Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Una ‘selfie’ clave para resolver un crimen en Canadá

Cheyenne Rose Antoine, una joven canadiense de 21 años, ha sido condenada a siete años de prisión por haber asesinado a su amiga, Brittney Gargol, de 18 años, después de que los investigadores del crimen, ocurrido en 2015, encontraran el arma con el que se llevó a cabo el asesinato en un selfie de ambas que publicaron en Facebook.

El cuerpo de de Gargol apareció hace ahora dos años en una carretera cerca de un vertedero en la localidad canadiense de Saskatoon. Junto al cadáver de la joven, los investigadores encontraron un cinturón con el que había sido estrangulada. En la foto selfie se puede ver a la asesina Rose Antoine (izq.) y a la víctima.

Años después y gracias al selfie que se tomaron juntas, las autoridades canadienses descubrirían que el cinturón con el que habían asesinado a Gargol era el que Rose Antoine llevaba puesto el día de la foto, el mismo día en que asesinó a su amiga.

Finalmente, la asesina confesó el crimen. Rose Antonie declaró a la Policía que aquella noche de marzo de 2015 ambas tuvieron una fuerte discusión cuando se encontraban bajos los efectos del alcohol y marihuana.

Antoine relató que no recordaba cómo estranguló a Gargol, pero se declaró culpable ante las pruebas que la inculpaban: “Nunca me lo perdonaré. Nada que yo diga o haga la traerá de vuelta. Lo siento muchísimo. No debería haber sucedido”, ha asegurado a través de su abogado, según informa CBC News.

Durante los dos años que ha durado la investigación, Rose Antoine intentó despistar a los investigadores. En su primera declaración aseguró a la Policía que habían estado bebiendo en un bar y que se amiga se había ido con un desconocido. Los datos que aportaba no cuadraban.

Además, al día siguiente de haber matado a Gargol empezó a publicar mensajes en el muro de Facebook de su amiga preguntando dónde se encontraba: “¿Dónde estás? No he tenido noticias tuyas. Espero que hayas llegado bien a casa”. Todo para desviar las sospechas sobre ella.

El abogado de la condenada dijo que su cliente había sufrido años de abusos y que un mes antes del asesinato había acudido a la Policía para denunciar el abuso por parte de sus tutores.

Dejar un comentario