Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

CAPUTO SUBIÓ AMIGOS A LOS BOTES: La maniobra del Gobierno para descomprimir la demanda de dólares

El ministro de Finanzas colocó 73.250 millones de pesos por medio de una ampliación de bonos del Tesoro a cinco y ocho años, pero debió reconocer una tasa de retorno promedio anual del 20 por ciento. El Central logró renovar todas las Lebac y el dólar cerró a 24,63 pesos.

De la mano de fondos amigos, el Ministerio de Finanzas logró colocar 73.250 millones de pesos a través de una ampliación de bonos del Tesoro, denominados Botes, a cinco y ochos año de plazo. El titular de esa cartera, Luis Caputo, celebró el resultado como un “voto de confianza” a la política económica. Sin embargo, para poder captar esos fondos debió reconocer una tasa de retorno promedio de 20 por ciento anual que, combinada con letras del Banco Central a un mes rindiendo un 40 por ciento, le permitió comprar treinta días de tregua hasta el próximo vencimiento de Lebac.

Caputo, en conferencia de prensa junto a su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que no hubo colocación (compulsiva) a organismos públicos, pero fuentes del mercado aseguraron que la mayor parte del monto colocado fue aportado por los fondos Templeton Investments y BlackRock, que además colaboraron liquidando divisas para colocarse en estos títulos. La aspiradora de Caputo logró secar lo suficiente la plaza para quitarle algo de presión a la corrida cambiaria, la cual el ministro calificó de “pequeña turbulencia” aunque haya costado 10.000 millones de dólares en reservas internacionales.

En la previa a la licitación de letras del Central, por unos 617.000 millones de pesos, más de la mitad del total emitido (1,2 billones), la autoridad monetaria y la cartera de Finanzas prepararon la arena para la pelea. El Central realizó una serie de cambios normativos tendientes a generar un exceso de liquidez ociosa en los bancos –a través de la baja en los encajes—y limitarles el acceso a la compra de dólares con topes a las tenencias de moneda extranjera. Finanzas hizo su aporte al anunciar horas antes del mediodía que se abría una ventana entre las 13 y las 17 para ampliar la licitación de bonos del Tesoro a tasa fija en pesos. El objetivo fue ofrecer un salvavidas, o un Bote, para quienes no quieran renovar sus Lebacs.

La oferta era tentadora, ya que un inversor podía deshacerse de las Lebac que son a corto plazo para asegurarse una renta elevada con vencimiento a cinco u ocho años. Sin embargo, el contexto no fue el óptimo para evaluar estas oportunidades de negocios. El escenario de alta volatilidad externa tampoco colaboró en correr la atención de la crisis local. Es por eso que hubo que contactar a bancos amigos. Según informó Caputo, se adjudicaron 36.872 millones de pesos a cinco años (BOTE 2023) con una tasa efectiva de 21 por ciento anual y 36.378 millones a ocho años (BOTE 2026) al 19,9 por ciento anual. Previo a la licitación, estos papeles rendían entre 16 y 17 por ciento. La suba en el rendimiento denota el fuerte recorte de precio que se aplicó durante la licitación.

Dejar un comentario