Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

La madre del teniente de navío Fernando Mendoza pide que los sigan buscando

Raquel nos atiende en su casa con una entereza digna, su dolor crece día tras día por no saber qué pasó con Fernando, su hijo, uno de los tripulantes del nombrado submarino Ara San Juan, “estamos como el primer día” nos dijo al cumplirse los 60 días de la desaparición de la nave.

“Mi nuera está en Concordia, en la casa de sus padres, hasta fin de mes, lo único que queremos es encontrarlos como sea, vivos o muertos, como sea, si están muertos queremos que tengan una cristiana sepultura, queremos saber qué pasó, quienes son los responsables y culpables, lamentablemente la corrupción mata”, sostuvo.

Reclamó que se los siga buscando, si bien son pocos los buques que están en la tarea pidió no olvidar a los tripulantes del submarino, “tengo entendido que sigue la búsqueda, estoy en un grupo de whatsapp con todos los familiares de los tripulantes, estamos conectados y hoy están en la base naval, otros quieren hablar con el presidente, en la zona está el ARA Sarandí y un submarino ruso tratando de encontrarlos pero yo pido que los sigan buscando”.

Raquel considera que no se hicieron las cosas debidamente para encontrarlos y que fallaron los operativos de búsqueda, “creo que con toda la tecnología que hubo –hablo por lo que dicen, porque me hubiese gustado ver los recursos que emplearon y todo lo que dijeron– no los buscaron en el lugar correcto. Yo mande un mensaje pidiendo que salgan de Usuhaia siguiendo la ruta que hizo el submarino y no sé si lo hicieron, pienso también en el informe que dio Estados Unidos y no creo que miles de kilos de materia de hierro y masa se hayan desintegrado, conozco el submarino por dentro y por fuera y lo recorrí varias veces y no entiendo como se pudo desintegrar sin que encuentren nada”, detalló.

Como toda madre, siente alivio hablando de su hijo, eso la recuperó y pudo tomar fuerzas para recordar las virtudes y la capacidad de Fernando, “mi hijo amaba a la armada, él cuándo rindió para ingresar salió mal la primera vez, pero tenía tantas ganas de entrar que se anotó en la UTN para prepararse mejor y así pudo fortalecerse y pelear para ingresar con muy buenas notas, pero él siguió estudiando, era un hombre de estudio, muy formado. A la armada no entra cualquiera, siguió estudiando y se especializó en motores de propulsión, después estudió para ser submarinista y no cualquiera lo es, él era un genio”, nos dice.

«Tanto él cómo los 43 tripulantes eran hombres muy valiosos para el país”, agregó con orgullo y tristeza.

Por último, dijo que está “prohibido olvidarse del ARA San Juan” y posó para la foto con su nieto, también marino.

Deja un Comentario