Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Automovilismo: Una semana llena de pasión

Se viene una semana muy especial, como cada previa del Turismo Carretera que llega por quinta vez consecutiva a Concordia.

A partir de mañana lunes vamos a vivir una semana especial. Aunque, hay que decirlo, felizmente nos estamos acostumbrando a ello porque el Turismo Carretera llega a Concordia por quinto año consecutivo. En aquel 2014 vino para una cita aún mucho más especial, que fue inaugurar el “nuevo” Autódromo de Concordia, ensanchado y agrandado justamente a pedido de las autoridades de la ACTC para venir a “cortar la cinta” con su carrera.

Fue una fiesta que vivió la ciudad, como si se tratara de una fecha magna aunque sabemos que va a quedar en la historia aquel 30 de marzo de 2014, con la victoria bajo lluvia de Mariano Werner, piloto de Paraná y con un Ford. Pero no solo eso quedará en la historia, sino cada renglón escrito para con el circuito que esperaba con ansiedad el hecho de poder ser alargado, ensanchado y repavimentado, en una obra que no salía “dos mangos”. Por ello, en aquel entonces el Gobernador Sergio Urribarri fue al circuito, se reunió con las autoridades y prometió hacer la obra.

Todos encantados, felices, porque todo estaba a la vuelta de la esquina. Situación económica mediante, todo comenzó a dilatarse y la desazón y la duda comenzó a invadir los cuerpos de los dirigentes. Pero en un casi último intento en aquel 2013, Urribarri arremetió con todo y dio la señal definitiva para que las obras comiencen. Fue una explosión casi de júbilo, y las máquinas de la empresa Pitón comenzaron a trabajar, primero haciendo la Avenida Monseñor Rosch pero instalando el obrador justamente dentro del autódromo, por lo que se fue ganando tiempo con las máquinas en el lugar.

Hubo a posteriori algunas dudas más, hecho que paró la obra un instante, pero luego todo se aceleró, vino la gente de la ACTC, se apuró el final de la obra, se la terminó con lo justo, según la fecha pactada (30 de marzo), pero la ACTC aprobó todo. Previamente, Urribarri pactó la disputa de la Copa Entre Ríos, porque Concepción del Uruguay también veía la luz con su nuevo autódromo y entonces con Paraná componían la trilogía de dicha copa.

“La verdad que es una satisfacción que la ACTC haya confiado no sólo en el gobernador sino en los entrerrianos porque en esto hay que tener confianza también en la plaza. Nos han dado tres carreras, en Paraná, Concordia y Concepción del Uruguay, y estamos trabajando muy fuerte no sólo para estas competencias sino también para que el año que viene tengamos las tres primeras fechas del calendario en nuestra provincia”, manifestó Urribarri, en aquel momento, y remarcó el desafío que significa encarar esta organización.

“Realmente las obras realizadas para correr en esas tres ciudades son imponentes y magníficas por eso esta provincia merece tener una culminación de una copa en lo mejor del Turismo Carretera. Pero nosotros también estamos agradecidos de que este gobernador tenga en cuenta al TC ya que nos apoya siempre”, resaltó aquella vez Mazzacane.

Al autódromo de Concordia se agregaron 1500 metros al recorrido original, logrando una longitud total de 4800 metros y 16 metros de ancho. También se mejoró la técnica, la sala de periodistas, el podio, la torre de control y el playón de boxes (de100 por 400 metros). Además, se encararon soluciones hidráulicas y el perímetro completo del circuito con muros de seguridad internos.

Dos años antes, la gente del Tango Rally Team, que albergaba por entonces a Nadia Cutro en sus filas, hizo un Car Show en Concordia y “Caíto” Risatti vino con un auto de Turismo Carretera. El mismo giró varias veces en el autódromo, aun sin ninguna remodelación, claro, y los que fueron a verla, sobre todo dirigentes y ex pilotos, dejaron caer varias lágrimas de emoción y comenzaron a soñar con la posibilidad de tener a todos los autos del TC y no uno solo.

Fue la primera vez en la historia que un auto de la categoría pisaba el autódromo y nos dejaba escuchar ese especial rugido del motor. Hubo una emoción tremenda, muy contagiosa, pero nadie avizoraba que tan rápido, dos años después todo iba a ser una realidad casi increíble. Recordamos también, aquella vez, una multitud en la costanera porque también giraron los autos del Rally, incluso llevando a gente del público de acompañantes viviendo una experiencia inolvidable con Marcos Ligato y la propia Nadia Cutro al volante, por ejemplo.

Desde aquel momento histórico de la primera vez, todo ha sido una constante en el Concordia. Siempre se han repetido rituales que hacen a lo que es el Turismo Carretera. Equipos que se adelantan a llegar, haciéndolo unos 10 a 12 días antes de la prueba, instalándose en el inmenso playón del autódromo. Por otro lado, la larguísima fila de autos, camionetas, casas rodantes, camiones, en la Monseñor Rosch, desde muchísimos días antes, esperando a que el jueves abran las puertas del circuito para entrar y ganar un muy buen lugar para ver la carrera.

En la Avenida acampan, obviamente que no se mueven de allí, por lo que viven todos estos días previos ya palpitando lo que será el fin de semana que siempre esperan. Y no son todos de Concordia, porque se suma gente de todo el país que va viniendo, va acercándose para también cumplir con ese ritual de esperar al costado de la ruta y respetando cada uno su lugar de llegada.

En cuanto a los equipos y pilotos, ha casi desaparecido el hecho de “inundar” la ciudad como en otros momentos. Ahora se monta una verdadera “ciudad rodante” en el autódromo, donde los pilotos se quedan a dormir allí en su mayoría con todas las comodidades, y también arman su lugar en el mundo los integrantes de cada uno de los equipos. Entonces montan todo allí, todo está allí. Esto hace que la gente del Auto Club, que encabeza Oscar Cutro, se dedique poco menos que a mirar, porque ni siquiera la cantina del querido Toto puede funcionar, porque la categoría viene con Restaurant, Café, Kioscos varios y por supuesto toda la venta de merchandising de la categoría.

La gente del autódromo entrega la llave miércoles o jueves, y la ACTC se “apodera” del autódromo. Pero igual, hay que decir que la ciudad cobra muchísima vida igual, porque vienen familias enteras que ocupan los hoteles y todo lugar de alojamiento que tiene la ciudad, haciendo que cada día sea realmente especial en Concordia, donde se hace ineludible no hablar del TC en todos los días, y más cuando la fecha se acerca.

Así se vive el Turismo Carretera en Concordia, aunque se podría escribir lo mismo de cada ciudad porque la categoría despierta toda esa pasión en todo el país. Algunas son citas históricas, porque reciben a la categoría desde hace muchísimos años, otras son más nuevas, como la nuestra, pero no cambia nada la esencia, lo que significa el TC. Concordia lo empezó a vivir desde el 2014 y es tanta la pasión que le pone, que parece que el Turismo Carretera viene desde hace años, que ya es poco menos que “nuestro”. Pero sin duda que algo de eso hay porque es la quinta visita consecutiva. Por suerte, y gracias a Dios, no es poca cosa seguir teniendo esta visita tan importante.

Dejar un comentario