Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

MÁS DEL DOBLE: Hay 271 internos en la cárcel de Concordia

La sobrepoblación superó en mas del 100% la capacidad operativa. Problemas de hacinamiento, falta de trabajo, poco lugar de recreación y escasas o nulas posibilidades de lograr alguna posibilidad de reinsertarse en la sociedad, son algunos de los desafíos que hoy se enfrentan.

La Unidad Penal 3, más conocida en la jerga popular como “la cuadrada”, ubicada en Alem 424, que  ocupa una manzana en una zona que fue prevista en 1870 como “alejada” del casco céntrico de la ciudad pero un siglo y medio después  la encuentra a menos de 10 cuadras de la calle principal superó ampliamente su capacidad operativa.

Pensada en su época  para un máximo de un centenar de presos, tiene hoy 271, por lo que dentro de poco, con el afianzamiento de la ley de narcomenudeo, pasará los 300 internos. Esto implicará  en un futuro cercano problemas de hacinamiento, falta de trabajo, poco lugar de recreación y escasas o nulas posibilidades de lograr alguna posibilidad de reinsertarse en la sociedad cuando corresponda volver a ella.

La cruda realidad es que la cárcel se ha convertido en una escuela para el delito, un tétrico lugar que como el edificio de mitad del Siglo XIX poco o nada avanzó con el paso de los tiempos y la dinámica que se impone es la de no hacer nada.

 PABELLONES PARA 60 INTERNOS 

El hacinamiento en pabellones donde conviven en condiciones deplorables hasta 60 personas amontonadas cada uno con sus problemas particulares y con la carga emocional de estar sometido a un proceso penal –hay  gran mayoría de procesados con prisión preventiva- y el resto esperando el cumplimiento de su condena en abierta violación de principios constitucionales y de Pactos Internacionales de Derechos Humanos y que luego, se mezclan durante el día al resto de los internos en los patios, en un marea humana de centenares de personas angustiadas que no pueden encontrar una salida no ya al exterior sino a actividades que les permita morigerar el encierro,  es un dato de una situación que no sucede en Macondo sino aquí en Concordia.

 “ALGO HABRAN HECHO” 

La  población penal  y el estado en el que se encuentran las personas allí alojadas no gozan de interés social, por el contrario, el dicho de que “algo habrán hecho” es común en los ciudadanos que no tienen a ningún familiar “internado” –un eufemismo para determinar a los detenidos- que en realidad son presos y así se los conoce.

 QUE VAYAN “EN CANA” 

En la inseguridad en que vivimos, es lógico que la gente pida más “mano dura” y que quienes delinquen vayan “en cana” lo más pronto posible y sean condenados, llevados a la cárcel para quedar en ella por el máximo tiempo posible.

 DEPÓSITO DE PRESOS Y ESCUELA DEL DELITO 

Hay pocos que creen que un preso, en las condiciones en que se vive tanto en la UP3 como en la mayor parte de las cárceles entrerrianas, salga “resociabilizado” y no que –como en verdad ocurre- habiendo convivido en ese ambiente de crueldad, aprendiendo las malas artes de los peores delitos, mascando la impotencia y esperando el momento para salir a aplicar las malandanzas que han aprendido pasen a retroalimentar las cada vez más altas tasas de los delitos cometidos en la ciudad y sus alrededores.

Imagen: El portón de ingreso de la UP3, que depende del SPER del Gobierno de… adentro 271 internos conviven en un ambiente tétrico de inusitada crueldad y en violación de derechos constitucionales.

Dejar un comentario