Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Los tres italianos desaparecidos en México están en manos de un grupo criminal

El fiscal de Jalisco confirmó que fueron entregados a un cartel local y que hay cuatro policías detenidos por su desaparición.

Los tres italianos que se encuentran desaparecidos desde hace 25 días estarían en manos de un grupo del crimen organizado, señaló Fiscal del Estado de Jalisco, Raúl Sánchez, en la jornada de ayer.

Según la investigación habrían sido entregados por elementos de la policía local de Tecalitlán.

En consecuencia, el fiscal anunció la detención de cuatro uniformados por el delito de desaparición forzada. Se trata de tres hombres y una mujer- Emilio “N”, Salomón “N”, Fernando “N” y Lidia “N”- quienes podrían alcanza una pena de 40 a 60 años de prisión, señaló. Por su parte, el jefe de policía de Tecalitlán está desaparecido.

Sobre si están o no con vida, Sánchez señaló que lo desconoce pero que trabaja en su búsqueda. Sobre el cartel que tendría en su poder a los italianos tampoco pudo confirmar si se trata del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que controla la región.

Antonio Russo, Raffaele Russo y Vincenzo Cimmino, todos originarios de Nápoles, Italia, fueron vistos por última vez el 31 de enero pasado en el municipio de Tecalitlán, colindante con el estado de Michoacán, en el noroeste del país.

Los tres italianos ingresaron al país para realizar actividades comerciales y no turísticas. “Uno de ellos había sido detenido en otro estado”, confirmó el fiscal. Los tres napolitanos, vendedores de generadores eléctricos y comerciantes de productos chinos, viajaron a este pequeño municipio del Estado en el occidente mexicano, en el que consta la presencia del crimen organizado.

En la tarde del 31 de enero, según información de la familia, Raffaele, de 60 años, fue el primero en desaparecer. Dos horas después, los otros dos intentaron rastrear a su familiar con la última ubicación del GPS del auto que había rentado Raffaele para manejar por la zona. Al llegar al lugar, Antonio, de 25 años, y Vincenzo, de 29 años, fueron rodeados por policías locales, según lo que ha contado la familia, y les ordenaron seguirlos a la comisaría.

Antonio le envió un mensaje para informarlo de la situación: “Estábamos poniendo gasolina y unos policías nos detuvieron. Dos motos y una patrulla. Nos detuvieron y nos dijeron ‘síganos'”.

“Ahora estamos siguiendo a la policía, a uno que dijo ‘vengan con nosotros'”, le dijo a su hermano en otro mensaje.

El fiscal no explicó el móvil que tuvieron los policías para entregar a los ciudadanos italianos y evitó dar mayores datos del caso argumentando que eso se ventilará en las audiencias de control que se llevará a cabo en Ciudad Guzmán, Jalisco.

El caso está siendo muy seguido en Italia donde se han organizado marchas de protesta para exigir su regreso con vida.

Los familiares de los tres italianos niegan que estén involucrados con el crimen organizado. “¿Nosotros, narcotraficantes? Es una mentira”, afirmó Daniele Russo a La Reppublica. “Si mi padre (Raffaele) fuera narcotraficante sería más fuerte que Pablo Escobar”. La familia asegura que los italianos se encontraban en México haciendo negocios relacionados con la venta de generadores de electricidad.

Dejar un comentario