Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

“Me pegaba todos los días y me amenazó con matar a nuestra hija”

La muerte de Andrés Rougier, de la cual está sospechado su yerno, quien le habría arrojado una piedra en la sien, deja un entramado de violencia y amenazas por parte Emiliano Taborda, de 19 años, hoy detenido. El joven, quien habría infligido golpes y castigos a su joven pareja de 16 años, habría amenazado con matar a la hija de ambos, de 8 meses de edad.

Clara Ruiz Díaz es la esposa de Rougier, junto a su hija reponen fuerzas para denunciar los padecimientos que habría sufrido la adolescente hasta el día del fatal desenlace. “Él tiene que pagar, es un crimen, él lo mató y esto no puede quedar así”, dijo Clara.

Relató que todo ocurrió el sábado 11 de febrero, cuando recibieron una llamada de una vecina de su hija que los alertaba de lo que estaría sucediendo en la casa que compartía la joven con Taborda.

“Me dijo que le estaba pegando. Ella tiene 16 años y hace tres años que están juntos, tienen un bebé y él la había golpeado; cuando llegamos con mi esposo la encontramos con toda la ropa tirada en la calle, la policía del Menor tenía a la bebé porque él la había tomado de rehén, él nos gritaba muchas cosas y nos insultaba, mi esposo le reclamó por qué le había pegado a nuestra hija y Taborda agarró una piedra y le pegó en la sien del lado derecho. El golpe se le empezó a hinchar y fuimos a la Comisaría Cuarta a realizar la denuncia; pero, él no aguantó más, no alcanzamos a llegar a nuestra casa y manejó hasta al hospital, donde entró en coma”, precisó.

Tras una larga agonía de 14 días, en la UTI del hospital Delicia Concepción Masvernat, Andrés Rougier, perdió la vida.

“Cuando te encuentre en la calle te voy a matar a vos y a la nena”, dice la hija de Rougier que le dijo Taborda. La joven toma la charla esperando que su madre pueda recuperarse, dice que era víctima de violencia de género desde hacía tres años y que nunca se animó a contarle a sus padres y a denunciarlo, “ni siquiera me dejaba venir a la casa de mis viejos, se enojaba y me empezaba a golpear, me ponía horarios para venir y cuando quería dejarlo me amenazaba diciendo: cuando te encuentre en la calle te voy a matar a vos y a la nena”.

Agregó que la violencia era permanente y que muchas veces sintió temor por su vida, “no sabía qué hacer, vivía encerrada por los golpes que me daba, me daba vergüenza de que vieran golpeada y lastimada; pero, ese día no aguante más le pedí ayuda a la vecina y ella llamó a la policía y a mis padres”.

 “ME PEGABA ESTANDO EMBARAZADA” 

La adolescente manifestó que padeció penurias económicas ya que Taborda no trabaja y consumiría drogas. “Lo conocí en el barrio, se vivía drogando, tuvo un tiempo que no consumía pero empezó a salir y me pegaba cuando estaba embarazada, yo nunca le conté nada a mis padres”, agregó.

Luego, la madre retomó la charla y le enrostró que “debías habernos contado desde el principio”; reflexionó un instante y dijo: “por miedo ella se callaba”.

Finalmente, expresó que “lo que pedimos es justicia, un tipo así no puede estar suelto, mi esposo era un buen hombre, era albañil y contratista, él murió por defender a su hija y a su nieta, yo no sé nada de la causa y espero que el juez la caratule como homicidio porque esto fue un asesinato”.

Deja un Comentario