Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

El mundo de los caballos: La estrategia de la familia hípica para hacerse más fuerte

Incentivadas y apoyadas por la Secretaría de Deporte, las federaciones de los deportes ecuestres piensan cómo potenciarse entre sí.

Reunión dirigencial de varios deportes en el Cenard. Todos, con algo en común: el caballo.

Convocados por la Secretaría de Deporte de la Nación, directivos de disciplinas diversas entre sí, como el pato, el polo y el turf, se congregaron para ver cómo hacer crecer ese mundo hípico que en la Argentina involucra directa e indirectamente, según estima la oficina, a unas 500.000 familias. Se habló desde pequeñas metas, como posibilitar el entrenamiento de los deportistas en el predio, hasta objetivos mayores, como reducir los aranceles de exportación de animales. Y en medio, un montón de propuestas, en un primer encuentro que, sin embargo, tuvo más de diagnóstico y de conocimiento mutuo que de plan de trabajo.

Fernando Marín, aquel ex presidente de Racing que gestionó la salida de Fútbol para Todos y fue polista y propietario de caballos de carreras, ofició de nexo entre la familia hípica y la Secretaría, de la cual es coordinador general de comunicación estratégica. Marín fue a mirar polo un día y le contaron que se había reactivado la «mesa equina», una vieja unión de directivos ecuestres. Lo comentó a Javier Mac Allister, el secretario de Deporte, y éste convocó a las federaciones deportivas y a otras instituciones vinculadas, como las de criadores de caballos y hasta la propia Sociedad Rural Argentina.

«Trabajar en un calendario unificado de actividades hípicas con todas las federaciones, principalmente con la de polo. Somos vecinos y tenemos muchísimo en común»

”En el salón VIP del Cenard el ex futbolista de Argentinos, Boca y Racing comenzó a interiorizarse de ese ámbito, de boca de sus invitados. Se complació de la tarea de inclusión social que llevan adelante algunas actividades con, por ejemplo, la equinoterapia. Valoró la condición de «marca país» que blande el polo, el único deporte que la Argentina domina ampliamente en el planeta.

Alguien habló del deseo, casi utopía, de que el propio polo volviera a ser un deporte olímpico. Y Mac Allister respondió poniendo a disposición permanente el Cenard para que jockeys, jinetes y jugadores de distintos niveles, desde aprendices hasta consagrados, se entrenaran y contaran con tratamiento médico. «Nosotros tenemos que ser facilitadores para que los privados puedan desarrollar sus actividades», subrayó el secretario.

¿Y qué anhelan los privados? Se lo presentarán en la próxima reunión, procesado y especificado. Ya tienen ideas, por supuesto. «Trabajar en un calendario unificado de actividades hípicas con todas las federaciones, principalmente con la de polo. Somos vecinos y tenemos muchísimo en común», presentó Miguel De Achával, el director comercial de Hipódromo Argentino de Palermo SA, que ve con buenos ojos que los jinetes de carreras dispongan del Cenard para prepararse, recuperarse y alimentarse y que esté habilitado su laboratorio de dopaje para analizar muestras de caballos.

«Y vamos a trabajar en un museo hípico para la ciudad de Buenos Aires, el Museo Argentino del Caballo -por ponerle un nombre-, en el cual vamos a estar todos englobados: polo, salto, pato, criollos, árabes… Es una linda excusa para empezar a juntarnos todos», añadió

Durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner se proyectó hacer un museo de polo. Incluso hubo una reunión de jugadores de primer nivel con la mandataria en Casa de Gobierno. Nunca prosperó. Ahora, la intención de este museo más amplio, ecuestre más que polístico, es sólida y tiene posibles tiempo de inicio de construcción y lugar: mayo o junio, barrio Palermo. Además, también para esa época y en un sitio más especificado, el conjunto Campo Argentino de Polo-Hipódromo Argentino, ya hay previsto algo grande, aunque ocasional: una suerte de gran feria de disciplinas ecuestres.

«Carreras de sortijas, pato, polo, carruajes, carreras de tambores… Queremos mostrar a todo el mundo el deporte ecuestre, para que la gente pase un lindo día al aire libre, vaya a comer algo y se acerque al espectáculo del caballo. Argentina tiene tres pasiones: el fútbol, el automovilismo y el caballo. Tenemos que acercar más el caballo a la gente», se entusiasmó Eduardo Novillo Astrada (h.), el presidente de la Asociación Argentina de Polo (AAP).

Además de trazar proyectos de crecimiento, el ámbito hípico necesita deshacerse de algunas trabas que lo complican. «Tenemos que hacer muchas cosas respecto a la industria del caballo. Hoy los aranceles de exportación están bastante caros y estamos perdiendo mercados por ese tema; tenemos que ser competitivos», advirtió Novillo Astrada. Como la cuestión de la marca país, se trata de algo por gestionar más con otras dependencias del Gobierno que con la Secretaría de Deporte, pero ésta haría de vínculo.

Como lo fue Marín para este encuentro. «Hay un triángulo sensacional en Palermo entre el polo, el hipódromo y el club Alemán [de Equitación], y tiene que ser explotado por la dirigencia», propuso el ex polista. Esa dirigencia reconoce ciertas falencias. «Estaría bueno que nuestros deportistas empezaran a relacionarse con los otros deportistas argentinos. Quizás fue un error nuestro estar separados… Y quizás los deportes ecuestres han competido entre sí en los últimos años. Pero este consejo directivo de la AAP piensa que juntos somos más fuertes», sostuvo Novillo Astrada, que lleva seis meses al frente de la AAP.

Ahora que la «mesa equina» posee detrás el respaldo institucional del Gobierno, los hombres de caballos exhiben más impulso. «Todos estábamos esperando esta iniciativa de la Secretaría y la valoramos muchísimo. Creemos en los valores que engloba el caballo argentino y queremos potenciar la actividad y generar algo bueno para Argentina», se enfervorizó De Achával, hombre que proviene del rugby (fue octavo de Alumni y de los Pumas y capitán de Pampas XV) y que ahora trabaja para la industria hípica. Como sus pares, es optimista. Parece creer en lo que piensa Marín: «Al fin y al cabo, es muy difícil que, si tomamos al azar diez, cien argentinos, la mayoría no vea con simpatía la silueta de un caballo».

 CONCLUSIÓN 

Transcribo este articulo que coincide con uno que escribí hace poco en El Sol (7/12/2017) en el cual destacó la necesidad de juntarse y hacer algo, explotando al caballo y todo lo que tenemos a través de él, en el Polo, Turf y Actividades Ecuestres

Aclaro que no es para mi un interlocutor válido para el Turf, Federico de Achaval….

Por: GUSTAVO RAPETTI/gustavorapetticoncordia@hotmail.com

Deja un Comentario