Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Un agente penitenciario mató a su ex pareja y a otros cuatro familiares

Fue en Santa Fe. Tras los asesinatos se atrincheró en su vivienda. Finalmente fue detenido.

El barrio Alfonso de la capital de Santa Fe está conmocionado por una verdadera masacre perpetrada por Facundo Solís, un suboficial del Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias (GOEP). El uniformado asesinó con su arma reglamentaria a su ex pareja, a la hija de su ex y a su novio, a su ex suegra y a su ex cuñada. Tras cometer los crímenes se atrincheró en una vivienda y finalmente fue detenido.

Según informó Diario Uno, todo comenzó antes de las 15.00 horas, cuando Solís fue a la casa de su ex pareja, Mariel Noguera, en la calle Monseñor Zazpe al 4100, de donde retiró a sus dos hijos, de 3 y 7 años, y los llevó a la casa de sus padres.

Poco después, Solís volvió y empezó a discutir con la mujer. En el barrio el tema era famoso. Noguera lo había denunciado por violencia de género hace un año y todos en su entorno estaban al tanto de lo que ocurría. Siempre la hostigaba y la amenazaba. Esta vez cumplió: en un momento el guardiacárcel sacó su pistola calibre 9 milímetros y le disparó varias veces. Murió en el acto.

El ataque de furia no terminó ahí. Solís fue a la casa de al lado y ejecutó de un disparo en la cabeza a las otras víctimas: su ex hijastra, Aylén, de 20 años, el novio de ella, su ex cuñada, Sonia, y su ex suegra, de 70 años. Finalmente se atrincheró.

Los vecinos escucharon los disparos y llamaron al 911. La casa fue rodeada por agentes de la policía y unos quince minutos después lograron detener a Solís y rescatar a un hijo de Noguera que recibió un balazo, pero sobrevivió y fue trasladado al hospital Cullen.

Sobre la personalidad de Solís, sus vecinos lo describen como un hombre violento. Días atrás, su ex esposa Mariela Noguera, lo había denunciado por violencia de género, razón por la cual pesaba sobre el agente penitenciario una orden de restricción que nunca respetó.

 UN DESQUICIADO CON PORTACIÓN DE ARMAS 

En declaraciones al canal Todo Noticias, un vecino afirmó que Solís “siempre fue una persona agresiva”; más de una vez se lo veía con su arma y cuando ganaba Colón “andaba a los tiros”.

Otra vecina sostuvo que podía imaginar que podía suceder una situación como la de hoy porque Solís “era muy agresivo”.

“Lo habían sacado de la casa porque tenía una (orden de) restricción para acercarse a su familia. Era conflictivo con ella y con los vecinos, siempre. La señora había hecho denuncias porque era muy agresivo”, señaló a la prensa.

La mujer, que vive en cercanías a las casas de las víctimas, completo diciendo: “Imaginábamos que podía llegar a pasar algo así”.

Leave a Comment