Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Hoy 11 de marzo de 2018: Pregunto

A los señores Fiscales y Jefes de Policía, ¿dónde estudiaron y se recibieron?, jurando lealtad y respeto a la Ley, estaban creyendo que era un juego más, me hubieran invitado a participar así podía hoy entender las injusticias que cometen en nombre de la Ley.

Corría la tarde del 11 de febrero de 2018, serían las 15.00 horas cuando un hijo mío, Carlos Andrés Rougier concurre al llamado de una señora que era vecina de la hija de 16 años con una beba a cuestas y un sinnúmero de problemas por haberse enredado con una lacra social, drogadicto y malviviente Emiliano Taborda; la tenía en su poder y la manejaba como quería, fue así que mi hijo fue a tratar de rescatarla del malviviente; sólo pudo tener la nieta porque cuando estaba esperando que dicho personaje libere a la muchacha, él se le acercó y le arrojó una piedra que impactó en la sien derecha, sólo atinaron a concurrir a la Comisaría 4ta y hacer una denuncia, desde allá se trasladó al Hospital donde ingresó con un estado muy complicado, quedó en observación y a la noche lo pasaron a terapia intensiva y sin ningún aliciente de que se recuperaría.

Él era un contratista, albañil humilde y vivían de eso, trabajando hasta altas horas de la noche para pagar deudas y deudas; pasaron los días, estaba en la cama 13 y 13 fueron los días de agonía que vivimos junto a los familiares, en ningún momento recuperó los sentidos… y el agresor seguía suelto en plena libertad.

Falleció un 24 de febrero a la nochecita sin poder abrir sus ojos para despedirse por última vez de nosotros.

Por eso hoy faltan horas para cumplirse un mes y el asesino sigue libre, ¿por qué? no sé, nosotros sólo tenemos un cajón con un poco de tierra encima y sin un consuelo de saber preso a tal engendro de la sociedad.

Dejó un pequeño de diez años que sueña con verlo llegar. Yo soy la madre y lo veo en cada albañil y no puedo explicarme por qué hay fiscales y jueces tan corruptos que dejan en libertad a semejante ejemplar, qué podemos esperar, «Hecha la Ley, hecha la trampa». Cuando van a condenar a esa persona (si se la puede llamar así): Gracias y mil perdones por hacerlos perder tiempo leyendo un pedacito de historia real.

Mamá de Carlos Andrés Rougier

Dejar un comentario