de noviembre de 2016. Frente al Benfica, el pasado 22 de noviembre, la racha llegó a su fin. Kokorin, delantero del Zenit, es otro jugador clave del equipo. El punta es el máximo goleador en activo de Rusia con 12 tantos.

 Seleccionador: Stanislav Cherchesov

Rusia ha sufrido un constante cambio de técnicos. Después de los foráneos Hiddink (2006-10), Advocaat (2010-12) y Capello (2012-15), el timón pasó a Slutski (2015-16). Desde agosto 2016, Stanislav Cherchesov cogió las riendas de la selección rusa. Ha tenido la oportunidad de dirigir a sus jugadores durante la Copa Confederaciones, en la que fracasó. Luego jugó cuatro amistosos, pero ha tenido muy poco tiempo para implementar sus ideas. Además, no tiene mucha experiencia a nivel internacional.

 El objetivo: Con los octavos en la cabeza

Rusia deberá luchar y mucho para meterse en octavos. No tiene mucha materia prima, pero podrá intentar dar la sorpresa ya que juega delante de su afición y eso siempre ayuda. No llega a octavos desde México ’86. En el Mundial de Brasil cayeron en primera ronda. No se clasificó para los Mundiales de Alemania ni Sudáfrica.

 Y ASI LLEGA ARABIA

El camino de Arabia Saudí hacia el Mundial no ha sido precisamente de rosas. Los Hijos del Desierto lograron el billete a Rusia en la última jornada de la liguilla con Bert Van Marwijk al mando. Era el 5 de septiembre de 2017. Días después dimitió el holandés y, desde entonces, hasta tres entrenadores han pasado por una selección que ahora dirige Juan Antonio Pizzi.

La renuncia de Van Marwijk tras conseguir la clasificación mundialista lo trastocó todo. El holandés llevaba dos años en el cargoy debía ser quien dirigiese al equipo en Rusia, pero discrepancias con la Federación le llevaron a dejar el puesto. Su relevo fue el ex seleccionador argentino Edgardo Bauza, pero fue destituido apenas dos meses después, agravando aún más la inestabilidadde la selección saudí.

El 22 de noviembre, a menos de siete meses del Mundial, Arabia Saudí estaba sin seleccionador. El cargo lo ocupó de forma provisional Krunoslav Jurcic, que acababa de ser contratado como ojeador. El croata dirigió al equipo durante un mes, incluida la Copa del Golfo, pese a que Pizzi ya había sido nombrado entonces nuevo seleccionador. A partir de enero, el técnico argentino ya sí asumió plenos poderes al frente de la selección.

El debut de Pizzi como seleccionador saudí no se produjo hasta casi dos meses después, el 26 de febrero, pero desde entonces Los Hijos del Desierto han tenido un buen número de partidos para rodarse. Hasta nueve encuentros ha disputado Arabia Saudí en los cuatro meses previos al Mundial, con mejores sensaciones que resultados.

La selección de Pizzi ha ganado sólo tres de los nueve partidos, pero en los últimos días ha dado la cara ante rivales del calibre de Alemania, ante la que perdió 2-1, e Italia, que se impuso a los saudíes por idéntico resultado. Antes, Los Hijos del Desierto habían conseguido importantes victorias ante Grecia (2-0) y Argelia (2-0), dos selecciones de buen nivel.

Contar con cuatro seleccionadores en nueve meses no parece la mejor manera de preparar un Mundial, pero la montaña rusa en la que ha vivido Arabia Saudíparece que ha tenido un final feliz. “El equipo está evolucionando rápidamente, estamos satisfechos e ilusionados con nuestras posibilidades en el Mundial”, comentaba Pizzi hace unas semanas. Pese a haber sufrido tantos cambios,Los Hijos del Desierto llegan en buen momento, los jugadores están contentos con su técnico y él con ellos.

Dejar un comentario