Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Escándalo en Masvernat: “Alfonzo desde la cárcel nos pedía privilegios para su mujer mediante amenazas”

Lo habíamos anticipado en diario El Sol, una disputa entre trabajadoras del Hospital Delicia Concepción Masvernat terminó en la justicia con órdenes de restricción perimetral contra la mujer del ex-locutor y condenado por trata de personas, Gustavo Alfonso. Hablamos con Claudia Roldán, la persona agredida por esta pareja,  y el caso revela secuencias estremecedoras: espionaje, extorsión, y amenazas de muertes. 

Claudia Roldán habló en exclusiva con nuestro medio para contar como Alfonzo ejercía influencia en el servicio de ginecología del nosocomio desde la cárcel en Gualeguaychú, primero mediante confianza y después a través de presión psicológica, manipulaciones y amenazas hacia los responsables del servicio, exigiéndoles privilegios y beneficios para su mujer, Yolanda Zárate.

LEER: PELEA ENTRE TRABAJADORAS DEL MASVERNAT TERMINA CON ÓRDENES DE RESTRICCIÓN DE ACERCAMIENTO.

 ACERCAMIENTO, ESPIONAJE Y EXTORSIÓN 

“Esto empezó cuando me hice cargo el 29 de marzo del año pasado del servicio de ginecología. Alfonzo me mandó una solicitud de amistad en facebook mientras estaba con arresto domiciliario. Yo era compañera de Yolanda de su esposa y me dijo que estaba a mis órdenes y que me iba ayudar en todo, se presentaba como una persona que había hecho marketing y había estado en la política”, comenzó a relatar Claudia.

“El 8 de mayo me dijo que había hablado con Elsa, que es la jefa de nuestro departamento, yo soy jefa de servicio y me dice que tenía que aliarme con ellos, que debía serle leal y estar agradecida por el puesto que tenía, cuando en realidad el puesto lo gané yo por mi trabajo”, expresó.

Acerca de cómo la espiaba el ahora condenado por trata de personas dijo que “él siempre fue parte nuestra por medio del celular o del facebook, en algún momento escuchaba nuestras conversaciones a través de las llamadas que hacía su mujer y dejaba el celular abierto. Tenemos testigos que pueden corroborar lo que digo. Sabía todo porque su mujer le pasaba información y él con eso nos empezaba a presionar, era toda una novela que armaban”.

 EL FIN: PRIVILEGIOS PARA LA MUJER DE ALFONSO 

El Sol le preguntó porqué le daba crédito sabiendo que era una persona que estaba cumpliendo una condena por trata y violencia, que no tenía porque involucrarse en el desempeño del hospital, a lo que ella respondió: “lo que pasa es que empezó a amenazarnos, él lo que quería es que arreglemos todo para que su esposa no trabaje, tenga privilegios y sea intocable”, respondió.

“Cierto día la mandé a Yolanda a trasladar a un paciente y Alfonso terminó ‘apretando’ a la jefa del Departamento, todo está probado no tengo porqué mentir. Él nos metía presión y hostigamiento, me pedía que mi hijo de ocho y el de 14 años le lleven la planilla a la casa para que la esposa la firme, nosotros teníamos mucho miedo porque vivimos cerca de la casa de su madre”, describió.

Roldan cuenta que el locutor -condenado por trata de personas y violencia- utilizaba celulares desde la unidad penal del sur de la provincia para ejercer temor, “cuando fue trasladado al penal de Gualeguaychú en el mes de octubre nos seguía llamando desde el penal. Nombraba permanente a políticos que le daban plata y nos decía que tenía influencias en el hospital también para echarnos, después le dije a Yolanda ‘vos sos la que trabajás en el hospital, no tu marido, estoy cansada, y yo no quiero saber más nada‘”.

 RESTRICCIÓN PERIMETRAL VIOLADA 

Relató que el detonante de la confusa e irregular situación se dio “cuando una supervisora me dijo que estaba haciendo las cosas mal, me cansé de todos, yo vivía hostigada. Un día Alfonzo me dijo que iba a violar a mi nene de 14 años, que sabía a que escuelas iban mis hijas grandes y todos los horarios. Todo esto está probado en la justicia, me llamaba, me mandaba mensajes”.

“El 23 de diciembre pasado me llamó de un fijo al interno, él estaba en la cárcel y me dijo no te metas con Yolanda porque te voy a volar los sesos. Después denuncié al Departamento para pedir apoyo y me aconsejaron hacer la denuncia, vinieron del ministerio y me peritaron el teléfono con la policía haciendo copias de todas las conversaciones de facebook, de whatsapp y los llamados”, relató Claudia. 

Por último, señaló que no está tranquila y teme por su familia al punto tal que el viernes pasado Yolanda Zarate rompió la restricción perimetral. “Ese día programaron que estemos las dos juntas y ella violó la restricción perimetral, la agresión fue sicológica, por eso volví a hacer otra denuncia”, finalizó.

 LA VOZ DE ATE 

La situación y el estado público del caso trajo malestar a los trabajadores. Desde el gremio de la Asociación de Trabajadores del Estado, María Maydana delegada, aclaró que el problema es personal y está en la justicia.

“No es un problema laboral, si bien afectó al servicio quiero llevar tranquilidad a la comunidad y a los trabajadores del servicio que nos sentimos avergonzados por esta situación, a nosotros nos da vergüenza ajena, por eso aclaramos que es un problema personal. Esta situación empaña todo lo bueno que hacemos todos los días con mucha gente que tiene puesta la camiseta del hospital Masvernat”.

2 Comments

    • Estela
      19 enero, 2018

      Còmo es posible que un preso desde Gualeguaychù estè “manejando un servicio” del hospital? Esto es una locura! Hay que echarla a la mujer de Alfonzo ya mismo, còmo puede seguir laburando en esa instituciòn una mujer con todos los antecedentes que tiene? Y la justicia? de vacaciones tambièn?

      Reply
    • Uno que trabaja ahí
      19 enero, 2018

      Sra. Se sorprendería de las cosas que se manejan de esa manera desde fuera del hospital. Los directivos son títeres y los empleados ni hablar..son los únicos que ponen la cara ante el déficit que hay para la atención.
      Fíjese ud. que no va a ver a ningún político hablar en campaña del sistema de Salud pero son los primeros, así sea un pobre puntero barrial, en utilizar sus amistades para lograr atención privilegiada para el o su familia. y luego se los ve hablando en defensa de los vecinos. La Salud depende de voluntades politicas. La gente se la agarra con los empleados que hace años vienen arreglándola con lo que hay o dejan.

      Reply

Dejar un comentario