Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

La raza que reúne varias vertientes para hacer el mejor caballo

Si algo caracteriza a la Asociación de Caballos de Polo es la coherencia.

Pasaron varias gestiones desde la fundación en 1984 y la premisa del artículo 2 inciso H del estatuto que escribió Alberto Pedro Heguy, el fundador, tiene más vigencia que nunca, 33 años después: dice que vamos a promover la inseminación artificial, el transplante embrionario y cualquier otra técnica de reproducción que nos lleve a tener el mejor caballo de polo.

La versión de Heguy, amplia, sin horizontes, hoy alcanza a los clones, casi ciencia ficción en los tiempos fundacionales.

Dice Heguy…”el apartado decía fomentar” no solo “permitir”, eso facilitó la clonación ahora.

En cualquier lugar del mundo se enorgullecían de tener un caballo de polo Argentino, pero no se sabía de pedigrees, no había una marca registrada.

Hacía reuniones, asambleas, con los jugadores, con los criadores viejos.

Hice un Estatuto copiando a Asociaciones como la de Aberdeen Angus e hice un reglamento, puse cosas personales, como los métodos de reproducción vedados en otras razas.

Había que recopilar todo lo que se había hecho en Argentina, los cruzamientos y armar una Asociación de acuerdo con la aptitud.

No importa el fenotipo, si mide 1,60 o 1,40, lo que importa es que desarrolle la mejor aptitud para este deporte.

Hay que pensar en el polo de 1984, con menos cambios de caballos durante el partido, con jugadores que empezaban a exportar su clase.

Se apuntó a una apertura a todas las razas, a que la selección se hiciera por aptitud, no por pelo ni por color.

Se puso un promedio de alzada de 1,56, un peso entre 400 y 500 k.

Se midieron todos los caballos de la final del abierto de 1972 y salió ese mismo promedio.

Veinte años después, otra comisión midió y dio 1,58.

El 17 veces ganador del Argentino Abierto, confirma los orígenes de esta raza, con aquella base que anda por los hipódromos ‘los padrillos sangre pura de carrera (SPC) se cruzaron con las yeguas criollas por 100 años, luego se fue agregando en cuarto de milla.

Los puros absorvieron al criollo y hoy el Polo Argentino, es un puro de carrera seleccionado por aptitud.

Se estudiaron las líneas del SPC que servían y se clasificaron en 4 categorías.

Todo con libertad, la selección se hace natural entre el que cría bien y el que cría mal.

La Asociación mejoró el proceso selectivo, nadie pensaba en genética.

El caballo de polo se cría desde 1880, cuando los ingleses arman las estancias en el centro de Santa Fe, trayendo caballos de afuera, de allí nacieron las distintas crías  de la Argentina.

Nuestra base es el SPC, pero no necesitamos solo que corra, sino que además tenga sensibilidad, boca, fuerza, resistencia…

La Rural le abrió las puertas, estaba la alternativa entre el Stud Book y los Registros Genealógicos de la Sociedad Rural.

El SBA era muy exigente y se optó por la Sociedad Rural Argentina.

‘Nadie estaba acostumbrado a anotar más que en su libreta y si le decíamos al criador que en 45 días  se daba de baja un caballo por no estar inscripto, no se iba a quedar, la Rural fue más flexible’.

Alberto Pedro Heguy debutó en el Abierto en 1964 y ahora celebra…

‘Tuve la satisfacción como criador de que clonaran la mejor yegua mía, Pureza, que mi hijo Pepe la había jugado 14 años.

Sacaron 5 clones y con eso culminé mi etapa de criador.

Voy a seguir con los clones, regalé yeguas a mis nietos y me queda un remanente para muchos años más’.

 HISTORIA 

Acá está simplificada la verdadera historia de la Asociación de Criadores de Caballos de Polo con el personaje que la formó que es Alberto Pedro Heguy, conocido por todo el ambiente del Polo y que es una leyenda viviente, en la cual pudo ser campeón en el más alto nivel y armar esta Raza Polo Argentino, que hoy tiene 30 y pocos años más y que todavía tiene mucho por hacer para llegar a ser el Caballo del Polo, como es en el mundo del Turf, el Sangre Pura de Carreras y en la cual, sin él, no se puede competir en ningún hipódromo oficial.

Calculo que el gran sueño de la AACCP debe de ser el mismo, pero dentro de las canchas de polo de cualquier lugar del planeta y eso se verá con los años y tal vez nosotros no lo veamos.

Por: Gustavo Rapetti/gustavorapetticoncordia@hotmail.com
Imágenes: 1.AP Heguy con Pureza. 2.Alberto Pedro Heguy.

 

 

Dejar un comentario